'Fitness' de cinco estrellas: los mejores gimnasios de hotel

  • Pantalla completa
Turtle Bay Resort (Hawái)
1 de 12
Comparte la fotografía
Turtle Bay Resort (Hawái)

El gimnasio cuenta con máquinas cardiovasculares de última generación y una amplia colección de actividades disponibles a lo largo del día: tonificación en grupo, pero también entrenamiento personalizado acorde al nivel físico de cada huésped. Como colofón, el gimnasio también cuenta con masajista personal.

Turtle Bay Resort (Hawái)
2 de 12
Comparte la fotografía
Turtle Bay Resort (Hawái)

Entrenar con vistas al mar es un sueño hecho realidad en el Turtle Bay Resort, que cuenta con un programa personalizado de entrenamiento para quienes no quieren perder la forma durante sus vacaciones. 

Turtle Bay Resort (Hawái)
3 de 12
Comparte la fotografía
Turtle Bay Resort (Hawái)

El Turtle Bay Resort goza de espectaculares vistas desde cada punto del hotel. También desde el gimnasio.

Talise Fitness (Dubái)
4 de 12
Comparte la fotografía
Talise Fitness (Dubái)

Ubicado en el imponente rascacielos Burj Al Arab Jumeirah –el cuarto hotel más alto del mundo–, el Talise Fitness ofrece una experiencia única respecto a otros gimnasios en hoteles de lujo: entrenar rozando las nubes de Dubái, a 150 metros sobre el Golfo Pérsico y con ventanas anticondensación que evitan que las vistas queden empañadas. 

Talise Fitness (Dubái)
5 de 12
Comparte la fotografía
Talise Fitness (Dubái)

Para aquellos que buscan un servicio personalizado para no incumplir su rutina de entrenamiento, el Talise Fitness se convierte en la mejor opción, ya que cuenta con un servicio personalizado equiparable al de los mejores gimnasios del mundo. Con instalaciones con vistas prácticamente panorámicas a Dubái y con un spa de primera calidad, el Talise Fitness no solo está disponible para los clientes del hotel, sino que ofrece la posibilidad de acceder todo el año a quienes no están dispuestos a pasar la oportunidad de entrenar en el mejor hotel de Dubái. Estos ‘socios del club’, como se les conoce, podrán alcanzar sus objetivos de salud y bienestar gracias a una maquinaria de entrenamiento de resistencia y cardiovascular avanzada.

Mandarin Oriental (Nueva York)
6 de 12
Comparte la fotografía
Mandarin Oriental (Nueva York)

En la ciudad del “todo a lo grande”, el gimnasio del Mandarin Oriental es un refugio de tranquilidad y templo para el cuidado personal. Además de ofrecer maravillosas vistas sobre Nueva York, el gimnasio está equipado con máquinas de vanguardia para realizar ejercicios cardiovasculares y entrenamiento con pesas a todos los niveles. La piscina es otro de los puntos fuertes del espacio fitness del hotel, inundada con luz natural con vistas al río Hudson.

Mandarin Oriental (Nueva York)
7 de 12
Comparte la fotografía
Mandarin Oriental (Nueva York)

Fuera del gimnasio la experiencia continúa, concretamente en Central Park. Con más de 340 hectáreas, es uno de los lugares más famosos del mundo para correr. El gimnasio facilita solicitar el servicio de uno de sus entrenadores personales para hacer running personalizado.

Taj Campton Place (San Francisco)
8 de 12
Comparte la fotografía
Taj Campton Place (San Francisco)

En la cuna de los emprendedores y los gurús de Silicon Valley, el fitness también tiene su hueco, pero lo hace ligado a su esencia más tecnológica. El gimnasio del Taj Campton Place, ubicado en la terraza de la novena planta, permite a sus huéspedes ejercitarse al aire libre mientras disfrutan de las vistas de la ciudad. Además, todas las máquinas de ejercicios tienen conectividad con el iPhone y con la aplicación de entrenamiento personal que dispone el gimnasio. En este sentido, a diferencia de otros gimnasios, el papel del entrenador personal o del monitor de sala juegan un papel secundario, ya que la tecnología se convierte en el mejor aliado del fitness: mide el tiempo de entrenamiento, recomienda ejercicios y hace al final de cada sesión una evaluación acorde a cada perfil. El hotel cuenta con un servicio de ofertas especiales, como un desayuno servido en la propia cama. ¿Qué mejor manera de quemarlo que entrenando luego?

La Mamounia (Marrakech)
9 de 12
Comparte la fotografía
La Mamounia (Marrakech)

El primer ministro Winston Churchill se hospedó en múltiples ocasiones en este hotel, que cuenta con más de 90 años de historia. Lo que se desconoce es si llegó a entrenar en el lujoso gimnasio de La Mamounia (todo apunta a que no), rodeado de un parque de más de ocho hectáreas. Piscinas interiores y exteriores, clases de yoga, aeróbic o pilates y máquinas con la última tecnología hacen de este gimnasio uno de los más codiciados del país pese a estar ubicado en un hotel, gracias, especialmente, a sus vistas. 

La Mamounia (Marrakech)
10 de 12
Comparte la fotografía
La Mamounia (Marrakech)

Aquí es fácil perderse en las peculiares paredes inspiradas en los diseños de Yves Saint Laurent, pero también resulta inevitable distraerse con las exóticas vistas sobre la naturaleza (como puede apreciarse en la imagen inferior de esta página) en la sala de cardio, pensada para que quienes corran o hagan spinning en ella luego terminen su entrenamiento en el exterior. Una oportunidad única para disfrutar del fitness en una alhambra del siglo XXI.

Vivanta (Sri Lanka)
11 de 12
Comparte la fotografía
Vivanta (Sri Lanka)

Un gimnasio exótico para un lugar exótico. Si por algo se caracteriza el hotel Taj Bentota es por realizar los sueños personales de cada huésped. Cenas románticas a la carta, picnics, buceo entre tortugas... La oferta es variada, como también lo es su sala fitness ubicada con vistas a una de las mejores playas de la costa sudoeste de Sri Lanka, a los jardines tropicales y al impresionante Océano Índico. Otra de las ventajas del gimnasio es que mantiene sus puertas abiertas las 24 horas del día y cuenta con máquinas de cardio, caminadoras, cross trainers y bicicletas estáticas de última generación con un programa especializado en quemar calorías. Al mismo tiempo, el gimnasio dispone de un servicio de desayuno pensado exclusivamente en la dieta de los amantes del deporte: fruta, zumo, yogur y algún que otro bollo sin calorías. Un baño de vitaminas en el paraíso del buen gusto.

Si por algo se caracterizan los amantes del fitness es por no dejar de entrenar ni siquiera en momentos que se presuponen para el descanso, como puedan ser unas vacaciones o una escapada para relajarse. Sin embargo, una sombra planea generalmente sobre los gimnasios de los hoteles: falta de máquinas, de monitores, de un programa de entrenamiento adaptado a cada cliente...

Como (casi) todo en la vida, siempre hay excepciones, como demuestran estos seis gimnasios de hotel. Desde Nueva York hasta Dubái, todos ellos ofrecen una experiencia que va más allá del mero ejercicio. Las vistas hablan por sí solas, haciendo del entrenamiento un pasatiempo visual.

Hacer spinning con vistas a una jungla, yoga en lo más alto del edificio más alto del mundo o el siempre exigente crossfit con vistas al mar se convierte en un placer que los adictos (y no tanto) al deporte pueden disfrutar acompañados de las comodidades y el lujo que ofrecen los resorts y los hoteles de cinco estrellas.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios