Montblanc

Explorando nuevos límites

Etapa primera. La relojería de Montblanc es un compendió de tradición e innovación. El que está presente en Minerva. La colección 1858 es su expedición por el universo de la calidad

Foto: En la expedición por la Patagonia, Chris Burkard llevaba un Montblanc 1858 Geosphere
En la expedición por la Patagonia, Chris Burkard llevaba un Montblanc 1858 Geosphere

Cuando uno se enfrenta a un desafío, debe estar preparado para afrontarlo con garantías. Montblanc comenzó a dar forma a una de sus grandes expediciones y aventuras relojeras –que ahora ha reafirmado en la Patagonia argentina con ‘The Spirit Mountain Exploration’ y el fotógrafo Chris Burkard–, hace ya tres años, cuando creó las primeras piezas de la colección 1858, la cifra que identifica a la fecha de nacimiento de la manufactura que inspira y magnifica su relojería: Minerva. Nació como homenaje pero ahora se ha convertido en el mejor testimonio del producto de calidad e innovación que siempre representó Minerva y que Montblanc prolonga a través de nuevos relojes profesionales.

Es necesario recordar que Minerva destacó en las décadas de los años 20 y 30 del pasado siglo por crear relojes –entonces todavía de bolsillo– para uso militar y montañismo de exploración que se caracterizaban por su precisión, legibilidad y robustez. Esos valores son los que ha heredado la colección 1858 de Montblanc, que sigue capturando en cada una de sus creaciones el espíritu del montañismo de exploración. El resultado son relojes preparados para afrontar todo tipo de retos, para cumplir con suficiencia en las situaciones más exigentes. Y además, lo hace con ese halo de elegancia y naturalidad que acompaña al nombre de Montblanc desde 1906 en todos y cada uno de los campos creativos en los que interviene.

Burkard dice en el preámbulo de su expedición por la inhóspita Patagonia que “El éxito de cualquier expedición reside en lo bien que se haya preparado esta. Los preparativos incluyen planificar la ruta, contar con un buen equipamiento y tener la mentalidad adecuada”. Montblanc ha preparado a conciencia su ruta relojera, tanto como para haber incluido entre sus exigencias el Control de 500 horas. Todos los relojes de las colección 1858 son sometidos a pruebas y controles específicos que garanticen su resistencia y fiabilidad en las condiciones más extremas. Es la garantía de que quien se adentre en la aventura de la exploración cuente con el mejor material.

El 1858 Geosphere incorpora un nuevo movimiento con la hora mundial vinculada a dos globos abovedados que representan a los hemisferios.
El 1858 Geosphere incorpora un nuevo movimiento con la hora mundial vinculada a dos globos abovedados que representan a los hemisferios.

La mentalidad relojera de Montblanc también está fuera de toda duda. El mandato de Minerva se observa en cada uno de los detalles que acompañan a sus creaciones de indudable estilo vintage. Como los que acompañan al 1858 Geosphere, que además de encarnar a la perfección ese espíritu del montañismo de exploración, es la mejor expresión del reloj de los viajeros que buscan nuevas aventuras con su particular complicación presente en el calibre MB 29.25.

La hora mundial está vinculada con dos globos abovedados que representan los hemisferios y realiza una rotación completa en 24 horas. El hemisferio norte (12h) gira en sentido antihorario, mientras que el hemisferio sur gira en el sentido de las agujas del reloj. Ambos están rodeados por la escala de las 24 zonas horarias, junto a una indicación día/noche. Adicionalmente, un visualizador de una segunda zona horaria se encuentra situado a las 9h y la fecha (vinculada a la hora local) se indica en ventanilla a las 3h. Una fórmula muy intuitiva de ver la hora y de estar preparado para cualquier contingencia que pueda surgir en la expedición.

Los relojes de la colección 1858 cuentan entre sus atributos el haber pasado el Control de 500 horas que garantiza su fiabilidad y rendimiento.
Los relojes de la colección 1858 cuentan entre sus atributos el haber pasado el Control de 500 horas que garantiza su fiabilidad y rendimiento.

De eso se trata y Montblanc lo traduce a la perfección en un reloj que incluye todos los códigos de diseño de la colección 1858 con sus números árabes e índices luminiscentes en beige, el logotipo de Montblanc creado en los años 30, las agujas tipo catedral abovedadas y redimensionadas y la minutería tipo ferrocarril. Un reloj que se presenta en dos distintas versiones, con caja de acero o declinada en bronce y en edición limitada a… 1.858 piezas.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios