El origen de un color que triunfa en diferentes ámbitos

De la moda al 'high tech': el azul índigo vive un momento de esplendor

El azul índigo, extraído en el suroeste francés de las hojas de una planta medicinal, está viviendo un nuevo período de esplendor

Foto: Azul pastel en estado puro: de una tonelada de hojas de glasto se obtienen sólo dos kilos de pigmento.
Azul pastel en estado puro: de una tonelada de hojas de glasto se obtienen sólo dos kilos de pigmento.
Autor
Tiempo de lectura6 min
Praliné de chocolate con relleno azul en el escaparate de una pastelería de Lectoure, en la Occitania francesa.
Praliné de chocolate con relleno azul en el escaparate de una pastelería de Lectoure, en la Occitania francesa.

Tiene un aspecto más bien modesto el país de la cucaña: una larga arteria central a la que se asoman palacios renacentistas, una plaza dominada por la catedral de estilo gótico tardío, algunas tiendas de artesanía, un par de colmados... Nada más ni nada menos que lo que esperamos encontrar en un pueblo de 4.500 habitantes del suroeste francés. No obstante, Lectoure es el país de la cucaña y, hurgando en su glorioso pasado, descubrimos que el Hospital, una casa solariega maciza del siglo XIII, fue la residencia de los condes de Armagnac, antes de ser expugnada en 1473 por Luis XI.

Descubrimos también que los palacios renacentistas se construyeron gracias a la riqueza acumulada por los comerciantes locales que vendían en toda Europa el recurso número uno de la región de Gers, de la cual Lectoure es la capital: el azul pastel. Se trata de un pigmento natural extraído de una planta de la familia de las crucíferas, la Isatis tinctoria (su nombrpopular es glasto), que produce unas flores amarillas parecidas a las de la colza. Lo utilizaban ya los antiguos egipcios para teñir las vendas con las que embalsamaban a las momias, después, en la Edad Media, llegó a Europa y tuvo un gran uso por sus virtudes cicatrizantes. Pero fue en Occitania, a principios del siglo XIII, donde se perfeccionó una técnica de extracción del pigmento que lo hacía más fácilmente transportable y que enriqueció a los comerciantes de Lectoure, Albi y Tolosa.

En 1980, la ‘Isatis tinctoria’ fue reintroducida en occitania para su cultivo experimental. Las investigaciones han descubierto un rápido método de extracción y tratamiento que consiste en obtener el pigmento en estado puro.
En 1980, la ‘Isatis tinctoria’ fue reintroducida en occitania para su cultivo experimental. Las investigaciones han descubierto un rápido método de extracción y tratamiento que consiste en obtener el pigmento en estado puro.

Las hojas de pastel se recogían en septiembre y se llevaban a los molinos donde eran prensadas hasta conseguir una pasta vegetal, que se dejaba fermentar al aire libre durante cuatro meses (se dice que los molineros, para acelerar el proceso de fermentación, solían orinar en las cubas de pastel...). Así pues, la pasta se apelotonaba a mano hasta adoptar la forma de un pomelo. Las bolas obtenidas conservaban las propiedades colorantes durante varias semanas y podían ser enviadas incluso al extranjero.

Un tratado de 1813 sobre el arte de la extracción del color de las hojas de la ‘Isatis tinctoria’. Napoleón Bonaparte quiso recuperar el antiguo esplendor del país de la cucaña: la producción fue relanzada, impuso este azul en la enseña de todos los soldados imperiales y creó el Albi l’Ecole de pastel.
Un tratado de 1813 sobre el arte de la extracción del color de las hojas de la ‘Isatis tinctoria’. Napoleón Bonaparte quiso recuperar el antiguo esplendor del país de la cucaña: la producción fue relanzada, impuso este azul en la enseña de todos los soldados imperiales y creó el Albi l’Ecole de pastel.

La edad de oro del azul pastel duró todo el Renacimiento y en aquella época no había ninguna familia real en Europa que no tuviese ropajes de este color. El declive empezó inexorablemente a finales del siglo xvi, cuando llegó de las Indias el competidor más temido de la Isatis tinctoria, el índigo. Dos siglos después, Napoleón Bonaparte intentó recuperar el porvenir del país de la cucaña creando en Albi l’École du Pastel e imponiendo el azul pastel en todas las enseñas de los soldados imperiales. Pero, hacia finales del siglo xix, se suspendió definitivamente la producción y fue sustituido por los colorantes sintéticos.

En el Renacimiento, el azul se utilizaba para teñir las vestimentas reales. Napoleón lo adoptó para las enseñas de los soldados imperiales

Deberá esperarse hasta el año 1994 para asistir al renacimiento del azul pastel, cuando el belga Henri Lambert, con su esposa americana Denise, decide estudiar a fondo las propiedades de la Isatis tinctoria, que en 1980 se reintrodujo en la región de Gers para cultivos experimentales. El laboratorio de los Lambert se encuentra a la entrada de Lectoure, en una antigua curtiduría del siglo xix de piedra clara sobre la cual resaltan las contraventanas de color azul pastel. Bonita tarjeta de visita. Pero dentro, ni rastro de cucañas ni de ruedas de molino que giran, sino cubas de acero y modernos aparatos capaces de trabajar una tonelada de hojas de glasto al día.

Pigmento puro y resina sintética sobre yeso. Prototipo de relieve propuesto para el vestíbulo del Teatro Gelsenkirchen, en Alemania.
Pigmento puro y resina sintética sobre yeso. Prototipo de relieve propuesto para el vestíbulo del Teatro Gelsenkirchen, en Alemania.

Denise sale a recibirme y duda en estrecharme la mano, ya que la suya es completamente azul. Inevitable broma sobre los Pitufos antes de pasar a hablar de cosas serias: “A diferencia de lo que sucedía con las cucañas”, explica la Sra. Lambert, “nosotros conseguimos extraer el pigmento puro”. ¿Y entonces? “Garantizamos un color constante, ideal para todo tipo de uso. Venga, le mostraré el showroom”. En esta sala hay de todo y todo de color azul: frasquitos de tintas, lápices, acuarelas, botes de pintura, pañuelos, corbatas, pantalones tejanos, suéteres de lana mohair, ositos de peluche, incluso jabones con aceite esencial de Isatis tinctoria.

Vistos los resultados, quiero descubrir el cómo. Entramos en el laboratorio; un calor húmedo y un olor penetrante, pero al cabo de un rato uno se acostumbra. Echo una ojeada a las cubas donde se maceran las hojas de pastel y veo un líquido... ¡verdoso! La pregunta se me queda atragantada, pues Denise replica inmediatamente: “La materia colorante azul no existe como tal en las hojas de la Isatis tinctoria. La planta produce un elemento, el indoxilo, que cuando entra en contacto con el oxígeno da origen al pigmento.

Daniel Moquay, director de Yves Klein Archives.
Daniel Moquay, director de Yves Klein Archives.

Primero amarillo-verde, después un verde más oscuro, hasta llegar al azul. Cuando finaliza el proceso de oxidación, al final del día se traslada el líquido a los depósitos de precipitación y a la mañana siguiente se puede recuperar el pigmento del fondo de estos depósitos para ser filtrado”. La breve lección de química ha terminado, he aprendido también que de una tonelada de hojas se obtienen dos kilos de pigmento. Entra Henri Lambert, visiblemente satisfecho: acaba de regresar de París donde ha firmado un contrato para distribuir la línea de trajes y tejidos de la marca Pur Pastel. Le pregunto si llegarán al resto de Europa. “Nuestro laboratorio es pequeño”, esgrime. “Pero, quién sabe...”.

El arte del azul
La sangre azul, la de los reyes y las reinas, los príncipes y las princesas. La etapa azul de Picasso. El azul ultramar. 1001 globos azules que sobrevuelan la ciudad de París. El pájaro de Twitter. La casa de Frida Kahlo. El azul es el color del agua, del planeta en el que vivimos, de la vida, el crecimiento y el futuro. Yves Klein, “el último artista francés de gran impacto internacional” según el crítico de arte Peter Schjedahl, se rindió a un pigmento que cubría la tela de un azul profundo. Le llamó ‘azul Klein’ y hoy pertenece a la gran familia de los Pantones. 55 años después de su muerte, su obra se pasea por medio mundo, de la mano de su viuda y gestora de su legado, Rotraut Klein-Moquay, y su actual marido y director de la fundación del artista, Daniel Moquay. Una relación poliamorosa en la que reinan la armonía, el arte y la paz.

La naturaleza como inspiración

La espiritualidad de Klein le llevó a estudiar la filosofía zen y le convirtió en un experto en judo. Con 24 años se marchó a Tokyo, donde residió varios años, hasta conseguir el cinturón negro cuarto dan de judo, en la escuela Kodokan, una de las más prestigiosas del país. La estancia en Japón –financiada por su tía Rose Raymond, propietaria de una librería en Niza– le sirvió a Klein, además de para practicar judo, para empaparse de la espiritualidad nipona, del respeto hacia la naturaleza y hacia lo sagrado y lo bello.

Y aunque en sus inicios Klein comenzó creando lienzos monocromos, a mediados de los años 50 abandonó esta especialidad para concebir el arte como algo más independiente, nuevo y relacionado con la naturaleza y el cuerpo humano. Muchas de las obras de Klein guardan una estrecha relación con la madre natura: 1001 globos azules que sobrevuelan la ciudad de París, por ejemplo, que dio nombre a la “sculpture aérostatique”. También utilizó las marcas de la lluvia como herramienta para elaborar un cuadro, atando un lienzo al techo de su coche y conduciendo a gran velocidad.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios