¿Cómo es el coche del futuro?

La firma de alta relojería Carl F. Bucherer se ha unido a la potencia automovilística Rinspeed para crear el 'concept car' urbano Oasis. Bienvenidos al siglo XXII

Foto: Imagen del prototipo Rinspeed.
Imagen del prototipo Rinspeed.

La unión entre las marcas de relojes y los coches es un clásico. Desde aquellas primeras carreras en que los guardatiempos ejercían de cronógrafos e iban insertados en los salpicaderos hasta la época actual, en la que numerosas firmas ejercen de partners de bólidos de todo tipo y potencia.

Rinspeed es un coche eléctrico de dos plazas; una apuesta por hacer un futuro más sostenible.
Rinspeed es un coche eléctrico de dos plazas; una apuesta por hacer un futuro más sostenible.

Dentro de este ecosistema colaborativo, Carl F. Bucherer lleva diez años trabajando con la empresa automovilística suiza Rinspeed en busca del coche del futuro. La unión ha dado sus frutos: el visionario prototipo Rinspeed, un concept car eléctrico de dos plazas que, por su tamaño, es evidente que está concebido para culebrear por las calles de la ciudad y, claro, no contaminar.

Integrado en el volante, la energía del propio coche alimenta la cuerda del nuevo Manero Flyback, el cronógrafo automático del coche.
Integrado en el volante, la energía del propio coche alimenta la cuerda del nuevo Manero Flyback, el cronógrafo automático del coche.

El Oasis parece una pequeña nave espacial, con esa ergonomía vanguardista, esas amplias superficies acristaladas (para poder vislumbrar bien… el futuro) y las ruedas delanteras decoradas. Aun hay más: el parabrisas hace las veces de pantalla de realidad virtual y aumentada. El interior más bien semeja el salón de casa, con dos sillones, aparador, televisión y una zona verde en el salpicadero que sirve para cultivar plantas. Ecológico hasta decir basta.

El interior del coche tiene dos sillones, aparador, televisión y una zona verde en el salpicadero que sirve para cultivar plantas.
El interior del coche tiene dos sillones, aparador, televisión y una zona verde en el salpicadero que sirve para cultivar plantas.

En el volante es donde se manifiesta el otro socio, Carl. F. Bucherer: integrado en él, la energía del propio coche alimenta la cuerda del nuevo Manero Flyback, un cronógrafo automático que permite medir distintos intervalos consecutivos de tiempo, y que se presentará al mundo en la próxima feria Baselworld (finales de marzo).

Reportajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios