Hotel Duques de Medinaceli: la nobleza del Puerto de Santa María

El establecimiento, de solo 28 habitaciones, se aloja en lo que fue una antigua residencia, donde habitaron algunas de familias nobles de la ciudad, como los Ruiz Golluri o los Terry

A 300 metros de la estación ferroviaria de El Puerto de Santa María –y a unos pocos más de Aponiente, el célebre restaurante de Ángel León– se encuentra el hotel con más solera de esta villa gaditana, Duques de Medinaceli. El establecimiento, de solo 28 habitaciones, se aloja en lo que fue una antigua residencia, donde habitaron algunas de familias nobles de la ciudad, como los Ruiz Golluri o los Terry.

Amén de las confortables estancias e impecable servicio del alojamiento, Duques de Medinaceli destaca por la nobleza del edificio, construido entre los siglos XVII y XVIII, y sus fabulosos jardines, sin lugar a duda la gran joya del hotel: distribuidos en dos zonas –el Jardín Bajo y el Jardín Alto–, suman 5.000 metros cuadrados y fueron diseñados al estilo francés.

Divididos por una gran fuente y una valla coronada con cuatro leones de piedra, cuentan con una amplia piscina, protegida por pinos centenarios, jacarandas y palmeras. Sentarse en el porche o en los discretos bancos, a leer o a tomar una copa, es uno de los grandes placeres de depara una estancia en este viejo palacio.

Los rasgos de antigua elegancia también se distinguen en el interior: en el patio central, reacondicionado como amplio lobby, en la entrañable biblioteca reservada a los clientes, en la capilla de estilo mudéjar –con un impresionante techo artesonado– y en el comedor del restaurante, donde el chef prepara platos de esencia tradicional con los frutos y verduras que se cultivan en el huerto del esplendoroso jardín.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios