Oporto, un viaje al corazón de Portugal

  • Pantalla completa
La belleza del Duero
1 de 14
Comparte la fotografía
La belleza del Duero

A su paso por Oporto, el río Duero separa el casco viejo de la ciudad (al fondo) con Vila Nova de Gaia..

En tierras de Oporto
2 de 14
Comparte la fotografía
En tierras de OportoLas viñas que alfombran las suaves colinas marcan la pauta en los bellos paisajes del valle del Duero.
¿Antigua o moderna?
3 de 14
Comparte la fotografía
¿Antigua o moderna?En el casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, los días transcurren apacibles, tranvía va y tranvía viene, remojados en saudade y perfumados con aroma del fado y los vinos. Perderse por sus calles y callejas es la mejor manera de enamorarse o reenamorarse de ella aunque no conviene obviar algunas referencias concretas. En su deliciosa parte vieja, donde los relojes se pararon hace tiempo, está el Palacio de la Bolsa, el lugar dónde se reunía la ilustre cámara de comercio local bajo unos techos artesonados que son pura ostentación. Otra visita obligada es la de la librería Lello e Irmao, uno de los más bellos templos de madera construidos en honor de la literatura de toda Europa.
De bodega en bodega
4 de 14
Comparte la fotografía
De bodega en bodega Sería un improperio visitar Oporto sin asomarse al menos a alguna de sus principales bodegas. Como todas se concentran en la misma zona, o sea, en la ribera de Vila Nova de Gaia, la localidad que se extiende en la otra orilla del Duero pero que está tan conectada con Oporto en todos los sentidos, lo suyo es visitar incluso más de una. En la imagen, el interior de las Bodegas Ferreira, donde a cada paso se encuentra un retrato de su emblemática fundadora, una mujer de armas tomar, que aún en vida alcanzó el estatus de leyenda, siendo un estandarte de liderazgo y fortaleza para dirigir sus negocios en un mundo de hombres y en una época muy complicada (a mediados del siglo XIX), cuando en el Valle del Duero todo eran adversidades.
De bodega en bodega
5 de 14
Comparte la fotografía
De bodega en bodega Las bodegas Taylor’s y Sandeman, muy conocidas también, tienen algunas aspectos en común, como que ambas surgieron de la ambición de sendos emprendedores británicos y que pueden enorgullecerse de formar parte de las más antiguas y prestigiosas. La primera produce vinos de Oporto desde hace más de 250 años, y es la única con tanta solera que todavía puede jactarse de seguir en manos de los herederos originales de la marca. Sandeman, con sólo 50 años menos de historia que Taylor’s, ha desarrollado una trayectoria diferente. Aunque empezó siendo un modelo de negocio parecido, centrado por su fundador, George Sandeman, en la producción y comercialización de vinos de Oporto y de Jerez, hace ya tiempo que pertenece a la empresa portuguesa Sogrape. 
Secretos de un vino mítico
6 de 14
Comparte la fotografía
Secretos de un vino mítico Un Oporto se caracteriza en primer lugar por su intensa aromaticidad, por la presencia de alcohol y de taninos y por su definitivo, potente y personalísimo sabor dulce. Las variedades de uvas que se emplean para producirlo son una treintena, predominando la Tinta Roriz, Tinta Barroca, Touriga Nacional, Francesa o Amarela y la Tinta Cão, en el caso de los oportos tintos, mientras que en los blancos se utiliza sobre todo Malvasía Dourada, Malvasía Fina, Códega, Gouveio y Rabigato. En función del tiempo que hayan pasado añejándose, siempre en barrica de roble, existen distingas categorías. Las prinicipales son: la Ruby (mezcla de varias añadas y una fermentación de entre dos y tres años); la Tawny Reserve, del inglés “tostado” por su color (seis años), la Tawny (más de 10 años y hasta 40), la Porto Single Harvest, procedente de una única cosecha (mínimo 7 años), y, por último, la Vintage (solo en añadas excepcionales y 20 años en barrica).
Catas exclusivas
7 de 14
Comparte la fotografía
Catas exclusivas El edificio que alberga la sala de catas y la tienda de Sandeman de Cima-corgo, en el corazón del valle, se integra a la perfección en el entorno.
Con estilo Koolhas
8 de 14
Comparte la fotografía
Con estilo Koolhas La Casa de la Música firmada por Rem Koolhas, un alarde de fina y modernísima arquitectura.
En el corazón de Oporto
9 de 14
Comparte la fotografía
En el corazón de OportoDetalle de una casa en el barrio de pescadores de Oporto.
Entre lo clásico y el día a día
10 de 14
Comparte la fotografía
Entre lo clásico y el día a día El Patio de las Naciones del Palacio de la Bolsa de Oporto impresiona por su magnificencia. En Oporto conviven sin estridencias restaurantes y tiendas –sobre todo en el área de Miguel Bombarda–, que a menudo parecen literalmente arrancados del Soho neoyorquino y traídos hasta aquí por arte de magia. 
Hotel CS Vintage House
11 de 14
Comparte la fotografía
Hotel CS Vintage HouseSalón del hotel CS Vintage House, en Pinhao.
The Yeatman
12 de 14
Comparte la fotografía
The YeatmanEl hotel The Yeatman destila pura exclusividad y buen gusto. Abajo, concebido como un proyecto que quiere poner en valor la cultura del vino, incluso la piscina del hotel tiene forma de decantador. 
En el mejor hotel
13 de 14
Comparte la fotografía
En el mejor hotelEl hotel Aqua Pura, con mucho la mejor opción para alojarse durante el recorrido por esta región vitivinícola. Finalmente, un detalle de botellas de oporto

"Mientras Lisboa se divierte, Coimbra estudia, Braga reza y Oporto trabaja”. Así dice un refrán al que los portuenses gustan de recurrir para poner en valor su carácter diferencial y distanciarse, al menos de Lisboa, su gran rival en belleza, encanto, pujanza económica y otras muchas cosas más. Y, aunque por norma suele ser más acertado desconfiar de los tópicos, en este caso la sentencia se ajusta bastante a la realidad. Al menos en lo que a Oporto se refiere.

[Lea aquí: Hotel The Oitavos: refugio de lujo en la costa portuguesa]

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios