la paciencia es el mejor aliado de las grandes creaciones

Elogio de la lentitud: los objetos perfectos requieren su tiempo

Cada cosa requiere su tiempo. Por eso, los objetos que aquí presentamos son fruto de las manos de expertos artesanos y gozan de un privilegio común: no conocen la premura

Foto: El jarrón Riccio es un excelente ejemplo de la tradición artesana del cristal  de Murano, que destaca por su singular textura y contrastes cromáticos.
El jarrón Riccio es un excelente ejemplo de la tradición artesana del cristal de Murano, que destaca por su singular textura y contrastes cromáticos.

¿Cuál es el primer paso para crear una joya, un reloj, o un traje con acabado de sastre? Tomarse todo el tiempo necesario. Eso no significa necesariamente elaboraciones largas y complicadas. Para preparar un plato creativo y con efecto bastan incluso cinco minutos. Lo importante es seleccionar todo con el mayor cuidado posible. Y esto vale igual para la mesa, para la sastrería, o para una corbata de factura impecable. Porque, al final, el verdadero placer es permitirse un objeto perfecto, exquisito en todos sus detalles y sin imperfecciones, un objeto que no conoce la prisa...

El jarrón Riccio en diez horas
Una frágil filigrana, con mil reflejos irisados, que con sus contrastes cromáticos ilumina la casa e interpreta lo cotidiano. Es Riccio, el jarrón diseñado por Gae Aulenti para Venini. Un objeto que refleja la tradición artesana conocida en todo el mundo. En efecto, la marca se remonta a 1921, cuando Paolo Venini llegó a Murano y se atrevió con ese arte, consiguiendo la colaboración de algunos de los más grandes diseñadores y arquitectos del mundo. Existen sólo 99 ejemplares de Riccio (4.900 euros) que requirieron cada uno diez horas de trabajo de dos expertos artesanos.

Un Dom Pérignon Vintage
Es el tiempo que hay que esperar para saborear un Dom Pérignon Oenothèque Vintage 1988. La evolución de este exquisito champagne pasa, efectivamente, por varias fases, cada una de las cuales corresponde a una cierta maduración. Cuando por fin alcanza el equilibrio perfecto, está en condiciones de emanar sus clásicos aromas a tostado, avellana, chocolate y especias. Al probarlo, no decepciona a los caracteres fuertes.

Un Gozzo de 16 metros en tres meses
Es el tiempo necesario para construir el rey de los barcos, un 16 metros de Apreamare. El histórico astillero de Sorrento, que forma parte del Grupo Ferretti, ha convertido el viejo barco de faenar de los pescadores, o sea el gozzo, en el nuevo objeto del deseo de los navegantes chic. Ágil y veloz, a pesar de su inconfundible silueta de cascarón de nuez, el casco del Apreamare es de capas de fibra de vidrio aplicadas a mano, y está rematado con maderas preciosas.

Cuesta 1,25 millones de euros, se hace sólo de encargo y cada interior de cabina se diseña a medida. Un carpintero de ribera supervisa personalmente su fabricación, asegurándose de que todos los detalles de a bordo se elaboren con sumo cuidado. Artesano sí, pero no por ello anticuado: en efecto, Cataldo Aprea ha ideado una quilla planeadora, colocando en la popa dos alas estabilizadoras, que facilita la estabilidad del barco fuera del agua.

Un traje Napoli Couture en 18 horas
Creatividad, innovación y aplomo, todo esto se encuentra en un traje Napoli Couture de Ermenegildo Zegna, una mezcla chic y contemporánea del traje de confección y del hecho a medida. Las telas, seleccionadas con esmero, se cortan, cosen y confeccionan con criterios artesanos. Todos los acabados, desde el ojal hasta el rebuscado detalle de la solapa o de la manga, están hechos a mano.

Un par de Tod’s en tres semanas
Los mocasines con tacos de goma (133 exactamente), lanzados en 1979 por Diego della Valle, son el símbolo del calzado casual-chic italiano en el mundo. El éxito se debe, sin duda, a su diseño y su comodidad, pero también a los métodos artesanos con que se elabora cada par. Su proceso de fabricación, de unos 100 pasos, es casi íntegramente manual. Cada detalle, desde el ojete del cordón hasta el taco de goma de la suela, se realiza minuciosamente. Un trabajo que requiere unas tres semanas.

Una pluma Paragon en 365 días
Juegos de luces que se desprenden de 12 facetas de puro diseño: es la alquimia que ha hecho famosa a la estilográfica The Paragon Omas de celuloide que inventó Armando Simoni en los años treinta. Fue la primera realizada en celuloide, material plástico ligero y sólido y, al mismo tiempo, agradable al tacto. El proceso de fabricación único se basa en una preparación especial del material, que se obtiene prensando varias láminas de celuloide hasta conseguir los colores deseados.

Cada una de estas láminas pasa después por varias fases de elaboración, corte, ahuecado, pulido y perfilado y, posteriormente, se deja reposar durante unos 20 días en el horno. La serie de procedimientos de cocción y de elaboración dura alrededor de un año, al cabo del cual se puede crear una pluma de colores -inalterables. Otra de las cosas que hace única a The Paragon es el pulido, que se realiza con una muela de corcho de dos caras. Incluso el montaje del plumín y su ensamblaje al conducto, un trabajo que requiere 32 operaciones, son realizadas por un técnico experto.

Un bolso Kelly en 18 horas
Es el bolso más famoso del siglo XX. Firmado por Hermès, se llama así en honor de Grace Kelly, que en 1956 lo lució para esconder su primer embarazo de los objetivos indiscretos de los fotógrafos. Y sin embargo sus orígenes no son nada femeninos. El Kelly, en efecto era la alforja que utilizaban los jinetes en las batidas de las cacerías, un viejo modelo que se remonta a los principios de la casa francesa, aunque hasta los años treinta no se decidió fabricarlo en formato reducido para adaptarlo a las exigencias femeninas.

Cada pieza es fruto de una cuidadosa labor de manufactura, llevada a cabo en los talleres de Hermès de Pantin, cerca de París, por un único artesano que se encarga de toda la elaboración desde el principio hasta el final, desde la elección de la piel hasta el acabado de cada detalle, finalizando con la grabación del año de creación y del nombre del artesano que lo fabricó.

Unos pendientes Allegra en un día
La energía positiva de la tierra, el calor de los jardines tropicales, la vivacidad del arco iris, todos los colores de la naturaleza confluyen en las joyas de la colección Allegra de Bvlgari. El acierto consiste en combinar sabiamente piedras, perlas y diamantes en joyas sensuales y originales, como los pendientes de oro amarillo con topacios y fantasías de perlas y diamantes. La elaboración es más bien larga: el armazón se fabrica en serie; en cambio, un artesano se encarga de bruñir el oro y elegir y engarzar la piedra, hasta obtener una joya perfecta. Una obra de arte luminosa para las mujeres elegantes y con sentido del humor.

Una corbata de Marinella en 90 minutos
Es la corbata preferida de los políticos y de los gobernantes, en definitiva, de todos aquellos que tienen que cuidar su estilo, y en particular la corbata. La genuina tienda de Marinella se encuentra en Nápoles (desde hace poco se ha inaugurado también un show-room en Milán), y en ella se confeccionan corbatas a medida desde 1914. Se puede escoger entre 3.500 telas, y toda la elaboración es artesana. Se cortan las telas con las clásicas tijeras, partiendo de un patrón de papel cortado según los deseos del cliente. Luego, se hilvana la corbata, se remata a mano, se plancha y se le coloca la etiqueta. ¿Alguna peculiaridad? El self-tipping, es decir, el forro de la misma tela que la corbata.

Reportajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios