Un verano inolvidable recorriendo la costa finlandesa en bicicleta

  • Pantalla completa
1 de 13
Comparte la fotografía

Puede que esta ruta circular esté hecha especialmente para ciclistas, ya que las carreteras serpenteantes que atraviesan el archipiélago obligan a los conductores a conducir con más lentitud de la que lo harían en las carreteras principales continentales.

2 de 13
Comparte la fotografía

Además, una gran proporción de ellos son turistas, que van con calma y disfrutan del paisaje. Mientras pedaleas por las islas, las vistas cambian a menudo y rápidamente; de islotes rocosos desnudos a la campiña verde del interior del archipiélago, con sus casitas de madera y sus cobertizos rojos. Hay innumerables puentecitos, y las travesías en ferri proporcionan una oportunidad excelente para descansar y recargar pilas.

3 de 13
Comparte la fotografía

El pintoresco pueblo de Ekenäs en Raseborg es el punto de partida ruta por la costa, y a él se llega en tren desde Helsinki (o desde Turku). Los 40 kilómetros que separan Ekenäs de Hanko constituyen el primer tramo de la ruta.
©VisitFinland

4 de 13
Comparte la fotografía

Por el camino conviene detenerse en el espectacular Dagmar Park, más conocido como Källviken, con increíbles vistas a la bahía. Desde ahí se llega a Skogby, otra inmersión en la historia de Finlandia, ya que es un pueblo maderero celebre por la existencia de la fortaleza de guerra ‘Irma’.
©VisitFinland

5 de 13
Comparte la fotografía

Al caer la tarde se llega a Hanko, la ciudad más meridional de Finlandia, uno de los lugares de la ruta en que más y mejor reina la naturaleza, una zona de paisajes salpicados por el mar Báltico, como el inolvidable sendero natural Tulliniemi. 

6 de 13
Comparte la fotografía

Aquí, el viajero puede embarcarse para avistar focas en su hábitat natural, admirar el horizonte desde la emblemática torre roja de 65 metros de altura, recorrer mercadillos o visitar el curioso almacén de mantequilla Smörmagasinet.

7 de 13
Comparte la fotografía

Playa natural de Hanko.

8 de 13
Comparte la fotografía

La ruta continúa en ferry desde Hanko, con dos opciones: la más corta consiste en ir directamente hasta Kasnäs, con un pequeño desvío en la popular isla Ölo; la segunda es dirigirse hasta el faro de Bengtskär, y de ahí hasta Kasnäs. Situado en una pequeña isla sin árboles, el faro está considerado como el más alto de los existentes en los países nórdicos. Allí espera un pequeño hotel y una sauna de 1907, construida tan solo un año después del propio faro.

9 de 13
Comparte la fotografía

Aunque la longitud de la ruta del archipiélago no parezca demasiado para un ciclista experimentado, vale la pena dedicarle bastante tiempo, ya que durante el verano hay mucho por ver a lo largo de la ruta. Hay montones de museos, lugares históricos, fortalezas y ruinas en el archipiélago, por no hablar del Parque Nacional de Saaristomeri, uno de los dos parques nacionales fineses a los que se ha otorgado el certificado de parque de la red de zonas protegidas (PAN, por sus siglas en inglés). Esto lo convierte en un lugar ideal para explorar el variado paisaje natural, la flora y la fauna; por ejemplo, en una excursión guiada en barco.

10 de 13
Comparte la fotografía

Los puertos también ofrecen alojamiento para pasar la noche. Además, también hay montones de campings para plantar la tienda y, cómo no, cabañas para alquilar, por no hablar de hoteles y B&B familiares que te acogen en tu hogar lejos de casa.

11 de 13
Comparte la fotografía

La ruta del archipiélago se puede explorar de muchas formas distintas. Si empiezas en Turku y los 200 kilómetros que forman la ruta completa te parecen demasiado, hay tramos más cortos; todos ellos aparecen en la guía de la ruta del archipiélago. Todas las rutas también son perfectas para ciclistas con poca experiencia porque hay montones de sitios en los que detenerse a hacer un alto en el camino y descansar, y las travesías en ferri suponen que, a veces, no tienes más remedio que bajarte de la bici y disfrutar del paisaje.

12 de 13
Comparte la fotografía

El viaje es ideal para explorar el variado paisaje natural, la flora y la fauna; por ejemplo, en una excursión guiada en barco.

Este puede ser todavía un verano diferente, a golpe de pedal, recorriendo bosques, lagos, faros y pueblecitos en una nueva ruta por la costa meridional de Finlandia que se acaba de inaugurar, un itinerario ideal para todo tipo de ciclistas que se extiende a través de unos 150 kilómetros por los municipios históricos y entornos naturales de Raseborg, Hanko, Kemiö y Salo.

[Le puede interesar: Lillestrøm: un hotel exclusivo y sostenible solo para bicicletas]

Por supuesto, el viaje puede personalizarse, eligiendo rutas temáticas. Por ejemplo, se puede optar por una más gastronómica, con visitas incluidas a una cervecería artesanal o a una quesería; o bien por otra con un enfoque decididamente verde, a través de bosques y entornos naturales que permiten disfrutar plenamente del incomparable verano finés; e incluso puede elegirse una tercera que recorre los pueblos históricos, las empresas siderúrgicas y los centros neurálgicos de la cultura de Finlandia. Salvo que se decida fundir todas estas rutas en una sola: un verdadero lujo para el cuerpo y los sentidos.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios