Ulysse Nardin y su factor X

La firma crea un movimiento totalmente esqueletizado que permite una visión diferente de la lectura horaria

Foto: El Squeleton X se presenta en cuatro versiones diferentes: titanio azul con acabado satinado, titanio negro con acabado satinado, oro rosa con acabado satinado y Carbonium Gold con acabado mate.
El Squeleton X se presenta en cuatro versiones diferentes: titanio azul con acabado satinado, titanio negro con acabado satinado, oro rosa con acabado satinado y Carbonium Gold con acabado mate.

A Ulysse Nardin le van los retos, la investigación tecnológica y su consiguiente avance. Es más, sería difícil entender su proyecto creativo sin este componente. El Skeleton X es, precisamente, un ejemplo real de esa filosofía. Movimiento manufactura de nuevo cuño, lleva el proceso de esqueletización a un nivel superior, a una esencialidad que permite visualizar sin ningún tipo de impedimentos el principio relojero que permite la lectura horaria. El nuevo SKELETON X deja al descubierto su movimiento eliminando la mayor cantidad de material posible sin poner en riesgo las tolerancias o la resistencia a los golpes.

Y lo hace en una caja de 42 mm, más angulosa y también menos redonda. Volviendo al calibre, su geometría crea una forma dentro de la forma, una X integrada por cuatro índices enmarcados en un rectángulo, que a su vez está dentro de un círculo. Uno de los detalles impactantes es el que genera el Freak Vision, el volante de silicio ultraligero y de gran anchura con contrapesos ligeros de níquel y micropaletas de autorregulación. El nuevo movimiento gestado en la manufactura, el UN-3712, es por otro lado un rediseño completo del conocido calibre UN-171, y cuenta con una reserva de marcha de 96, indicada en la parte posterior del reloj a través de una ventanilla.

El Squeleton X se presenta en cuatro versiones diferentes: titanio azul con acabado satinado, titanio negro con acabado satinado, oro rosa con acabado satinado y Carbonium Gold con acabado mate. El más espectacular es sin duda la versión en Carbonium Gold, que como su propio nombre indica fusiona carbono y oro. El Carbonium de calidad aeronáutica es un nuevo material sostenible ultraligero que se emplea en la fabricación de los fuselajes y las alas de los aeroplanos de última generación. La producción de Carbonium presenta un impacto medioambiental un 40 % inferior al de otros compuestos de carbono y se logra mediante un complejo proceso en el que se aplican altas presiones y temperaturas.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios