África, un safari entre las nubes

  • Pantalla completa
Río Kafue
1 de 12
Comparte la fotografía
Río Kafue

Una vista aérea del río Kafue (960 km de largo), que atraviesa el Kafue National Park, el área protegida más extensa de Zambia.

Atardecer de ensueño
2 de 12
Comparte la fotografía
Atardecer de ensueño

Una manada de hipopótamos se baña al atardecer en el río Kafue.

Bajo Zambeze
3 de 12
Comparte la fotografía
Bajo Zambeze

El cielo se abre sobre el río más largo de los que desembocan en el océano Índico.

Momentos irrepetibles
4 de 12
Comparte la fotografía
Momentos irrepetibles

Comida en uno de los palafitos del resort Mfuwe Lodge (Zambia).

Cataratas Victoria
5 de 12
Comparte la fotografía
Cataratas Victoria

El espectacular y magnífico esplendor de las cataratas Victoria, desde la frontera de Zambia.

Naturaleza exótica
6 de 12
Comparte la fotografía
Naturaleza exótica

Un jeep se antoja diminuto bajo la imponente presencia de un baobab.

Kafue National Park
7 de 12
Comparte la fotografía
Kafue National Park

Una visita en 4x4 por el Kafue National Park, la reserva natural más grande de Zambia, a una hora de vuelo al oeste de la capital, Lusaka.

Ngong House
8 de 12
Comparte la fotografía
Ngong House

No muy lejos de Zambia, en Kenia, y en una enorme propiedad de 10 acres de extensión, este ‘resort’ ofrece espectaculares vistas sobre las las colinas de Ngong.

Tongabezi Lodge
9 de 12
Comparte la fotografía
Tongabezi Lodge

Interior de una de las suites del resort de cuatro estrellas, uno de los lugares más románticos del continente.

Chiawa Camp
10 de 12
Comparte la fotografía
Chiawa Camp

La interacción con el medio es la constante en este tipo de safaris. En la imagen, entre tierra y flores, el exterior de una cabaña tradicional de Chiawa Camp, en Zambia.

Mfuwe Lodge
11 de 12
Comparte la fotografía
Mfuwe Lodge

Los hipopótamos pasean a sus anchas en las inmediaciones del selecto Mfuwe Lodge, con vistas a la laguna de Mfuwe en el Parque Nacional del Sur Luangwa.

El Cessna 210, con las enseñas de Johannesburgo, desliza bruscamente el ala y en un relámpago desaparece el horizonte. Todos nos quedamos absortos mirando el cielo violeta y azul que domina las enormes llanuras de Zambia occidental.

Por un momento, el Cessna vuela tan bajo que casi despeina la hierba seca: conseguimos distinguir unas crías de hipopótamo de paseo por las orillas arenosas de la ciénaga. Un poco más allá, un grupo de impalas en busca de pastos salpica la espesura asustado por el estruendo del avión, junto a otros pequeños antílopes.

[Lea aquí: África, el diseño de un continente]

Edmund Smith, responsable del Lunga River y del campamento de tiendas de Busanga Plains, nuestro guía y compañero de viaje a lo largo de la jornada, nos chilla a través de los auriculares que mantengamos los ojos bien abiertos en dirección oeste donde, según él, se encuentra un pequeño campamento de cazadores furtivos. 

En el hemisferio austral, paraíso aeronáutico donde la luna cuelga al revés, los cielos no tienen límites y se utilizan aviones en lugar de taxis. Volar sobre el África meridional es la última novedad en cuestión de safaris fotográficos. De hecho es una experiencia inolvidable. Se vuela sobre espacios inmensos, nubes y luces radiantes y se planea sobre sabanas doradas, tierras arcillosas y manadas de búfalos a la fuga. 

El Cessna se convierte en un Land Rover con alas, acorta las distancias y permite llegar a lugares inalcanzables en cualquier estación. Hemos hecho un safari aéreo en donde África se convierte en una especie de mapa tridimensional a escala de uno por uno. Las alturas distorsionan los horizontes, uno no se cansa nunca de ello y no quiere perderse nada de un lugar donde el auténtico lujo es el espectáculo de la naturaleza. Smith se siente satisfecho (y nosotros más). 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios