Hispano Suiza: la marca española que abanderó el lujo automovilístico

  • Pantalla completa
1 de 15
Comparte la fotografía

Los más importantes “sastres” de la época querían vestir los “cuerpos” de los Hispano. Este T68 J12 berlina de 1936, carrozado por Darrin, es una de las mejores piezas del coleccionista Jorge Fernández. 

 

2 de 15
Comparte la fotografía

Como constructores de automóviles siempre apostaron por modelos de grandes dimensiones, dotados de un gran nivel de sofisticación sólo al alcance de unos pocos privilegiados. Por ello nunca les importó tener una producción excesivamente grande. En realidad, durante el primer año de vida de la sociedad se firmaron once contratos y tan sólo se entregaron dos coches, uno de ellos en Argentina –en 1905 la cifra ascendió hasta los 32 chasis adjudicados–.

3 de 15
Comparte la fotografía

La firma quería competir con los mejores y tenía que buscar la excelencia para ser capaces de superar a los elegantes vehículos franceses e ingleses. Su primer modelo se llamó 14HP (en honor a la potencia del mismo) y costaba, sin extras, 12.000 pesetas; 4.000 se pagaban a modo de señal y las 8.000 restantes en el momento de la entrega. Poco más tarde fue sustituido por el 20HP, más grande en lo que a dimensiones se refiere y con una fiabilidad digna de elogio.

4 de 15
Comparte la fotografía

La mejor promoción fue sin duda la realizada por el Rey Alfonso XIII. Confeso aficionado de los coches, no pudo resistirse a las virtudes de los Hispano. En la imagen, el monarca, tan aficionado a la marca que llegó a poseer 30 coches, a comienzos de los años 1910. 

5 de 15
Comparte la fotografía

En la imagen, un Hispano-Suiza T-15 Alfonzo XIII, con el que Paolo Zuccarelli ganó la Boulogne-sur-Mer en 1910. Sin embargo, los años 20 y 30 fueron los de máximo esplendor de la marca, que creó maravillas como el H6, modelo que se convirtió el rival directo del Rolls Royce Silver Ghost

6 de 15
Comparte la fotografía

Stand de Hispano-Suiza en el Salón del Automóvil de Paris, en 1912. 

7 de 15
Comparte la fotografía

Los coches de Hispano Suiza reunían la suficiente potencia y robustez para realizar largos viajes y, pese a su envergadura, se movían con gran soltura por las carreteras de aquella época, desplazándose hasta París, Suiza o Italia sin ningún problema.

8 de 15
Comparte la fotografía

1904. El 14HP fue el primer modelo de La Hispano-Suiza. El nombre viene dado por la potencia que generaba su motor. Costaba 12.000 pesetas de la época –4.000 se entregaban como señal y el resto a la hora de recoger el vehículo– aunque durante el primer año de vida de la célebre empresa sólo se llegaron a entregar dos chasis.

9 de 15
Comparte la fotografía

1905. Con uno de los primeros Hispano 20HP, el piloto Abadal estableció el récord de la cuesta de la Rabassada (Sagunto, Valencia) con un promedio de 50 km/h, subiendo los 6,5 km en 8 minutos y 27 segundos y alcanzando una velocidad de 87 km/h en llano. Alfonso XIII asistió a la carrera y quedó asombrado con la capacidad de la máquina.

10 de 15
Comparte la fotografía

1914. El comienzo de la Primera Guerra Mundial supuso la reconversión de la producción de automóviles en material bélico y el eficiente motor T31 fue el elegido por los aliados para impulsar sus aviones. Sus propulsores pulverizaron los récords mundiales de altura, velocidad y distancia, y el piloto español Jiménez e Iglesias voló de Sevilla a Buenos Aires en 1929 con un motor Hispano.

11 de 15
Comparte la fotografía

1920. La marca española contribuyó a la época dorada del automóvil con la creación de su modelo más espectacular, el H6. Rival directo del Rolls Royce Silver Ghost, este imponente coche se consolidó como el favorito de la élite social, tanto de la aristocracia como de la vida civil, y pudieron verse pasear en él a personalidades de la talla del Sha de Persia, Albert Einstein o Pablo Picasso, entre muchos otros.

12 de 15
Comparte la fotografía

1924. El nuevo modelo H6C, de 160 CV y capaz de superar los 150 km/h, se convirtió en el coche más veloz de su tiempo. Con la versión de chasis corto para competición, el inglés Wolf Barnato batió ocho récords mundiales en el autódromo de Brooklands. Su palmarés fue inmejorable y, en 1928, el inglés Charles Weyman ganó en el mítico trazado de Indianápolis.

13 de 15
Comparte la fotografía

2000. Después de su cierre definitivo en 1946, la empresa catalana Mazel quiso resucitar La Hispano-Suiza presentando un prototipo llamado HS21, que contaba con versión deportiva GTS, en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2000. Dada la expectación suscitada, un año más tarde se dio a conocer el K8 (en la imagen), pero ninguno de los dos proyectos ha llegado a prosperar.

14 de 15
Comparte la fotografía

Hispano Suiza regresa al mercado de los coches de lujo con el lanzamiento de un nuevo coche eléctrico de altas prestaciones. Carmen, cuyo nombre rinde homenaje a la nieta del fundador de la mítica firma, es el primer coche del mercado en utilizar una tecnología que permite el control total del coche desde una aplicación móvil. World Wide Mobility es la empresa que está detrás de la app.

La vida productiva de La Hispano-Suiza abarca desde 1904 hasta 1946. Un periodo nada fácil, cargado de conflictos bélicos y de gandes crisis tanto sociales como económicas. No obstante, del esfuerzo y la dedicación del empresario catalán Damián Mateu y del ingeniero suizo Marc Birkigt nació una eficiente empresa que tenía como máxima fundamental la calidad y refinamiento de sus productos.

Todo comenzó en un pequeño taller situado en la calle barcelonesa de Floridablanca –su razón social se denominó La Hispano-Suiza, Fábrica de Automóviles, S.A.– y, gracias a su buen hacer y al excelente aspecto que presentaban sus vehículos, pronto se hicieron con un nombre en el sector, traspasando incluso las fronteras de nuestro país.

En los últimos años, la compañía española Mazel ha intentado resucitar la marca: en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2000 presentó un concept car de altas prestaciones, el HS-21, y un año más tarde, el K8. No obstante, su calidad les ha hecho sobrevivir al paso del tiempo y siempre nos quedarán las concentraciones de clásicos para poder admirar el vuelo bajo de la cigüeña.

Como grata sorpresa para el mundo del motor, Hispano Suiza, propiedad del Grup Peralada, desveló su nuevo modelo en el salón del automóvil de Ginebra del próximo marzo. Un eléctrico al que han llamado Carmen, en homenaje a la nieta del fundador de la mítica firma.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios