Ettore Bugatti: historia del visionario que cambió el automovilismo

  • Pantalla completa
Ettore Bugatti
1 de 18
Comparte la fotografía
Ettore Bugatti

La imagen es de 1902, cuando trabajaba en la empresa de Dietrich.

Infancia
2 de 18
Comparte la fotografía
Infancia El niño Ettore Bugatti junto a su padre, Carlo, en la década de 1890. Desde joven, su sentido estético era muy refinado. Una de sus frases más celebres que adoptó con el tiempo fue: "Nada es demasiado bello, nada es demasiado caro".
Comienzos del siglo XX
3 de 18
Comparte la fotografía
Comienzos del siglo XXBugatti ‘Type 13’, en 1912, pilotado por Friederich, que acaparó los cuatro primeros puestos en el Gran Premio de Brescia de aquel año.
Años 20
4 de 18
Comparte la fotografía
Años 20El célebre piloto Etangelin conduce un Bugatti ‘Type 35C’ en el Rally de Montecarlo, en los años 20.
1922
5 de 18
Comparte la fotografía
1922Bugatti TYPE 29
1923
6 de 18
Comparte la fotografía
1923El Bugatti ‘Type 32’, que llegó tercero enel Grand Prix de Lyon de 1923 (el único en el que participó) conducido por el mecánico y piloto de la casa, Ernest Friedrich.
1926
7 de 18
Comparte la fotografía
1926El ‘Type 40’ constituye una clara evolución de Bugatti hacia el binomio velocidad-lujo, del que desde entonces ha sido el mayor representante, incluso después del cierre de la fábrica.
Años 30
8 de 18
Comparte la fotografía
Años 30Una flota de Bugatti ante la entrada del castillo de Saint Jean, en Francia, en los añños 30.
1935
9 de 18
Comparte la fotografía
1935El Bugatti ‘Type 57’ es uno de los mayores hitos de la marca, concebido y diseñado por Jean, el hijo de Ettore Bugatti, y lanzado en el año 1935, cuantro antes del fallecimiento de Jean.
El emblema
10 de 18
Comparte la fotografía
El emblemaEl célebre elefante rampante, creado por el escultor Rembrandt Bugatti, hermano de Ettore, que se convirtió en emblema de la marca (ver recuadro al final de este reportaje).
La sede
11 de 18
Comparte la fotografía
La sedeSede de Bugatti, en la ciudad alsaciana de Mülheim.
Belleza ante todo
12 de 18
Comparte la fotografía
Belleza ante todoVista actual del ‘chateau’ de Saint Jean, reformado hace unos años.
El hijo de Bugatti
13 de 18
Comparte la fotografía
El hijo de BugattiJean Bugatti, hijo de Ettore, firmó este ‘Royale Roadster’, diseñado para competir con Rolls Royce y Maybach. Jean, autor también del mítico ‘Type 57’, murió en un accidente en 1939.
1951
14 de 18
Comparte la fotografía
1951La imagen muestra a Roland Bugatti, hijo de Ettore y de su primera esposa, René Bolloré, a bordo de un ‘Type 251’ en los días en que entró a formar parte de la empresa familiar.
1955
15 de 18
Comparte la fotografía
1955Un ‘Type 251’ en carrera. Se trata de un bólido con un motor de ocho colindros y 230 caballos de potencia, del que sólo se fabricaron tres unidades.
Una nueva era
16 de 18
Comparte la fotografía
Una nueva eraBugatti ‘Veyron 16.4 Grand Sport’, la última novedad de la marca; novedad doble, pues es el primer Bugatti descapotable de la nueva era.
Centenario por todo lo alto
17 de 18
Comparte la fotografía
Centenario por todo lo altoMás que una reedición, se trata de una celebración. En 2009, al cumplirse cien años desde que Ettore Bugatti pusiera su primera creación en la carretera, la firma lanzó este espectacular Bugatti Veyron Centenary que sirvió, también, para recordar el Type 35, un mito de las carreras automovilísticas de los años 20.

En 1909, Ettore Bugatti, un peculiar personaje (Milán, 15 de septiembre de 1881-21 de agosto de 1947), de porte aristocrático, maneras altaneras y moda- les exquisitos, distante, extravagante y perfeccionista, decidía instalar en la localidad alsaciana de Mülheim, entonces perteneciente al Reich alemán, francesa después, una fábrica de automóviles que llevaba su apellido y que estaba llamada a convertirse en una leyenda.

[Lea aquí: De Bugatti a Mercedes: coches de ayer y hoy]

Autodidacta con una gran inclinación por la mecánica, expuso en 1899, aún en Italia, su primer producto: un triciclo con motor de gasolina en cada rueda trasera. Con tan inédito diseño consiguió sus primeros triunfos, y comenzó a labrarse un sólido prestigio en el todavía naciente negocio del automóvil. Desde que tuvo el control absoluto sobre sus proyectos, Ettore Bugatti dejó clara su condición de precursor visionario del mundo del automóvil, a pesar de que nunca completó estudios universitarios de ingeniería.

[Conozca la historia del mítico 'Tiburón de Citröen]

Si hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, Bugatti se había consagrado por sus coches de carrera veloces y fiables, el conflicto desplazó la firma a Italia, donde prestó su colaboración tecnológica a los ejércitos francés y norteamericano. Finalizada la guerra, Bugatti pudo reabrir su fábrica en Alsacia, y entonces comenzó su época dorada, que produjo modelos exquisitos, verdaderas piezas de museos que perduran hasta el día de hoy.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios