De la renacida Varsovia a la monumental Cracovia

  • Pantalla completa
VARSOVIA, EL PESO DE LA HISTORIA
1 de 16
Comparte la fotografía
VARSOVIA, EL PESO DE LA HISTORIA

El dominio soviético desde el final de la Segunda Guerra Mundial dibujó inevitablemente gran parte del perfil de Polonia y su capital, Varsovia. Pero la transformación de la ciudad desde entonces, considerada en aquellos años fría e inhóspita, ha sido vertiginosa. En la imagen, a la derecha, el Palacio de la Cultura y la Ciencia, un 'regalo' de Joseph Stalin al pueblo polaco, acabado en 1955 –es posible subir al mirador superior–. Junto a él, los rascacielos que dibujan el nuevo 'skyline' de la ciudad. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

UNA RECONSTRUCCIÓN IRREPETIBLE
2 de 16
Comparte la fotografía
UNA RECONSTRUCCIÓN IRREPETIBLE

El centro histórico de Varsovia es fruto de una apuesta arquitectónica única, probablemente sin comparación en el mundo. Completamente destruido tras la ocupación nazi, su reconstrucción comenzó en 1953 con la máxima de conseguir la mayor fidelidad posible al original. Empleando incluso escombros cuando fue posible y siguiendo como modelos pinturas, fotografías y planos, gran parte del centro refleja casi a la perfección la imagen de 1939, con edificios, palacios y espacios con varios siglos de antiguedad. Aunque se apostó también por incluir elementos modernos, es difícil para el visitante asumir que se enuentra, en realidad, en un escenario con apenas 60 años de antigüedad. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

ARTE EN EL MUSEO NACIONAL DE VARSOVIA
3 de 16
Comparte la fotografía
ARTE EN EL MUSEO NACIONAL DE VARSOVIA

Tras la Segunda Guerra Mundial, las autoriades polacas trataron de recuperar la mayor parte posible de las obras del Museo Nacional de Varsovia saqueadas por los nazis. Ahora, la presencia de artistas locales como Jan Matejko (en la imagen, una de las salas más espectaculares con algunos de sus murales, entre ellos 'La Batalla de Grunwald') junto a otros como Rubens, Tintoretto o Rembrandt permiten una relajada y agradable visita. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

LA HISTÓRICA GALERÍA FARAS
4 de 16
Comparte la fotografía
LA HISTÓRICA GALERÍA FARAS

Sin abandonar el Museo Nacional de Varsovia, merece especial mención la llamada Galería Faras, que reúne la mayor colección europea del arte cristiano de la civilización Nubia, con murales procedentes de la catedral de Faras (Sudán), datados entre los siglos VIII y XII. El monumento fue descubierto durante la construcción de la presa de Asuán y gracias a una misión arqueológica comandada por Kazimierz Michalowski. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

HALA GWARDII, EL MERCADO REINVENTADO
5 de 16
Comparte la fotografía
HALA GWARDII, EL MERCADO REINVENTADO

Más que su gastronomía, basada principalmente en puestos de comida rápida, como hamburguesas y pizzas, pero también especialidades locales, la elección para comer de este mercado se basa sobre todo en el concepto. Comparable, quizás, con algunos de los mercados reinventados que proliferan en Madrid o Barcelona, ofrece un ambiente relajado para beber y comer entre exposiciones, propuestas de ocio e incluso (como se ve en la imagen) campeonatos de 'ping-pong'. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

DESCANSO JUNTO AL CENTRO DE LA CIUDAD
6 de 16
Comparte la fotografía
DESCANSO JUNTO AL CENTRO DE LA CIUDAD

A unos 4 kilómetros del centro, el H15 Boutique Hotel se encuentra en un elegante barrio al que las terrazas de cervecerías de nueva era o los restaurantes de comida libanesa o vegana dotan de un atractivo juvenil, pero en absoluto bullicioso. Considerado uno de los más lujosos hoteles de cinco estrellas de la capital y situado en un edificio del siglo XIX, sus 47 habitaciones son en realidad apartamentos perfectamente equipados, con un más que generoso espacio, sala de estar, cocina y todos los accesorios necesarios. Su carácter señorial fue actualizado con una profunda remodelación entre 2007 y 2012. Gran parte de su decoración procede de cuando fue sede de la embajada de la URSS en Polonia. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

PLAZA DEL MERCADO, EL GRAN CENTRO DE CRACOVIA
7 de 16
Comparte la fotografía
PLAZA DEL MERCADO, EL GRAN CENTRO DE CRACOVIA

La llega a la Plaza del Mercado de Cracovia es la mejor forma de comenzar la visita a la segunda ciudad más importante de Polonia. La que pasa por ser la plaza medieval más amplia de toda Europa, con 40.000 metros cuadrados, con un trazado que data del siglo XIII, parece una exhibición arquitectónica con monumentales edificios separados por unos pocas decenas de metros entre los que destacan la Lonja de Paños, la Basílica de Santa María, la torre del Ayuntamiento o la iglesia de San Adalberto. Es, sin duda, el lugar más importante de la ciudad, rebosante de vida a cualquier hora del día. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

EN LA CIMA DE WAWEL
8 de 16
Comparte la fotografía
EN LA CIMA DE WAWEL

El castillo de Wawel, sobre la colina del mismo nombre y a orillas del río Vístula, es uno de los complejos monumentales más importantes de Polonia. Decimos complejo porque en él conviven las murallas del castillo, prácticamente pared con pared, con los de la catedral de Cracovia, en una superposición única de cúpulas, torreones y pórticos. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

TRAS LAS HUELLAS DE COPÉRNICO
9 de 16
Comparte la fotografía
TRAS LAS HUELLAS DE COPÉRNICO

El colegio Maius es el edificio universitario más antiguo del país, que contó entre sus estudiantes más afamados con Nicolás Copérnico. De hecho, alberga en su interior un pequeño museo con una interesantísima colección de instrumentos de astronomía y cartografía, entre otras ciencias. Situado en un edificio gótico del siglo XV, merece una breve visita guiada que suele terminar con el público pendiente de su antiguo reloj y del desfile de tallas de madera que acompaña una de cada dos horas en punto. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

LA MURALLA AJARDINADA
10 de 16
Comparte la fotografía
LA MURALLA AJARDINADA

La llamada Puerta Florian es una de las principales vías de entrada a la ciudad medieval de Cracovia. Rodeada de murallas durante siglos, la ciudad decidió a principios del siglo XIX su destrucción para crear en su lugar un infrecuente parque circular. Algunos fragmentos de la muralla, sin embargo, fueron conservados, como en el que se ubica esta puerta y que, además, suele reunir obras en exposición y venta de artistas locales. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

DESCENSO A LA MINA DE SAL
11 de 16
Comparte la fotografía
DESCENSO A LA MINA DE SAL

La mina de sal Wieliczka, fundada hace 700 años, es la empresa más antigua de Polonia, convertida ahora en uno de los monumentos más visitados del país, aunque aún permanece activa. Con una profundidad de hasta 327 metros y galerías que suman decenas de kilómetros de longitud, ofrece un recorrido turístico por una pequeña parte que, además de conocer algunos de los secretos de su explotación, permite llegar a la capilla de Santa Kinga. Situada a 101 metros de profundidad, fue construida por los propios mineros exclusivamente de sal de roca, incluso sus lámparas de araña, y alberga misas y bodas en la actualidad. Situadas a unos 15 km de la ciudad, una cómoda forma de llegar a la mina y ahorrarse colas es contratar la visita con SeeKrakow, una de las empresas de excursiones locales más activas de la ciudad. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

EL TERROR DE AUSCHWITZ
12 de 16
Comparte la fotografía
EL TERROR DE AUSCHWITZ

Situado a unos 70 kilómetros de Cracovia, testigo de la historia, Auschwitz consta en realidad de dos campos de concentración: el I, construido en 1940 inicialmente para albergar a los prisioneros políticos polacos tras la invasión del país, y Auschwitz-Birkenau (el más conocido), construido en 1941 como parte del plan Solución Final para aniquilar a la población judía. Es inevitable para el viajero plantearse su inclusión o no en una escapada turística, pero es innegable que su visita permite conocer con mayor profundidad y detalle uno de los episodios más trágicos de la historia del siglo XX. SeaKrakow ofrece excursiones para visitar Auschwitz desde Cracovia. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

UNA UBICACIÓN PRIVILEGIADA
13 de 16
Comparte la fotografía
UNA UBICACIÓN PRIVILEGIADA

Pocos alojamientos en Cracovia pueden presumir de una mejor ubicación. El Radisson Blu Hotel se encuentra junto al parque que rodea la ciudad, a solo unas decenas de metros de la plaza del Mercado, el corazón de la ciudad. 196 habitaciones en total, con una decoración cálida, pensadas para el confort y el relax del viajero. Un completo desayuno buffet, un centro 'fitness' y un acogedor bar son solo algunos de sus atractivos añadidos. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

LA MEJOR COCINA EN EL MEJOR SITIO
14 de 16
Comparte la fotografía
LA MEJOR COCINA EN EL MEJOR SITIO

Su situación, en la concurrida y popular plaza del Mercado de Cracovia, puede llevar a engaño. Pero no, no estamos en absoluto ante uno de esos poco recomendables restaurantes para turistas. Por el contrario, el Szara Ges es quizás uno de los más atractivos de cuanto hemos encontrado en nuestra ruta: no solo por su cocina, que por supuesto –de esencia polaca, pero elegantemente reinventada y refinada–, sino también por su ubicación en un edificio abovedado del siglo XVII, una de las más antiguos palacetes de la ciudad. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

EL ARTE CALLEJERO
15 de 16
Comparte la fotografía
EL ARTE CALLEJERO

Con una historia corta, aunque prolífica, el arte callejero en Cracovia ha decorado la ciudad de un conjunto de murales tal que incluso hay rutas especializadas para mostrarlos. De artistas locales, pero también de otros países, descubrir sus pinturas puede ser una forma diferente y relajada de recorrer las calles de la ciudad. (Foto: Juan Luis Gallego y Olga Jiménez)

Pocas ciudades como Varsovia han sufrido tan crudamente los vaivenes de la historia. Arrasada por los nazis primero, sometida por la URSS después, la irrepetible reconstrucción casi milimétrica de su casco antiguo puede servir para ejemplificar la determinación de un pueblo por recuperar su personalidad sin olvidar su pasado, presente en los más variados rincones de la ciudad. 

Varsovia es la primera parada de esta visita a las dos principales ciudades de Polonia. También marcada por la historia, en su caso más benévola, Cracovia exhibe la suya, de siglos de antigüedad, concentrada en su casco antiguo, principalemente la Plaza del Mercado, y el castillo de Wawel, una superposición única de paisajes en la que las edades arquitectónicas conviven con maestría. 

Cracovia es también el punto de partida para visitar Auschwitz-Birkenau, un complejo de dos campos de concentración levantados por la Alemania nazi durante la ocupación de Polonia, convertidos hoy en testigos de una de las etapas más vergonzantes de la historia europea.

Tanto Varsovia como Cracovia cuentan con vuelos regulares y frecuentes desde España y ambas están unidas entre sí por varios trenes al día. Este recorrido deja fuera, seguro, muchos aspectos destacados de ambas ciudades, pero las 15 pistas por las que transita son algunos de sus imprescindibles. 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios