Audemars Piguet, el valor de las buenas ideas

El perfecto conocimiento le ha permitido sintonizar rápidamente con el equipo humano. Y saber también por dónde debe caminar la manufactura

Foto: Imagen del Audemars Piguet Royal Oak Concept Supersonería.
Imagen del Audemars Piguet Royal Oak Concept Supersonería.

Claro, firme y seguro, muy seguro de cada cosa que hace y a la que se enfrenta en Audemars Piguet. Así se muestra François-Henry Bennahmias, CEO de la manufactura de Le Brassus, cuando transmite la realidad de una de las pocas marcas relojeras que sigue en manos independientes, y que desde que está él al frente ha cambiado, y bastante: “Así es. Mi mayor logro ha sido conseguir que todo el mundo en la compañía entienda hacia dónde vamos, por qué y cómo vamos a llegar. Y a día de hoy todo el mundo lo entiende. Eso ha sido lo más importante; he cambiado la opinión de la gente sobre la marca”.

François-Henry Bennahmias, CEO de Audemars Piguet.
François-Henry Bennahmias, CEO de Audemars Piguet.

Un primer paso importante para luego emprender ese camino que conduce al destino final. Y Bennahmias, que nunca pierde el sentido del humor, apunta en distintas direcciones, para luego centrar su discurso de forma más realista: “Si retomamos una determinada dirección, la que sea, hay algo que tenemos muy claro y es que no vamos a aumentar en ningún caso nuestra producción, al menos durante los próximos cinco años. Nos vamos a mantener en donde estamos, lo cual supone 40.000 relojes al año. Eso sí, vamos a cambiar nuestro modelo de negocio con tiendas más dedicadas a AP y menos espacios multimarca alrededor del mundo, lo que significa reducir nuestra distribución, reducir la colección y aumentar la cantidad de alta relojería con acabados de mucho nivel. Esa es básicamente nuestra dirección. Es decir, calidad, calidad y calidad… en todo lo que hacemos”. No cuantifica el tiempo, pero sí es tajante en el estado de ánimo de la marca: “Todo ahora está más claro. No hay más neblina allá donde miramos, y vemos claramente hacia dónde vamos”.

Con estas consideraciones, hay elementos de la historia y de la trayectoria de la casa que no se pueden perder en el camino y que son inherentes a la filosofía de la compañía. Como dice Bennahmias, “somos una marca con visión de futuro, siempre pensando en el mañana, retándonos a nosotros mismos pase lo que pase. No damos por hecho el éxito hasta que comprobamos que hemos sido lo suficientemente buenos, y no tenemos que cambiar nada más... en ese momento. Así que si pudiera definirlo con palabras simples, sería ‘nunca quedarse quieto’. Siempre en movimiento hacia lo próximo, con el mismo espíritu con el que iniciaron esta aventura los fundadores de la marca. Siempre buscando un nuevo elemento, lo último. Y esto es lo que nunca podemos perder. Esto es quienes somos. Hacer las cosas de manera diferente sin seguir a nadie, pero creando nuestro propio camino y nuestro propio destino”.

El reloj destaca por su esfera negra, esqueletizada, satinada, contadores negros, agujas de oro blanco con revestimiento luminiscente y realce negro.
El reloj destaca por su esfera negra, esqueletizada, satinada, contadores negros, agujas de oro blanco con revestimiento luminiscente y realce negro.

Con la mirada en el futuro

Y en ese camino, hay un nuevo proyecto, una nueva línea de relojes que llegará el próximo año, y que Bennahmias define como “línea clásica. Mejor dicho neoclásica...” y que en nada se centra en una visión contemporánea de la historia de la casa. “Será totalmente diferente. Sorprendente. No nos fijamos en el pasado, para nada, excepto quizás por una pequeña cosa. Ya lo verá”. Una apuesta que tiene también más de una dirección en lo que respecta al cliente: “Esperamos vender relojes a personas que ya son clientes de Audemars Piguet y a otros clientes que no conozcan la marca. A ambos”.

Con un perfil de marca apreciado por un público de todas las edades, y donde la mujer gana en protagonismo, la pregunta que surge siempre es qué tiene AP que no posea el resto, y Bennahmias es tajante: “Lo primero de todo, tenemos el reloj icónico que muy pocas marcas poseen. Pero tenemos también cierta magia en la manera en la que hacemos las cosas, en la que nos comunicamos e incluso en cómo actuamos también con las personas. Somos una marca seria que no nos tomamos a nosotros mismos de manera seria. Así podemos afrontar, disfrutar, y ¡celebrar la vida! Otros, en ocasiones, son quizás demasiado… conservadores”.

 
Relojes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios