Escenarios del placer gastronómico: de Buddakan al Noma

  • Pantalla completa
Lah! (Madrid)
1 de 17
Comparte la fotografía
Lah! (Madrid)

La impronta del estilo de Lah! lo aporta Michele Corbani, que ha utilizado materiales reciclables y colores contrastados para enmarcar las especialidades malayas, tailandesas y vietnamitas adaptadas por el chef asesor, Robert Danhi.

Lah! (Madrid)
2 de 17
Comparte la fotografía
Lah! (Madrid)

Imagen de uno de los platos de la exótica cocina de Lah!.

Buddakan (Nueva York)
3 de 17
Comparte la fotografía
Buddakan (Nueva York)

Desde luego, no es la capital española la única metrópoli occidental que se rinde a la seducción oriental: en Nueva York triunfa Buddakan, un magnífico comedor de reminiscencias coloniales donde se da rienda suelta a la pasión por los dumplings, el tofu picante y el cangrejo al modo de Singapur.

Buddakan (Nueva York)
4 de 17
Comparte la fotografía
Buddakan (Nueva York)

Parece imponerse la fascinación por las estéticas exóticas y el culto al diseño de autor, como es el caso de los platos de Buddakan. 

Dos Cielos (Barcelona)
5 de 17
Comparte la fotografía
Dos Cielos (Barcelona)

En Barcelona, los aires exóticos conviven con propuestas estéticas radicalmente urbanas y modernas, que prescinden de fastos para centrar la atención en platos exquisitos y una decoración sofisticadamente austera. Es el caso del magnífico Dos Cielos.

Dos Cielos (Barcelona)
6 de 17
Comparte la fotografía
Dos Cielos (Barcelona)

Los platos de Dos Cielos coronan el firmamento culinario de Barcelona desde la planta 24 del hotel ME con la cocina emotiva de los gemelos Javier y Sergio Torres.

Atrio (Cáceres)
7 de 17
Comparte la fotografía
Atrio (Cáceres)

La obsesión por una arquitectura de líneas puras y los comedores exentos de artificios no sólo afecta a las grandes ciudades. Como ejemplo, el restaurante Atrio de Cáceres es un delicioso Relais & Châteaux proyectado por los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla.

Atrio (Cáceres)
8 de 17
Comparte la fotografía
Atrio (Cáceres)

Atrio es ante todo un lugar de encuentros imprevisibles. Es la ciudad de Cáceres y en ella el sueño de Jose y Toño, sus autores. Y es la coincidencia en la búsqueda de las condiciones óptimas para disfrutar de los atractivos que ofrecen las relaciones entre un espacio urbano histórico y los ámbitos privados del hotel

Cenador de Amós (Villaverde de Pontones)
9 de 17
Comparte la fotografía
Cenador de Amós (Villaverde de Pontones)

¿Por qué no desplazarse hasta Cantabria para disfrutar de la cocina de Jesús Sánchez al abrigo de una fabulosa mansión indiana, como es el Cenador de Amós? El Cenador de Amós se encuentra ubicado en Cantabria, en una hermosa Casona-Palacio del S XVIII, rodeado de un maravilloso jardín. 

Cenador de Amós (Villaverde de Pontones)
10 de 17
Comparte la fotografía
Cenador de Amós (Villaverde de Pontones)

Restaurante especializado en bodas. Se distingue por unas instalaciones elegantes y acogedoras y por ser galardonado con una estrella Michelín durante más de 20 año.

Noma (Copenhague)
11 de 17
Comparte la fotografía
Noma (Copenhague)

La sensibilidad hacia lo que provee Madre Natura hace tanta mella en la alta gastronomía como la vocación por el lujo sin artificios: quien no lo crea, que visite Noma, el templo de René Redzepi en Copenhague, donde las mesas no tienen manteles para que los comensales puedan percibir el tacto de la noble madera.

Noma (Copenhague)
12 de 17
Comparte la fotografía
Noma (Copenhague)

Noma es el paraíso de las sutilezas culinarias, siempre en una clave vanguardista y que potencia la singularidad de las materias primas de la zona. Así, Redzepi puede sorprender con lirismos culinarios tales como las diminutas gambas de Groenlandia con nieve de leche, el tartar de buey almizclero con guarnición de tréboles (que se come con la mano, según las indicaciones del maître) o una langosta del Mar del Norte con infusión de Gamel Dansk (el licor nacional).

Operakällaren (Estocolmo)
13 de 17
Comparte la fotografía
Operakällaren (Estocolmo)

Elegancia austera, diseño de alta escuela y emotividad ecológica no faltan en la vieja Europa los comedore,s que se mantienen fieles al hórror vacui, el “miedo al vacío” que imperaba a finales del siglo XIX. Magnífico ejemplo de ello es el Operakällaren, el lujoso restaurante de la Opera de Estocolmo, con diversos espacios de estética atiborrada.

Operakällaren (Estocolmo)
14 de 17
Comparte la fotografía
Operakällaren (Estocolmo)

Según la Guía Michelin, Operakällaren es el restaurante más distinguido de toda Suecia. Su esmerada cocina de técnicas clásicas se completa con una carta de vinos en la que no faltan algunas de las mejores añadas de caldos de todo el mundo.

Les Crayères (Reims)
15 de 17
Comparte la fotografía
Les Crayères (Reims)

Les Crayères, el mejor restaurante de la región de Champagne, sito en el antiguo palacio de la familia Polignac –propietaria de la maison Pommery–, donde Philippe Mille ejerce una cocina de apabullante resolución técnica.

Les Crayères (Reims)
16 de 17
Comparte la fotografía
Les Crayères (Reims)

Como puede comprobarse en la imagen, la cocina del restaurante es una alianza de elegancia y refinamiento de la alta cocina francesa.

Incluso en los tiempos más álgidos prevalece la certeza de que el restaurante no es un escenario meramente gastronómico. Más bien al contrario: son muchos los elementos que intervienen en el disfrute –o la decepción– que experimentamos en un local consagrado a la restauración. Por suerte, el equilibrio entre todos los factores no sólo se da en restaurantes de una única especie. Entre los locales que saben orquestar el complejo arte de la restauración existe una gran diversidad de estilos, que se adaptan a nuestros anhelos tanto como una chaqueta o un vestido.

[Le puede interesar: Un banquete por los restaurantes más caros de Europa]

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios