CÓMO TRANSFORMARÁ LA TECNOLOGÍA A LA HUMANIDAD (III)

¿Viviremos más tiempo y seremos más felices gracias a la tecnología?

Reflexiones en torno a un mañana no tan lejano por cinco grandes pensadores. Tercera entrega de la conversación, esta vez en torno a la calidad de vida

Foto: Ilustración: Del Hambre
Ilustración: Del Hambre
Autor
Tiempo de lectura5 min

* El periodista y divulgador científico Mark Jannet modera esta conversación que sentó alrededor de una mesa a:
Catherine Mohr: ingeniera, médica, vicepresidenta de estrategia de Intuitive Surgical y creadora del robot quirúrgico Da Vinci.
Siddharta Mukherjee: médico, biólogo, oncólogo y ganador del Premio Pulitzer 2011 de no ficción por El emperador de todos los males: una biografía del cáncer.
Regina Barzilay: profesora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y miembro de su Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial.
George Church: profesor de Genética en la Escuela de Medicina de Harvard y director de PersonalGenomes.org.
Jennifer Egan: escritora. Su novela más reciente, Manhattan Beach, recibió en 2018 la Medalla Andrew Carnegie a la Excelencia en la Ficción.

Mark Jannot: Entonces, digamos que todo esto funciona. Tenemos mucha supervisión, tenemos muchos datos excelentes... ¿Cuál es el objetivo de todo esto?

Catherine Mohr: "Se trata de mejorar la condición humana, y de mejorar la ciencia para cuando nosotros y nuestros seres queridos la necesiten. Por eso construyo herramientas quirúrgicas mínimamente invasivas. Esta es también la razón por la que me mantengo al día en mis pruebas de detección: si en algún momento se me detecta un cáncer, quiero que sea en la etapa 1, y me gustaría que la operación quirúrgica fuera una pequeña incisión".

George Church: "Si abordamos el tema del envejecimiento, hay dos estrategias principales: prolongar la longevidad y revertir el envejecimiento. El problema con la extensión de la longevidad es que, si no se tiene cuidado, se extienden algunos de los años más débiles de la vida. La reversión del envejecimiento suena un poco más especulativa, pero hay varios ejemplos demostrados en ratones en los que se puede devolver a las células adultas viejas a la etapa embrionaria mediante el uso de un factor de transcripción para regular ciertos genes".

Jennifer Egan: "Tengo dos sensaciones sobre la longevidad; por un lado, quiero vivir para ser muy, muy viejo, en parte porque tuve hijos tardíos y quiero conocer a sus hijos. Pero la posibilidad de una longevidad extrema tiene un aspecto egoísta y devorador. Quiero decir, estamos gravando el planeta tan duramente que ¡lo menos que podemos hacer es no quedarnos para siempre!"

Ilustración: Del Hambre
Ilustración: Del Hambre

Jannot ¿Y realmente queremos hacerlo? Si todo esto funciona en, digamos, 25 años, ¿seremos más felices, tendremos menos dolor en nuestra sociedad?

Egan: "No lo sé. Ya nos enfrentamos a muchas menos muertes que la gente, digamos, antes de los antibióticos. Pero, ¿el hecho de tener menos de esas pérdidas nos hace más felices?"

Church: "Después del envejecimiento, o como parte de él, podemos fijarnos como meta la felicidad. Hemos establecido objetivos como la reducción del colesterol, pero apenas estudiamos fenómenos conductuales de ingeniería genética relacionados con la felicidad".

Mohr: "No estoy seguro de que entendamos lo suficiente sobre el dolor y la satisfacción como para saberlo. Había un libro sobre la gente en ambientes extremos y terribles que examinaba cuáles eran las características de las personas que eran psicológicamente resistentes a la tragedia. Y lo que parecía ser lo más importante era el significado, el dominio y la autonomía: sentir que hay algún tipo de significado asociado con las cosas que uno hace, trabajando hacia la adquisición de nuevas habilidades y la capacidad de tomar decisiones por uno mismo. Cuando tienes esas tres cosas, te resistes más a la tragedia. Tal vez ese sea el secreto de la satisfacción".

Siddharta Mukherjee: "Pero si las máquinas hacen todo el trabajo, entonces no tendremos nada de eso. No tendremos dominio, no tendremos sentido, no tendremos autonomía".

Mohr: "Pero tendremos arte, y cosas orientadas a la maestría como aprender instrumentos musicales".

Church: "Pero nuestros futuros ‘yo’ pueden no considerar eso gratificante, si nuestro instrumento musical es peor que el instrumento musical de la máquina".

Egan: "Quizás una máquina sea capaz de tocar el violonchelo mejor que un humano, pero vamos a la filarmónica a escuchar a Yo-Yo Ma. Los humanos son más interesantes que las máquinas, simple y llanamente".

Regina Barzilay: "En realidad, creo que las máquinas pueden ayudarnos a alcanzar nuestras metas mejor de lo que podemos hacerlo por nuestra cuenta. Ya estamos utilizando la tecnología para expandir nuestra capacidad cognitiva, por ejemplo, con la traducción automática podemos leer documentos en idiomas que no conocemos. ¿Por qué no podemos expandir esta asistencia cognitiva hacia la felicidad? La felicidad significa diferentes cosas para diferentes personas, pero a menudo está relacionada con comportamientos específicos. Las máquinas tienen una inmensa capacidad para recordar nuestras acciones y predecir nuestro comportamiento futuro. Esto les da la capacidad de ayudarnos a modificar nuestro comportamiento para que seamos nosotros mismos mejores. En mi caso, una simple aplicación de monitoreo cardíaco cambió la frecuencia e intensidad de mi carrera. La aplicación da puntos por alcanzar ciertas metas. Cuando lo vi por primera vez, me reí y pensé: “¿Quién puede ser motivado por estas tontas recompensas?” Pues todas las mañanas a las 5 a.m. corro. Lluvia, sueño..., nada me impide tener mis puntos de carrera. Y este cambio en mi vida me ha hecho realmente más feliz".

Egan: "Creo que estamos olvidando una verdad básica sobre la vida humana: la transitoriedad es lo que la hace preciosa. La inevitabilidad de la muerte infunde sentido y urgencia a nuestras vidas. Es difícil de imaginar sostener esas cualidades en una conciencia eternamente cargada. Te quedas con la sensación. No estoy seguro de que eso sea una ganancia".

Church: "Bueno, si tienes una simple reversión del envejecimiento, que realmente sientas que cambias de tener 64 años a tener 24, y que puedes hacer todo lo que podías hacer cuando tenías 24 años y además tengo la experiencia de ser mayor, dudo mucho que vaya a haber un problema real de tedio".

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios