Lujo sobre el Tajo: un día en el exclusivo Hotel Lapa Palace

En pleno barrio de los aristócratas y los diplomáticos, el hotel Lapa Palace se erige sobre Lisboa y su historia

Foto: El Hotel Lapa Palace es uno de los preferidos por las estrellas de la música.
El Hotel Lapa Palace es uno de los preferidos por las estrellas de la música.

La ciudad de las siete colinas proyecta siete vistas de ensueño. Todas sobre el Tajo, todas sobre la luz que irradió la poesía de Fernando Pessoa. Pero la más estratégica, la más codiciada desde los fenicios, es y debió de ser, la de Lapa. Con permiso de Alfama, el Chiado y el Barrio Alto. En la Roca (‘Lapa da Moura’ significa ‘Roca de los Moros’), a salvo de los terremotos que tanto perfilaron la biografía de la ciudad, se asientan las embajadas, los consulados y el hotel Lapa Palace.

Vista exterior del hotel.
Vista exterior del hotel.

El seísmo de 1755 provocó 90.000 muertos, pero también depuró la colina como lugar seguro. Gente influyente se decantó por la roca para fijar su domicilio. El barón de Porto Covo creó el barrio, y todos los aristócratas se arremolinaron en torno a Lapa. Uno de ellos, el Conde de Valença, compró un palacio que siglo y medio después conserva sus privilegios en forma de hotel. Se mantienen su planta noble, su salón de baile y la suite real del conde. Y permanece ‘la torre’, la habitación más altiva, que regalaba al conde las mejores panorámicas de la ciudad.

Veinte de las 109 habitaciones son suites. La más cotizada es la conocida como 'La torre', con un sugerente balcón sobre la ciudad.
Veinte de las 109 habitaciones son suites. La más cotizada es la conocida como 'La torre', con un sugerente balcón sobre la ciudad.

Hoy se las regala a reyes y príncipes de media Europa, que eligen esa golosa estancia en sus visitas oficiales. Y a músicos de todos los estilos. Sobre el tímpano no hay nada escrito. O, mejor: no hay convención sobre lo escrito, pero no hay duda de la devoción del pentagrama por esa habitación. A cualquier mito colega de Mozart es fácil verlo en los pasillos del hotel. No es raro coincidir por ahí abajo con Sting, Alejandro Sanz o Lenny Kravitz.

Las estancias y la decoración conservan elementos originales del siglo XIX.
Las estancias y la decoración conservan elementos originales del siglo XIX.

O en el restaurante Cipriani, homónimo del Orient Express de Venecia. El chef, Giorgio Damasio, fiel a la comida de temporada, inunda a base de fusión y creatividad su catálogo de secretos. Su esposa, Maria do Rosário Baeta, es la responsable del restaurante Le Pavillon, junto a la piscina. Entre ambos obran la perfecta transfusión entre el Mediterráneo y el Atlántico, con escala en Lisboa.

El restaurante Cipriani.
El restaurante Cipriani.

Ilustre o no, de sangre azul o no, el visitante sucumbe a la tentación del apetecible relax. Hay masaje anti ‘jet lag’, antiestrés, y una envidiable carta de aromaterapia, reflexoterapia, shiatsu… Después de un día de turismo pedestre por esas empinadas cuestas lisboetas, la sesión en la cabina exterior, en los jardines, acaricia el éxtasis antes del degustar el té helado casero servido en las nobles mesas de Le Pavillon.

Reportajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios