Un paseo por el mundo de las gafas: la mayor colección privada de la historia

  • Pantalla completa
Gafas de Elton John
1 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de Elton John

El enorme éxito popular alcanzado por las gafas de sol suele atribuírsele principalmente a Elvis Presley y a Elton John. 

 

Gafas de Elton John
2 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de Elton John

El enorme éxito popular alcanzado por las gafas de sol suele atribuírsele principalmente a Elvis Presley y a Elton John. 

Gafas de Madonna
3 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de Madonna

Se trata de una afirmación sin duda pertinente, pero no suficiente. De hecho, una parte, acaso aún mayor, de su triunfo se lo debe probablemente a Madonna, quien en los años 80 empezó a entonar las monturas de sus gafas con sus alocados y espléndidos vestidos

Gafas de Peggy Guggenheim
4 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de Peggy Guggenheim

Sàfilo fue la primera industria que entendió la importancia de esta unión entre gafas y marcas de lujo: fue Tabacchi quien convenció a Gucci para fabricar gafas de lujo. ¿Qué decir de las inolvidables gafas de Peggy Guggenheim? El actor Marcello Mastroianni solía decir: “Un actor hace de todo por la fama y luego, cuando lo consigue, se pone un par de gafas oscuras para que no le reconozcan”.

Gafas de Elvis Presley
5 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de Elvis Presley

Sàfilo es el número uno del mundo en el apartado de lujo del sector, con decenas de marcas prestigiosas.

Anteojos en cobre y camafeo del siglo XVII
6 de 16
Comparte la fotografía
Anteojos en cobre y camafeo del siglo XVII

Hasta el siglo XVIII, las mujeres encontraban que desfiguraban el rostro, como narra Henry James en su bello relato titulado precisamente Anteojos, en el que la bella protagonista llega a la ceguera por negarse a ponerse anteojos.

Gafas de combate de los años 40
7 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de combate de los años 40
Gafas de sol de los años 40, de Sàfilo.
8 de 16
Comparte la fotografía
Gafas de sol de los años 40, de Sàfilo.

Entre el siglo XVIII y el XX, se produce el florecimiento del 'fâce-à-main' (anteojos de mano), que se apoyan sobre la nariz y se sostienen con una mano, de los que posteriormente surgen las refinadísimas lorgnette (impertinentes) que, mediante varios sistemas, permiten usar el mango de sujeción como funda y hacer desaparecer lentes y mango en auténticos accesorios de orfebrería, a menudo obras maestra del lujo y de la elegancia.

Gafas con patillas plegables, de 1800.
9 de 16
Comparte la fotografía
Gafas con patillas plegables, de 1800.

En Francia, en 1825 surge un tipo de gafas revolucionario, las pince-nez o quevedos, cuya montura de metal flexible les permite sostenerse sobre la nariz. Es sólo a finales del siglo cuando los anteojos empezaron a presentar la curvatura al final de la patilla, tal como las conocemos hoy.

Anteojos de 1689 incrustados dentro de un breviario
10 de 16
Comparte la fotografía
Anteojos de 1689 incrustados dentro de un breviario

Entre los siglos XVII y XVIII, los nobles creían que llevar anteojos en público era además signo de poca educación.

Galleria Vittorio Tabacchi
11 de 16
Comparte la fotografía
Galleria Vittorio Tabacchi

Detalle de la Galleria Vittorio Tabacchi, en Padua.

Galleria Vittorio Tabacchi
12 de 16
Comparte la fotografía
Galleria Vittorio Tabacchi

Visor fotográfico para placas estereoscópicas, de 1880.

13 de 16
Comparte la fotografía

Anteojos en forma de linterna, de 1910.

Antiguo muestrario de lentes
14 de 16
Comparte la fotografía
Antiguo muestrario de lentes

En la antigüedad nadie pudo disfrutar del beneficio de corregir su visión; de hecho, no existen testimonios sobre sistemas para corregir o facilitar la visión. 

Fieles a Sàfilo
15 de 16
Comparte la fotografía
Fieles a Sàfilo

Los Duques de Windsor, durante unas vacaciones en la Riviera italiana, en 1953, época en que se aficionaron a las producciones de gafas fabricadas por Sàfilo. (Getty Images)

Quizás sean las gafas el complemento más corriente de nuestra vida cotidiana, ya sea por necesidad o por moda, o incluso por ambos motivos; sin embargo, su historia no es tan obvia como parece. Ello se descubre visitando, en Padua, la Galleria Guglielmo Tabacchi, que acoge la colección privada, de gafas y objetos relacionados, más completa del mundo.

Se trata de un auténtico museo, proyectado y realizado por el arquitecto Alessandro Medina, que se encuentra en la sede principal del Gruppo Sàfilo, fruto de la pasión por el coleccionismo de Vittorio Tabacchi, el hombre que posicionó a la empresa internacionalmente.

Desde los pequeños mercados de antigüedades hasta las importantes subastas internacionales, esta rica colección –articulada por secciones dedicadas a los orígenes, la modernidad, la optometría, las gafas militares, las gafas de las celebridades, el deporte, los accesorios, con un número infinito de monturas, lentes, estuches, instrumentos, impresos, fotos, publicidad, libros y cuadros– atestigua la vida y el desarrollo de las gafas durante siete siglos.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios