EL ESCRITOR NOS REGALA UN DIVERTIDO ABECEDARIO DE CONFESIONES

Isaac Rosa: "Las religiones, aliadas con la autoridad, son una fábrica de ignorancia"

Escritor y columnista, reconocido por crítica y lectores, publica 'Final Feliz' (Seix Barral). Charlamos con él sobre sus gustos literarios, sus planes de futuro y sus preocupaciones

Foto: Isaac Rosa, autor de 'Final Feliz'.
Isaac Rosa, autor de 'Final Feliz'.
Autor
Tiempo de lectura2'

Capaz de tocar todos los palos del universo impreso en tinta y papel, guionista de cómic y articulista, Isaac Rosa ha conseguido el milagro de ser publicado, traducido y admirado fuera de nuestras fronteras y ¡oh! en España también, gracias a su impecable dominio estilístico y su lúdica lucidez. Descubrí a este autor sevillano, que pasó gran parte de su biografía en Extremadura hasta instalarse definitivamente en Madrid, compartiendo una Pintada –yo puse el spray y la tapia, y él un montón de frases cargadas de brillante y visceral osadía– justo cuando acababa de ganar el prestigioso galardón Rómulo Gallegos (2004) con 'El vano de ayer'. Es compinche, testigo, cronista, forense y notario de una generación de jóvenes españoles que viven en presente de indicativo y planean su futuro próximo con un alto grado de inquietud y escepticismo embotellado.

He aquí un tipo que escribe como los ángeles y tiene el don de responder con tino, sal y pimienta cualquier tipo de cuestionario, como van a comprobar a continuación.

Una escritora para quitarse el sombrero.
Virginia Woolf, siempre.

Dos novelas revolucionarias.
'Bouvard y Pécuchet', de Flaubert; y 'La metamorfosis', de Kafka.

Tres autores andaluces y universales.
Federico, García y Lorca. En su condición universalísima vale por más de tres.

El libro más importante de su biografía como lector.
'Los Cuentos completos de Poe', en traducción de Cortázar. El mejor puente desde las lecturas infantiles hacia las adultas.

¿Qué contribuye a la ignorancia?.
Desde hace milenios, las religiones, aliadas con la autoridad, son una fábrica de ignorancia.

Un cuento con final feliz.
Si es bueno, siempre acaba bien.

Su personaje de ficción favorito.
El 'Piel Roja' de Kafka, arrojando las riendas.

La canción cuya letra le hubiese gustado firmar.
'La Internacional', en su original francesa, de la que salen todas las versiones.

Una locura por cometer.
Escribir una novela de humor.

La palabra más honesta de su abecedario.
Juntos (palabra subversiva en tiempos de yo-yo-yo).

El abecedario de Isaac Rosa

Abusón. Uno que para maltratar necesita siempre cómplices.
Bochorno. Calor político-mediático que con demasiada frecuencia nos empapa.
Cuernos. Dolor que sigue siendo catastrófico, pero que solo sabemos convertir en chiste.
Don. Tratamiento que antaño reconocía respeto, autoridad o sumisión, y que hoy da risa.
Embargo. Con la crisis, pesadilla para miles de endeudados que corren al cajero de madrugada.
Farol. El de Diógenes, que sigue encendido en pleno día.
Gratis. Peaje en la sombra. Pago en especie. Cobro aplazado. He leído y acepto las condiciones de uso.
Himno. Música fácil de silbar con garantía de molestar siempre a alguien.
Intocable. El beneficio de aquellos cuyas pérdidas pagamos todos.
Jubilado. Héroe de ficción futurista habitual en las fantasías aspiracionales de mi generación.
Búnker. Refugio que suele acabar convertido en tumba.
Lastre. Cualquier persona que no facilite tu individualísimo “derecho a ser feliz”.
Manada. Brazo armado del machismo, con todavía mucha base social.
No. Movimiento táctico que permite negociar mejores condiciones para un Sí.
España. El mejor sitio para jubilarte si tienes una pensión del norte de Europa.
Orgasmo. Máscara aprendida del cine y con la que apresuramos el placer.
Petardo. El que ya puedes fumar en Canadá sin que te multen.
Química. Rama del capitalismo dedicada a volvernos yonquis de dopaminas y antidepresivos.
Red. Malla de dinero público que protege los grandes negocios en España.
Séneca. Filósofo que da nombre a uno de los mejores colegios públicos de Madrid, el que disfrutaron mis hijas durante años.
Trola. Mentira que no causa muertos, pérdidas millonarias ni grandes desencantos.
Urna. Fetiche democrático cuyo brillo resiste en tiempo de soberanía menguante.

Verbo. Elemento gramatical al que los hablantes inventamos nuevas y felices conjugaciones.
Wall Street. Epicentro de seísmos cuyos derrumbes siempre ocurren lejos.
XXL. Talla que gana espacio en los armarios a velocidad preocupante.
Yen. Moneda orientalísima pero al alcance de nuestra última burbuja: ¡hipotecas en yenes!
Zote. Yo mismo, cada vez que veo lo abisal de mi ignorancia.

Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios