Un día en Maranello, la fábrica que da vida a Ferrari

  • Pantalla completa
El paraíso del trabajador
1 de 13
Comparte la fotografía
El paraíso del trabajador

En Maranello lo llaman Formula Uomo: un proyecto de 200 millones de euros, comenzado en 1997, para dotar a operarios y a técnicos de una estructura de trabajo que no les agote a las personas, sino que les proporcione un ambiente parecido a una ciudad jardín, pues según el presidente, “para hacer coches excelente hacen falta hombres excelentes integrados en ambientes excelentes”.

Ambiente solidario
2 de 13
Comparte la fotografía
Ambiente solidario

Con esta idea, ha ido surgiendo un puzzle de estructuras tecnológicamente vanguardistas, todas diseñadas por arquitectos de fama internacional, atractivas de ver, agradables de habitar y solidarias con el medio ambiente. En la imagen, vista parcial del Taller de Pintura. 

Casi una ciudad
3 de 13
Comparte la fotografía
Casi una ciudad

Panorámica parcial de las instalaciones de Ferrari, en Maranello. Casi una ciudad diseñada por algunos de los más célebres arquitectos italianos y del mundo.

Un nuevo hito en la industria
4 de 13
Comparte la fotografía
Un nuevo hito en la industria

La primera piedra angular de este new-deal industrial fue, en 1997, la estructura tubular estilo ‘Metropolis’, de Fritz Lang; y del nuevo túnel de viento, diseñado por Renzo Piano. En 2001, fue la vez del edificio racionalista del Nuevo Taller Mecánico, obra de Marco Visconti. En 2003 apareció la silueta con forma de torpedo del pabellón de Logística, diseñado por Luigi Sturchio y situado en el interior de la pista de prueba de Fiorano; y, al año siguiente, se inauguraron el Centro Nuovo Sviluppo (de diseño y producción), realizado por Massimiliano Fuksas, un coloso similar a un gigantesco jardín zen, con lago incluido, y la planta de Pintura, de nuevo de Visconti; para terminar, en 2007, con la mencionada Planta de Montaje, un pabellón de 22.000 m2 diseñado por Jean Nouvel, con el comedor-restaurante, de Visconti, capaz de servir 3.400 comidas al día.

Calles con nombre
5 de 13
Comparte la fotografía
Calles con nombre

Los 5.000 metros cuadrados de la Ciudad Ferrari han sido pensados como calles de un barrio, con nombres que recuerdan a los campeones del mundo de la casa: Phill Hill, Niki Lauda, Kimi Raikkonen, hasta la plaza Michael Schumacher y, en el centro del complejo, obviamente, la recta avenida Enzo Ferrari. 

“Fórmula Bienestar”
6 de 13
Comparte la fotografía
“Fórmula Bienestar”

Otro indiscutible acierto del proyecto Formula Uomo es que sus beneficios van más mucho allá del ambiente de trabajo y alcanzan, de hecho, la vida cotidiana de todos los operarios de la fábrica, ya que junto con la complementaria Formula Benessere (“Fórmula Bienestar”) cada trabajador de Ferrari tiene derecho a un reconocimiento médico gratuito cada 365 días, así como a utilizar el gimnasio de la empresa y a disponer de financiaciones y préstamos altamente ventajosos, proporcionados y facilitados por los bancos asociados con la marca.

La innovación como eje central
7 de 13
Comparte la fotografía
La innovación como eje central

En cuanto a las ventajas que todas estas innovaciones tienen para los trabajadores, nos las aclara el propio CEO de Ferrari, Amedeo Felisa: “Bueno, aparte de la satisfacción de trabajar en un sitio estéticamente bello”, dice, “cada pabellón tiene en su interior, entre robots y brazos mecánicos, centenares de metros cuadrados de plantas y arbustos. La nueva Planta de Montaje tiene 3.000 metros cuadrados de verde en el exterior y 620 en el interior. Es difícil hacerse a la idea de jardines dentro de una fábrica, con plantas que crecen lozanas desde hace años, lo que de paso demuestra que el aire en los pabellones no es en absoluto malsano, pese a que sólo los 150 operarios de la fundición trabajan con 18 toneladas de aluminio y 120 toneladas de arenas industriales ¡cada día!”.

Trabajar agusto
8 de 13
Comparte la fotografía
Trabajar agusto

La temperatura, la humedad y los niveles sonoros están controlados electrónicamente. El ruido no supera jamás los 73 decibelios (cuando el límite legal para una zona residencial es de 65). “En lugar de los habituales paneles-tabique prefabricados”, prosigue Felisa, “hay cristaleras de cientos de metros de largo, por lo que el trabajador disfruta de la luz natural y ve siempre el exterior. Aquellas escenas en las que un trabajador sale de la fábrica y no sabe qué tiempo le espera fuera son, aquí, sólo un recuerdo del pasado.

La sostenibilidad como filosofía
9 de 13
Comparte la fotografía
La sostenibilidad como filosofía

En Maranello los materiales de desecho son rigurosamente separados y enviados a sus respectivas plantas de reciclaje, mientras que una parte de la energía eléctrica necesaria para la producción se obtiene gracias a los 4.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos de que dispone la planta y que producen 210.000 kilovatios/hora al año de energía totalmente limpia.

El restaurante
10 de 13
Comparte la fotografía
El restaurante

Comedor-restaurante, de Marco Visconti, inaugurado en 2007 y capaz de servir 3.400 comidas al día. El arquitecto turinés, autor de numerosas fábricas de automóviles, como las de Iveco, Alfa Romeo y FIAT, es autor también del Nuevo Taller Mecánico, de 2001.

Centro de logística
11 de 13
Comparte la fotografía
Centro de logística

En 2003, hizo su aparición la silueta con forma de torpedo del Pabellón de Logística, situado en el interior de la pista de prueba de Fiorano, diseñado por el arquitecto Luigi Sturchio, muy conocido también por sus diseños de grandes yates de lujo.

Centro de diseño y producción
12 de 13
Comparte la fotografía
Centro de diseño y producción

En la imagen, el colosal Centro Nuovo Sviluppo, similar a un gigantesco jardín zen, diseñado y realizado en 2004 por el arquitecto Massimiliano Fuksas.

"Si invitas a una mujer bella y ella te dice 'quedemos dentro de un par de años', es obvio que diriges tu atención a otra menos fascinante pero más disponible, ¿no?”. En este comentario divertido de Luca Cordero di Montezemolo está sintetizado el curso emprendido por la mítica casa automovilística Ferrari.

Una revolución llevada a cabo entre lo viejo y lo nuevo: antiguo en el modo meticuloso de hacer los coches; innovador e ‘iluminado’ en el modo de estimular a los trabajadores a producir más en un ambiente laboral que no les mortifique.

La marca italiana, fundada en 1929 por Enzo Ferrari, ya no es sólo sinónimo mundial de velocidad, de elegancia y de innovación constantes, sino también de un ambiente de trabajo ideal, como el que se vive en Maranello.

 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios