Hoteles como nunca se los había imaginado: los más extraños del mundo

  • Pantalla completa
The Shell House (Isla Mujeres, México)
1 de 19
Comparte la fotografía
The Shell House (Isla Mujeres, México)

Vivir en una concha. De rareza arquitectónica a obra maestra. Isla Mujeres, en pleno Caribe, frente a la península del Yucatán, puede presumir (y con razón) de tener uno de los hoteles más originales del mundo. Sea cual sea el punto desde donde se mire, The Shell House es una concha que se ha hecho grande a través del lujo y la comodidad que transmite a sus inquilinos. 

The Shell House (Isla Mujeres, México)
2 de 19
Comparte la fotografía
The Shell House (Isla Mujeres, México)

Caminar arropado por el sonido del océano es un placer que el refugio mexicano pone al alcance de todos, al mismo tiempo que disfrutar del exótico olor de las plantas tropicales de la isla y deleitarse con preciosos animales que conviven en plena naturaleza. El amanecer en The Shell House únicamente es comparable con el ejército de estrellas que la isla pone a disposición del cliente por obra y arte de la madre naturaleza. Un lugar que, pese a su paz, llama a estar despierto las 24 horas.

Cocoa Island (Maldivas)
3 de 19
Comparte la fotografía
Cocoa Island (Maldivas)

La paz de la naturaleza. Siglos y siglos de mareas han conseguido una de las arenas más finas y blancas de todo el mundo. Dentro del atolón Sur de Malé, el Cocoa Island representa uno de esos lugares en los que perderse entre la naturaleza es el atajo más fiable para llegar al reino de la paz. Las habitaciones están inspiradas en barcos dhoni, típicos de la zona, con madera blanqueada con techos estilo kajan. Las pasarelas de madera forman el acceso perfecto a las habitaciones para finalmente desembocar en la laguna de agua templada. 

Cocoa Island (Maldivas)
4 de 19
Comparte la fotografía
Cocoa Island (Maldivas)

Las ocho Dhoni Suites se convierten en el mejor amigo de quien viaja para relajarse y desconectar de la rutina. No podía faltar como complemento al descanso el ideal servicio de cocina que ofrece el hotel: alimentos ricos en enzimas vivas, vitaminas, minerales, selecciones vegetarianas (verduras orgánicas) y mariscos al estilo del sur de la India.

Hotel Palacio de Sal (Bolivia)
5 de 19
Comparte la fotografía
Hotel Palacio de Sal (Bolivia)

Un paraíso a golpe de sal. Para los amantes del mar, y también de su olor, este hotel constituye un templo de sensaciones y sentidos. Palacio de Sal exhibe el carnet de exótico desde su apertura, en 1998. Cada rincón (paredes, techos, muebles, esculturas...) está construido íntegramente a base de sal, lo que le hace ofrecer una de las experiencias más originales y complacientes de todo Latinoamérica. 

Hotel Palacio de Sal (Bolivia)
6 de 19
Comparte la fotografía
Hotel Palacio de Sal (Bolivia)

El refugio está en equilibrio con la naturaleza y el paisaje, permitiendo un disfrute constante del descanso en unión al lujo de los hoteles modernos. 30 habitaciones inspiradas en iglús construidos con bloques de sal, y los sabores únicos de platos elaborados con carne de la región y el pollo a la sal son razones de peso para visitarlo.

Sheraton Huzhou Hot Spring Resort (China)
7 de 19
Comparte la fotografía
Sheraton Huzhou Hot Spring Resort (China)

La revolución del lujo. En un afán de situar a China en la vanguardia de la tecnología y el lujo nació el Sheraton Huzhou Spring Resort, un lugar situado en la orilla del lago de Taihu. Su espectacular forma de anillo, luminoso de noche, representa toda una concepción de modernidad mezclada con la tradición oriental, siempre arraigada en la cultura del país.

Sheraton Huzhou Hot Spring Resort (China)
8 de 19
Comparte la fotografía
Sheraton Huzhou Hot Spring Resort (China)

Cuenta con un magnífico vestíbulo y centro de spa, además de ofrecer servicio de masajes, salón de belleza, bolera y una enorme tienda de regalos. Para los amantes de los monumentos históricos, el hotel está ubicado en un lugar privilegiado y, como no podía ser de otro modo, los huéspedes podrán disfrutar de lo mejor de la cocina internacional y especialidades cantonesas.

Hotel de Glace (Quebec, Canadá)
9 de 19
Comparte la fotografía
Hotel de Glace (Quebec, Canadá)

La magia del hielo. Esta catedral del hielo es única en Norteamérica, no solo porque su principal ingrediente sea la nieve y el hielo, sino por la inimitable experiencia que ofrece. Inspirado en la fría Suecia, el Hotel de Glace está situado en la estación ecoturística Duchesnay; tiene 36 habitaciones, capilla de bodas, comedores con capacidad para cien personas, discoteca e incluso una pantalla de cine.

Hotel de Glace (Quebec, Canadá)
10 de 19
Comparte la fotografía
Hotel de Glace (Quebec, Canadá)

Qué mejor forma de combatir los -20º del exterior que haciendo esquí, patinaje sobre hielo, trineo, motonieve o pesca en la nieve. Este rincón canadiense es el mejor ejemplo de que las vacaciones no siempre tienen que estar basadas en el calor. Disfrutar del frío nunca fue tan fácil.

Yunak Evleri (Capadocia, Turquía)
11 de 19
Comparte la fotografía
Yunak Evleri (Capadocia, Turquía)

Elegancia entre cuevas. Siete cuevas de los siglos V y VI para un total de 40 habitaciones. Así se divide esta combinación de antigüedad y sofisticación turca llamada Yunak Evleri. En su interior se puede apreciar un toque artesanal en la elaboración de los muebles y las escaleras, que respetan la tradición pero sin dejar de estar a la altura de los hoteles más lujosos del mundo.

Yunak Evleri (Capadocia, Turquía)
12 de 19
Comparte la fotografía
Yunak Evleri (Capadocia, Turquía)

El monumento principal que sobresale entre las cuevas es una mansión griega del siglo XIX. Tanto es así que hace tres décadas la Unesco incluyó a Capadocia, la región que da vida a Yunak Evleri, como Patrimonio de la Humanidad.

Kakslauttanen Arctic Resort (Finlandia)
13 de 19
Comparte la fotografía
Kakslauttanen Arctic Resort (Finlandia)

En el calor de un iglú. Inspirado en el espíritu de Laponia, el hotel finlandés tiene la capacidad de sacar partido al frío gracias a sus cálidos iglús, la oferta estrella de la casa. Saunas y chimeneas completan el calor de los iglús y las cabañas, generando un bienestar que los huéspedes pueden combinar con diversión al probar las diversas posibilidades que ofrece en entorno: safari de renos, moto de nieve, snowboarding o esquí.

Kakslauttanen Arctic Resort (Finlandia)
14 de 19
Comparte la fotografía
Kakslauttanen Arctic Resort (Finlandia)

Como sorpresa en invierno, Papá Noel abre las puertas de su casa en una idílica cabaña a la que los visitantes pueden acceder durante su estancia. Por otro lado, el nuevo enfoque de cuidado para la piel masculina es uno de los tesoros más recientes del hotel. Tratamiento gentleman 100%.

Treehotel (Suecia)
15 de 19
Comparte la fotografía
Treehotel (Suecia)

Dormir en un árbol. En la Laponia sueca se encuentra este insólito hotel, que es todo un ejemplo de innovación y sostenibilidad. Disfrutar de una relajada sauna ya no es cosa solo de los gimnasios, sino que es posible hacerlo entre los árboles de la mano de esta rompedora propuesta.

Treehotel (Suecia)
16 de 19
Comparte la fotografía
Treehotel (Suecia)

Tanto en verano como en otoño se puede disfrutar del senderismo o visitas guiadas por los alrededores de Harads y conocer toda la cultura sami. En invierno, la moto de nieve se convierte en el mejor aliado. Una oportunidad para hacer ‘turismo verde’ y sentirse parte de la naturaleza.

Jules Undersea Lodge (Florida, Estados Unidos)
17 de 19
Comparte la fotografía
Jules Undersea Lodge (Florida, Estados Unidos)

Vacaciones bajo el agua. Lo que inicialmente fue construido como laboratorio de investigación submarina pasó a ser, con el paso del tiempo, uno de los lugares más curiosos donde pasar las vacaciones.

Jules Undersea Lodge (Florida, Estados Unidos)
18 de 19
Comparte la fotografía
Jules Undersea Lodge (Florida, Estados Unidos)

El Jules Undersea Lodge es el único hotel submarino de Estados Unidos y uno de los cuatro existentes en todo el mundo. Con capacidad solo para seis personas, es un acogedor lugar donde deleitarse de la más selecta fauna marina, gracias a su enorme y segura ventana de cristal. Siéntanse como peces en el agua. 

Pese a que los privilegios de pasar una estancia en los hoteles más sofisticados son –salvo algunas raras excepciones– incontestables, existen otras vías de diversión que no tienen por qué ser incompatibles con apostar por unas vacaciones de lujo. En esta ocasión, la diferencia adquiere categoría de lujo en esta selección de hoteles incomparables.

Hospedarse bajo el agua o en el mismo cielo. En un iglú o en una habitación de hielo o, por qué no, fabricada en sal. Proponemos una vuelta al mundo diferente en donde la naturaleza se convierte en la protagonista más cautivadora, hasta el punto de integrar habitaciones en sus propios árboles, entre muchas otras curiosas propuestas. ¿Se atreve con alguna?

 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios