Hublot escribe una nueva página en la historia del fútbol

La marca reune por primera vez a dos genios del fútbol del ayer y el ahora: Pelé y Kylian Mbappé. Un encuentro entre leyendas y talentos excepcionales, con humildad y pasión

Foto: Pelé y Kylian Mbappé, en el encuentro organizado por Hublot.
Pelé y Kylian Mbappé, en el encuentro organizado por Hublot.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Han dejado su huella en la historia del fútbol. Uno de ellos ya finalizó su carrera; el otro la está empezando. Les une el amor y el respeto por el fútbol, pero también un destino excepcional. Entre estos dos hombres existe una complicidad que ya se pudo apreciar en las redes sociales durante la Copa Mundial. Hoy, Hublot los reúne por vez primera. El mejor jugador de todos los tiempos pasa el testigo a la gran promesa del fútbol mundial. 'O Rei' Pelé, embajador de Hublot desde 2013, ha cruzado el Atlántico para acudir al encuentro de Kylian Mbappé, nuevo embajador de la marca de relojes. Una cita histórica llena de emociones.

Al reunir a Pelé y Kylian Mbappé para un encuentro histórico, Hublot escribe una nueva página en la historia del fútbol. La trayectoria de estos dos hombres muestra similitudes sorprendentes. ¿Azar o destino? Sesenta años separan la primera Copa Mundial de Pelé y la que ganó Mbappé el pasado verano. Sin embargo, lo que no ha cambiado en absoluto es la repercusión que tienen estos dos jugadores en la historia del fútbol y el amor por este deporte. Pelé y Mbappé, dos símbolos intemporales y (con)sagrados del deporte que une a todo el planeta; dos generaciones que encarnan valores comunes: humildad, generosidad y perseverancia.

Estos dos monstruos caracterizados por su precocidad, delanteros ambos, han hecho de la velocidad su rasgo distintivo. Los dos ganaron su primera Copa Mundial la primera vez que participaron en ella, y los dos son los jugadores más jóvenes (con 17 años en el caso de Pelé, 19 en el de Mbappé) en marcar goles y llevarse una Copa Mundial. Por si esto fuera poco, ambos lucen el dorsal 10. Una cifra altamente simbólica que encarna el equilibrio perfecto, el momento en el que los sueños se hacen realidad. En 1958 Pelé llevó este dorsal por casualidad. Sesenta años después, Mbappé lo escogió.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios