Franciso Negrín: el gran director de escena prepara la apertura de los Juegos Panamericanos

  • Pantalla completa
Representación de 'La zorrita astuta', ópera de Leoš Janáček. Foto: Miklos Szabo.
1 de 8
Comparte la fotografía
Representación de 'La zorrita astuta', ópera de Leoš Janáček. Foto: Miklos Szabo.
'Alcina', en el la Ópera Nacional de Noruega. Foto: Jörg Wiesner.
2 de 8
Comparte la fotografía
'Alcina', en el la Ópera Nacional de Noruega. Foto: Jörg Wiesner.
'Ópera Pop On Ice' en Verona. Foto: Paola Cominetta para Balich Worldwide Shows.
3 de 8
Comparte la fotografía
'Ópera Pop On Ice' en Verona. Foto: Paola Cominetta para Balich Worldwide Shows.
Ceremonia de apertura de los Juegos Asiáticos Indoor de Artes Marciales, en Asjabad (Turkmenistán), en 2007. Foto: Luca Parisse para Balick Worldwide Shows.
4 de 8
Comparte la fotografía
Ceremonia de apertura de los Juegos Asiáticos Indoor de Artes Marciales, en Asjabad (Turkmenistán), en 2007. Foto: Luca Parisse para Balick Worldwide Shows.
Ópera 'La zorrita astuta'. Foto: Miklos Szabo.
5 de 8
Comparte la fotografía
Ópera 'La zorrita astuta'. Foto: Miklos Szabo.
Negrín en la Dutch National Opera.
6 de 8
Comparte la fotografía
Negrín en la Dutch National Opera.
AL LADO DE LOS GRANDES
7 de 8
Comparte la fotografía
AL LADO DE LOS GRANDES

Negrín tiene un perfil ecléctico que le ha llevado a trabajar con estrellas del pop como Pharrel Williams, Ellie Goulding o Anastacia. También, junto a una de las mejores diseñadoras de escenografía del mundo, Es Devlin, concibió montajes para los raperos Kanye West o Jay Z. En 'Il Trovatore', que ahora trae al Teatro Real remarca muchos de sus recursos escénicos; solo quiere que la gente ame la lírica: “El hábito de ir a la ópera en España no está enraizado, hay que olvidar la idea de que es elitista, es bastante más barato que ir a un concierto de Madonna o al fútbol”.

No es una historia de amor al uso, o sí, pero la ópera 'Il Trovatore' nunca tuvo una dramaturgia fácil de asumir por el público. La música de Verdi es tan poderosa que el romance entre Leonora y el trovador Manrico quedaba casi sepultada entre los acordes del compositor italiano. El director de escena Francisco Negrín (Ciudad de México, 1963) lo sabía, por eso desenredó esta trama y ahora, más masticada y simple, la presenta en el Teatro Real de Madrid, tras pasar por la ópera de Montecarlo y Copenhague. “La historia no suele gustar demasiado al público, pero en esta ocasión hemos incidido en la narración, en elevar el mundo de fantasía medieval que ideó Verdi”, apunta.

Negrín es uno de los mejores directores de escena del mundo. Lo dice la crítica especializada –Paul Griffiths lo definió como “sofisticado, conmovedor” en The New York Times y también los premios y nominaciones que ha recibido, desde los 'Reumert' daneses a los 'Laurence Olivier' del teatro británico. Ha dirigido más de 55 producciones en teatros como la Royal Opera House londinense, la Ópera Lírica de Chicago, la New York City Opera o el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, entre otros. Este verano, además, afronta su reto más importante: la apertura de los Juegos Panamericanos que se celebrarán en Lima (Perú). “Nací para esto. Me siento en mi sitio cuando hago espectáculos en espacios que no son un teatro, como una cantera, un hangar, un estadio… Cuando la gente ve un espectáculo en un lugar así está más abierta, no tiene una expectativa real”, explica.

La realidad personal de Negrín va más allá de estar dentro de la élite escénica, su apellido está vinculado a la historia de España, por ser bisnieto de Juan Negrín, Presidente de Gobierno de la Segunda República, entre 1937 y 1945, ya en el exilio en México. De su abuela, la actriz Rosita Díaz Gimeno adquirió el amor por el teatro, y de su mano asistió a su primera ópera, 'Carmen', a principios de los años 70 en la Metropolitan Opera House de Nueva York. La política en su familia no volvió a aparecer como tema en las cenas de Navidad, huir de una dictadura marca: “Nunca estuvo presente, quizá por reacción, ya sufrimos lo suficiente y siempre lo hemos evitado; fuimos una familia exiliada y no se hablaba mucho en casa”. En la sobremesa mejor charlar sobre ópera.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios