LOS INTELECTUALES RESPONDEN

Entre la realidad y el deseo: ¿cuál es el verdadero valor de la elegancia?

15 destacados personajes buscan respuestas para dos preguntas compartidas –y una tercera particular– sobre la elegancia y sus preocupaciones

Foto: Reunimos a 15 destacados personajes (en la imagen, tres de ellos, José María Pou, María Dueñas e Iñaki Gabilondo) para hablar de elegancia y otros asuntos de interés.
Reunimos a 15 destacados personajes (en la imagen, tres de ellos, José María Pou, María Dueñas e Iñaki Gabilondo) para hablar de elegancia y otros asuntos de interés.
Autor
Tiempo de lectura14 min

JAVIER MARÍAS | ESCRITOR. Autor de 'Cuando los tontos mandan'. Ed. Alfaguara.

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Hacia el pasado ya algo remoto (la elegancia como valor desapareció hacia 1965 o poco después). Como no está a la vista, quizá hacia algunas personas anacrónicas. Sobreviven unas diez o quince.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más horrible tiene muchas candidaturas, pero probablemente todo cambió y empeoró con los atentados de las Torres Gemelas. Antes de ellos, por ejemplo, todavía no era un infierno viajar. Lo más gratificante, el incesante avance de la ciencia y de la medicina. Si no fuera por eso, el siglo XXI sería para apearse de él.

¿Quién es el gran ladrón de sueños, libertad, igualdad y fraternidad de los seres humanos que respiran en los cinco continentes de este planeta?
Las redes sociales, que han traído, a partes iguales, intolerancia, estupidez, gusto por hacer daño (mala sangre) y afán inquisitorial. Lejos de ser una ‘democratización’, han dado lugar al totalitarismo de las masas, que también existe.

JULIA NAVARRO | ESCRITORA. El próximo 25 de octubre publica 'Tú no matarás'. Ed. Plaza y Janés.

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Vivimos en una sociedad cada vez más bronca, exhibicionista y banal, pero hay muchas personas anónimas cuya actitud, gesto y palabras llevan impreso el sello de la elegancia. ¡Ahí es dónde debemos mirar!

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Comienzo con la parte más grata: el fin del terrorismo del IRA y de ETA; la Cumbre del Clima en París con el compromiso de reducir las emisiones de gases; el imparable avance de la ciencia en su batalla contra el cáncer y demás alimañas, y el empoderamiento de las mujeres. Respecto a lo terrible, me produce un estremecimiento recordar y contestar: la epidemia del ébola; el devastador terremoto en Haití; la voladura de las Torres Gemelas; el 11 M en Madrid; la crisis económica del 2008; la guerra de Siria y el drama de los refugiados que intentan llegar a Europa con el agua al cuello...

Cada vez viajamos más al exterior. ¿Y al interior de nosotros mismos?
Mucho menos de lo que sería necesario. Son viajes que requieren una buena dosis de valentía y, en ocasiones, producen un vértigo insoportable.

IÑAKI GABILONDO | PERIODISTA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Para certificar que escasea, basta con mirar a cualquier lugar. Para certificar que aún existe, hay que fijarse más. Pero aparece en la gente más inesperada.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
El descontrol del dinero, que ha provocado enormes catástrofes. Lo mejor, el paso adelante de las mujeres en todos los ámbitos.

¿Quién corre hoy más peligro de extinción: las ballenas, el sentido del humor o la libertad de expresión?
El peligro es igual; los depredadores, diferentes. Con las ballenas acaban los arpones explosivos amparados por leyes inadmisibles. Con el sentido del humor, la dureza de la vida (comprensible) o el creerse algo (incomprensible). Con la libertad de expresión, los pobres de espíritu y los inquisidores, estirpe inmortal.

GONZALO SUÁREZ | CINEASTA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en esta sociedad?
Al culo. Lo siento, me ha salido espontáneamente el exabrupto.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Esta pregunta requeriría un máster que todavía no me han regalado. Puestos a responder, diría que lo más gratificante no conseguiría empatar con lo más horrible de este mundo, ni de penalti injusto en el último segundo de una prórroga de un millón de lustros.

¿Sospecha usted dónde se cuentan más trolas en este bendito país: en el Congreso de los Diputados, en el Telediario o en la barra de un bar?
En el Congreso se escupen, en el Telediario se embotellan y en la barra del bar hay que procurar beber otra cosa. Pero no olvidemos la letra impresa que se encarga de poner las etiquetas.

MARÍA DUEÑAS | ESCRITORA. Autora de “Las hijas del capital”. Ed. Planeta.

¿Hacia dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Más que hacia escaparates, locales de lujo o cuentas de Instagram, creo que hay que mirar hacia actitudes y comportamientos personales, maneras de andar por el mundo y formas de enfocar la vida.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más gratificante que le ha ocurrido a España, salir de la crisis gracias el esfuerzo colectivo. Lo más horrible, supongo que fue caer en ella.

¿Qué tipo de hombres echan de menos la inmensa mayoría de las mujeres que le rodean?
Hombres interesantes sin duda, pero con el ego bajo control. Estamos muy cansadas de esos tipos que monopolizan las conversaciones en cualquier ámbito o coyuntura con un constante yo, yo, yo...

MONSERRAT CABALLÉ | CANTANTE DE ÓPERA
(Semanas antes de su fallecimiento, la cantante contestó, con su amablidad habitual, a las preguntas de Gentleman)

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Allá donde brille un corazón educado, sensible e inteligente.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Han sido 15 años tristes marcados por la profunda crisis económica, la violencia en el mundo y el paro. Al final la vida es como la navegación, una invitación a mantenerse a flote, y frente a este mar encrespado el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie y el realista ajusta las velas. Pero España es un país con talento y siempre con espíritu de salir adelante.

¿Cuál de sus cinco sentidos le ha procurado más satisfacciones a lo largo de su vida?
El sentido del humor. La risa es el colmo de la diversión.


MANUEL VILAS | ESCRITOR. Autor de “Ordesa”. Ed. Alfaguara.

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
A los ojos de la gente, a sus palabras y a sus zapatos. Los zapatos son muy importantes. También la colonia.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más horrible es el desempleo y la crisis económica. Lo más gratificante es el avance, aunque lento, de la democracia y de los derechos humanos en el mundo.

“América para los americanos” (Dixit: James Monroe, presidente de los Estados Unidos.) ¿Y España, para quién...?
España vive un momento político espantoso. La clase media se ha empobrecido. Y los políticos solo hablan de ellos mismos. España para los políticos, que se la queden.

MARINA GARCÉS | FILÓSOFA Y ENSAYISTA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
La elegancia está en la capacidad de comprensión. La gente que está dispuesta a entender lo esencial de la vida y a entenderse con los demás es elegante y genera entornos de elegancia. Tenga mucho o tenga poco, sepa mucho o sepa poco.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Para mí, lo más terrible no es un acontecimiento sino un estado de ánimo: la creciente resignación ante las crisis (económica, política, educativa…). Lo más ilusionante, certificar que hay una generación muy joven que está poniendo los cimientos de una revolución cultural de la que aún no hemos visto sus frutos.

“Consumo, luego existo.” ¿Tantos siglos de filosofía para llegar a este pensamiento único?
Lo que es único es el comportamiento, pero no el pensamiento. Cuando nos ponemos a pensar, aparecen las diferencias y la posibilidad de abrir otras posibilidades de vida. El problema es que los hábitos y los ritmos de la sociedad hacen difícil, pero no imposible, que nos paremos a pensar.

MIGUEL ZUGAZA | Director Museo Bellas Artes, Bilbao.

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
La elegancia cosmopolita en las ciudades, pero en España, nuestra más austera elegancia se conserva en los pueblos, los días de labor como los domingos.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
En lo negativo, cualquiera de las formas de terrorismo que nos han azotado con su intolerancia y crueldad. En lo positivo, no estuvo mal lo de Sudáfrica.

¿Cuál es su fórmula secreta para llevar toda la vida trabajando por amor al arte y conseguir llegar a fin de mes?
Me siento un privilegiado por poder vivir de cuidar del arte. Es la mejor retribución que uno pueda obtener en esta profesión.

JOSÉ MARÍA POU | ACTOR Y DIRECTOR TEATRAL

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Hay que saber mirar, saber verla y saber buscarla. Teniendo claro el sentido de la elegancia, esta puede encontrarse en lo más mínimo: en gestos, palabras y actitudes tanto o más que en el gusto o la imagen.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más espantoso, las guerras y sus consecuencias. También la crisis económica, producto de una ambición desmedida y una cierta locura colectiva. ¿Lo más gratificante? Que se impone un nuevo modelo de sociedad y de valores.

¿Qué mala hierba es más difícil de erradicar: codicia, violencia o molicie?
La violencia, primero, porque viene ya de Caín y Abel. La codicia, después, porque nos llega desde Judas y antes. Y la molicie, porque no ayuda nada a la acción para acabar con la violencia y la codicia.

ELVIRA SASTRE | POETISA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Hacia las palabras. Según hablamos, nos comunicamos y nos dirigimos al otro, somos de una manera u otra. Ahí uno puede percibir la bondad, la elegancia y la generosidad. Las palabras son importantes.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más horrible: la derecha en el gobierno. Lo más gratificante: el 15M.

“La poesía es una arma cargada de futuro” escribió Gabriel Celaya. ¿Sabe usted quién es el brazo armado del estrés crónico que padece esta sociedad?
Uno siempre es responsable de su propia ansiedad y estrés. Si cambiamos la mentalidad cambiamos el cuerpo. Si cuidamos el interior, el exterior se transforma. Debemos protegernos como sociedad para dejar de sufrir.

CARMEN POSADAS | ESCRITORA. Publica en noviembre 'La maestra de títeres'. Ed. Espasa.

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Se puede ser elegante en chándal y un adefesio vestido de Armani. La elegancia es mucho más: una forma de estar en el mundo y hacer la vida más grata a uno mismo y a los demás.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Tantas cosas. Horrible fue la caída de las Torres Gemelas y todos los lodos que trajeron esos polvos. También el imperio de la corrupción política y de la post verdad o comprobar que en un planeta híper conectado estamos más solos que nunca. En cuanto a lo positivo, que siguen existiendo personas buenas, generosas y comprometidas que nos animan a pensar que este planeta merece una oportunidad.

¿Cuál es la causa de divorcio más habitual en su entorno?
El matrimonio, sin duda.

PAULA BONET | ILUSTRADORA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad?
Hacia la cultura, que debería estar revisándose continuamente.

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Lo más funesto es lo fácil que es para este sistema darle la espalda a la igualdad de género y al racismo. Y cómo la diferencia de clases continúa afianzándose. Lo bueno es que las mujeres empezamos a reivindicarnos y a tomar la palabra.

Coja un bote de spray, salga a la calle y escriba en la primera tapia que se encuentre la pintada que le gustaría compartir con el resto de sus semejantes.
Lo femenino también es universal.

MANUEL ESTRADA | DISEÑADOR GRÁFICO. Premio Nacional de Diseño 2017

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia?
En caso de perder el norte estético, miremos hacia el Partenon. Nada mejor que el viejo orden dórico para recordar la elegancia. Blanco sobre blanco, como nos ha llegado, borrada, inteligentemente por el tiempo, su primitiva policromía.

¿Lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres lustros?
Algo horrible. La televisión. Tenemos una de las peores posibles: lenguajes, grafismos, personajes, contenidos... Algo gratificante. La elegancia moral de la sonrisa de Mandela, brillando sobre los estampados de sus camisas, en el final del Apertheid.

¿Cuál es el objeto de culto por excelencia en la historia de la humanidad?
Qué mejor icono para esta sociedad global y descreída que la hermosa esfera azul en la que habitamos. Un símbolo de nuestro compromiso para preservar la elegancia de la tierra, única forma de conservar la nuestra.

LUIS ROJAS MARCOS | PSIQUIATRA

¿Hacía dónde hay que mirar para descubrir el valor de la elegancia en nuestra sociedad actual?
Justo en sentido contrario a los escaparates que están rabiosamente de moda. A la sabiduría, el respeto, la dignidad, la educación, el coraje, la honestidad...

¿Qué es lo más horrible y lo más gratificante que ha sucedido en estos tres últimos lustros?
Esta década y media muestra las secuelas de habernos enfrentado a duras realidades, como que los tiempos de prosperidad son pasajeros, frágiles y tienen final. Una época que ha sido testigo también de una profunda decepción con los líderes sociales, sean del mundo de la política, de las finanzas, de las religiones o de los medios. Nos hemos visto invadidos por una inquietante desconfianza hacia todos ellos y una frustrante dificultad para distinguir los buenos de los malos. En cuanto a lo gratificante, espero de corazón que los nuevos frutos de la ciencia médica nos permitan llevar una vida más completa y feliz; que florezca con fuerza el sentido de la justicia social y que se extienda el convencimiento de que el mejor negocio que existe es el bien común.

Muy rápido. ¿Qué es la xenofobia?
Plaga muy dañina que crece a ritmo de vértigo en las grandes urbes del Primer Mundo. ¡Mucho cuidado con ella!

Personajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios