Las fiestas locas de los famosos: cuarenta años de juergas nocturnas

  • Pantalla completa
Bianca Jagger y Rocco Forte (California Suite Party. Regine’s. Londres, 1979)
1 de 13
Comparte la fotografía
Bianca Jagger y Rocco Forte (California Suite Party. Regine’s. Londres, 1979)

Años 70, nace la fiebre. La moda de los clubes estalló en los años 70, cuando lo que entre nosotros llamamos discoteca comienza a tomar la forma básica con que hoy se conoce: música disco, mucho 'show off', y un auge de ciertos reductos exclusivos que la 'jet set' de la época comenzó a poner en la onda, aunque aquella escena muestra resabios del Londres nocturno del 'Swinging London' de la década anterior. El libro 'Nightclubbing' recoge el paseo del fotógrafo inglés Richard Young –testigo único desde entonces hasta hoy mismo– de esas noches locas.

Fiesta Fiorucci (The Embassy Club. Londres, 1979)
2 de 13
Comparte la fotografía
Fiesta Fiorucci (The Embassy Club. Londres, 1979)

Años 70, nace la fiebre. La moda de los clubes estalló en los años 70, cuando lo que entre nosotros llamamos discoteca comienza a tomar la forma básica con que hoy se conoce: disco music, mucho show-off, y un auge de ciertos reductos exclusivos que la jet set de la época comenzó a poner en la onda, aunque aquella escena muestra resabios del Londres nocturno del “Swinging London” de la década anterior. El libro Nightclubbing recoge el paseo del fotógrafo inglés Richard Young –testigo único desde entonces hasta hoy mismo– de esas noches locas.

 
Paloma Picasso (Fiesta Yves St Laurent. París, 1982)
3 de 13
Comparte la fotografía
Paloma Picasso (Fiesta Yves St Laurent. París, 1982)

Años 80, tribus urbanas. Las escenas del jolgorio nocturno se multiplican y alcanzan pleno apogeo. A la capital inglesa se suman glamurosos reductos de Nueva York y París, y no menos glamuroso es el elenco que allí anima las fiestas. También, nuevas y viejas tribus urbanas toman protagonismo: New romantics, Mods, Góticos, Rude boys, entre otros. Y por supuesto, los popes de la moda y las tendencias no pierden ocasión de mostrarse y mostrar lo que debe llevarse, es decir, surge el concepto del “must”.

Manolo Blahnik (Café de París. Londres, 1986)
4 de 13
Comparte la fotografía
Manolo Blahnik (Café de París. Londres, 1986)

Años 80, tribus urbanas. Las escenas del jolgorio nocturno se multiplican y alcanzan pleno apogeo. A la capital inglesa se suman glamurosos reductos de Nueva York y París, y no menos glamuroso es el elenco que allí anima las fiestas. También, nuevas y viejas tribus urbanas toman protagonismo: New romantics, Mods, Góticos, Rude boys, entre otros. Y por supuesto, los popes de la moda y las tendencias no pierden ocasión de mostrarse y mostrar lo que debe llevarse, es decir, surge el concepto del “must”.

Andy Warhol e Isabella Blow (Apertura del Club Parisienne en el Café de París. Londres, 1986)
5 de 13
Comparte la fotografía
Andy Warhol e Isabella Blow (Apertura del Club Parisienne en el Café de París. Londres, 1986)

Años 80, tribus urbanas. Las escenas del jolgorio nocturno se multiplican y alcanzan pleno apogeo. A la capital inglesa se suman glamurosos reductos de Nueva York y París, y no menos glamuroso es el elenco que allí anima las fiestas. También, nuevas y viejas tribus urbanas toman protagonismo: New romantics, Mods, Góticos, Rude boys, entre otros. Y por supuesto, los popes de la moda y las tendencias no pierden ocasión de mostrarse y mostrar lo que debe llevarse, es decir, surge el concepto del “must”.

Claudia Schiffer (Fiesta Versace tras el desfile. París, 1994)
6 de 13
Comparte la fotografía
Claudia Schiffer (Fiesta Versace tras el desfile. París, 1994)

Años 90, supermodelos. La década de los 90 muestra un cambio importante en la escena de los clubes nocturnos. Las ropas se vuelven más coloridas y las revistas y periódicos reflejan esa tendencia con impresiones que quiebran el blanco y negro imperante hasta el momento. La moda se vuelve más excéntrica y creativa, y las supermodelos toman la pista de baile. Empieza a hablarse de clubbers, frecuentadores de discoteca que imponen como mantra la música electrónica.

Rupert Everett y Kristen McMenamy (Fiesta Versace. Hotel Ritz. París, 1995)
7 de 13
Comparte la fotografía
Rupert Everett y Kristen McMenamy (Fiesta Versace. Hotel Ritz. París, 1995)

Años 90, supermodelos. La década de los 90 muestra un cambio importante en la escena de los clubes nocturnos. Las ropas se vuelven más coloridas y las revistas y periódicos reflejan esa tendencia con impresiones que quiebran el blanco y negro imperante hasta el momento. La moda se vuelve más excéntrica y creativa, y las supermodelos toman la pista de baile. Empieza a hablarse de clubbers, frecuentadores de discoteca que imponen como mantra la música electrónica.

John Galliano, Alexander McQueen y Annabelle Rothschild (Fiesta Vogue & Laureus. Sporting Club. Montecarlo, 2000)
8 de 13
Comparte la fotografía
John Galliano, Alexander McQueen y Annabelle Rothschild (Fiesta Vogue & Laureus. Sporting Club. Montecarlo, 2000)

Siglo XXI. El nuevo siglo trae un nuevo elenco de astros parpadeantes: estrellas del cine, la música y la moda departen al rítmico son del techno con futbolistas millonarios y artistas eclécticos. Sin embargo, una nueva figura extiende su oscura presencia sobre el hasta entonces libre albedrío de los paparazzi: los encargados de las relaciones públicas, RRPP, que se erigen en jueces de lo que está permitido o no mostrar, lo que provoca que los fotógrafos de la noche, fauna especialmente hábil en obtener lo que se propone, exprima sus recursos y, a menudo, consiga ganar la partida.

Kevin Spacey y Courtney Love (Fiesta de los Golden Globe Awards.  Beverly Hilton Hotel. Los Ángeles, 2000)
9 de 13
Comparte la fotografía
Kevin Spacey y Courtney Love (Fiesta de los Golden Globe Awards. Beverly Hilton Hotel. Los Ángeles, 2000)

Siglo XXI. El nuevo siglo trae un nuevo elenco de astros parpadeantes: estrellas del cine, la música y la moda departen al rítmico son del techno con futbolistas millonarios y artistas eclécticos. Sin embargo, una nueva figura extiende su oscura presencia sobre el hasta entonces libre albedrío de los paparazzi: los encargados de las relaciones públicas, RRPP, que se erigen en jueces de lo que está permitido o no mostrar, lo que provoca que los fotógrafos de la noche, fauna especialmente hábil en obtener lo que se propone, exprima sus recursos y, a menudo, consiga ganar la partida.

George Clooney (Fiesta por su 47º cumpleaños. Bungalow 8. Nueva York, 2008)
10 de 13
Comparte la fotografía
George Clooney (Fiesta por su 47º cumpleaños. Bungalow 8. Nueva York, 2008)

Siglo XXI. El nuevo siglo trae un nuevo elenco de astros parpadeantes: estrellas del cine, la música y la moda departen al rítmico son del techno con futbolistas millonarios y artistas eclécticos. Sin embargo, una nueva figura extiende su oscura presencia sobre el hasta entonces libre albedrío de los paparazzi: los encargados de las relaciones públicas, RRPP, que se erigen en jueces de lo que está permitido o no mostrar, lo que provoca que los fotógrafos de la noche, fauna especialmente hábil en obtener lo que se propone, exprima sus recursos y, a menudo, consiga ganar la partida.

Dita Von Teese (Fiesta por el 47º cumpleaños de George Clooney. Bungalow 8. New York, 2008)
11 de 13
Comparte la fotografía
Dita Von Teese (Fiesta por el 47º cumpleaños de George Clooney. Bungalow 8. New York, 2008)

Siglo XXI. El nuevo siglo trae un nuevo elenco de astros parpadeantes: estrellas del cine, la música y la moda departen al rítmico son del techno con futbolistas millonarios y artistas eclécticos. Sin embargo, una nueva figura extiende su oscura presencia sobre el hasta entonces libre albedrío de los paparazzi: los encargados de las relaciones públicas, RRPP, que se erigen en jueces de lo que está permitido o no mostrar, lo que provoca que los fotógrafos de la noche, fauna especialmente hábil en obtener lo que se propone, exprima sus recursos y, a menudo, consiga ganar la partida.

Richard Young y Michael Fassbender (Fiesta por el estreno de ‘Un método peligroso’. 34 Restaurant. Londres, 2012)
12 de 13
Comparte la fotografía
Richard Young y Michael Fassbender (Fiesta por el estreno de ‘Un método peligroso’. 34 Restaurant. Londres, 2012)

Siglo XXI. El nuevo siglo trae un nuevo elenco de astros parpadeantes: estrellas del cine, la música y la moda departen al rítmico son del techno con futbolistas millonarios y artistas eclécticos. Sin embargo, una nueva figura extiende su oscura presencia sobre el hasta entonces libre albedrío de los paparazzi: los encargados de las relaciones públicas, RRPP, que se erigen en jueces de lo que está permitido o no mostrar, lo que provoca que los fotógrafos de la noche, fauna especialmente hábil en obtener lo que se propone, exprima sus recursos y, a menudo, consiga ganar la partida.

Durante 40 años, Richard Young, fotógrafo especializado en celebrities, ha retratado a cuantas frecuentaban los clubes nocturnos de todo el mundo. La historia cuenta que en el otoño de 1975, Elizabeth Taylor y Richard Burton, que ya habían estado casados durante diez años y se habían divorciado el año anterior, volvían a verse, pero nadie podía tener la confirmación.

[Lea aquí: La juerga del Nueva York de los años 70]

Ese dato llegó gracias a Young y sus habilidades para ocultarse detrás de un árbol y obtener una instantánea de un arrumaco que enterraba toda duda. Ese click no solo abrió el obturador de su Nikon, sino también las puertas al mundo de la prensa internacional, y lo que es más importante, de las estrellas, con muchas de las cuales Young ha llegado a generar relaciones de amistad.

[Pinche aquí para ver las fotos más sensuales de 10 grandes famosas]

Sus archivos los recoge en el libro Nightclubbing, donde aperecen personajes del estilo de Lady Di, Fidel Castro, Paul McCartney, George Clooney, Freddie Mercury o Madonna, es decir, cualquier celebrity que haya frecuentado las noches londinense, neoyorquina o californiana en las últimas cuatro décadas

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios