Breitling reedita su reloj de pulsera más icónico

En 1952, Breitling desarrolló el Navitimer, un revolucionario cronógrafo para llevar en la muñeca que al instante se hizo imprescindible en la cabina de cualquier aeronave

Foto: Con el Navitimer Ref. 806 1959 Re-Edition, Breitling establece un vínculo directo con uno de los legados más impresionantes del mundo de la relojería.
Con el Navitimer Ref. 806 1959 Re-Edition, Breitling establece un vínculo directo con uno de los legados más impresionantes del mundo de la relojería.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Breitling acaba de anunciar el lanzamiento de la primera reedición de uno de sus relojes, a la que seguirán otras en el futuro. El Navitimer Ref. 806 1959 Re-Edition es un cronógrafo que replica –casi hasta el mínimo detalle– los códigos de diseño de uno de los Navitimer más venerados de la primera época, el modelo Breit-ling Ref. 806, que incluye una esfera completamente en negro con esferas internas tono sobre tono y bisel giratorio ornamentado.

Con el Navitimer Ref. 806 1959 Re-Edition, Breitling establece un vínculo directo con uno de los legados más impresionantes del mundo de la relojería. Como guiño al año en que se manufacturó este diseño, la reedición está limitada a 1959 ejemplares, cada uno de ellos con su propio número grabado en el dorso de la caja. Heredera de un legado tan rico, Breitling planea lanzar otros modelos en homenaje a hitos relevantes en la historia de la marca.

El Navitimer de Breitling, cuyo primer desarrollo se realizó en 1952, no solo es el más emblemático de todos los relojes de pulsera de la casa, sino que también es uno de los pocos iconos de la industria relojera. Todo un clásico del siglo XX, que conserva su popularidad en el siglo XXI, más de 65 años después de su aparición, época en la que fue concebido para satisfacer las necesidades del entonces creciente mercado de la aviación comercial y recreativa.

Gracias a su regla de cálculo circular, que permitía al usuario efectuar todos los cálculos esenciales durante el vuelo, el Navitimer no tardó en ganarse el favor de los pilo-tos y, en particular, de la Asociación de Propietarios y Pilotos de Aeronaves (Aircraft Owners and Pilots Association, AOPA) de los EE. UU. Su prestigio se acrecentó aún más en la década de 1960, cuando se dejó ver en las muñecas de personajes míticos como el gran músico de jazz Miles Davis o el campeón de Fórmula 1 Jim Clark.

PIE: Con una imagen totalmente inconfundible, el cronó-grafo sigue luciendo hoy el mismo estilo que en la época de su primer diseño.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios