Coches voladores: la ciencia ficción ya es una realidad (y un negocio)

  • Pantalla completa
Ehang 184
1 de 12
Comparte la fotografía
Ehang 184

El primer dron capaz de admitir pasajeros está pensado para ser el vehículo aéreo autónomo de baja altitud más seguro, inteligente y respetuoso con el medio ambiente del mundo. Este modelo, que acumula ya más de 1.000 pruebas, puede transportar a un pasajero de hasta 100 kilos, efectuando vuelos de 30 minutos por cada carga de batería a una velocidad de hasta 160 km/h.

Ehang 184
2 de 12
Comparte la fotografía
Ehang 184

El factor seguridad es el punto fuerte de esta innovación, ya que si algún componente funciona mal o se desconecta, el coche aterrizará inmediatamente en el área más cercana posible. De hecho, para prevenir complicaciones, el pasajero no puede dirigir manualmente el trayecto del dron, pero sí puede solicitar al aparato que viaje a un determinado destino a través de una aplicación móvil.

Pal-V Liberty
3 de 12
Comparte la fotografía
Pal-V Liberty

Considerado el primer coche volador del mundo, este modelo comenzará a comercializarse en 2019 y se estima que su precio ronde los 300.000 € (sin extras). Fue presentado oficialmente en el último Salón de Ginebra como una de las grandes revoluciones del transporte del futuro, ya que es capaz de transformarse en helicóptero en apenas diez minutos.

Pal-V Liberty
4 de 12
Comparte la fotografía
Pal-V Liberty

Este vehículo híbrido tiene capacidad para un conductor y un pasajero, un motor de 200 caballos y puede alcanzar una velocidad de conducción de 160 km/hora y una velocidad máxima de vuelo de 180 km/hora. En cuanto a sus características técnicas, incluye un doble tren de transmisión basado en dos motores de avión. En el aire se recurre a la llamada tecnología giroplano, que garantiza más estabilidad que un helicóptero y más facilidad de uso.

Aeromobile 3.0
5 de 12
Comparte la fotografía
Aeromobile 3.0

En los años 80, la empresa eslovaca Aeromobile pensó en la idea de convertir un coche en un avión. Aquella visión no quedó paralizada por miedos a un futuro utópico y los ingenieros de la compañía se pusieron manos a la obra a comienzos de los 90. La primera prueba real se produjo en el año 2013 y contó con algunos añadidos a las versiones anteriores, como las alas plegables y aletas alrededor de las ruedas, que reducen las necesidades de despegue y mejoran el rendimiento.

Aeromobile 3.0
6 de 12
Comparte la fotografía
Aeromobile 3.0

Desde la puesta en marcha de este proyecto, la empresa quiso que el coche volador fuese similar en tamaño al de una limusina con el objetivo de dotarle de un carácter de exclusividad. Por otro lado, a diferencia de algunos de sus competidores directos, también puede ser alimentado en gasolineras y cuenta con una suspensión resistente, lo que le permite el despegue y el aterrizaje en terrenos difíciles.

Terrafugia TF-X
7 de 12
Comparte la fotografía
Terrafugia TF-X

Si algo caracteriza a este coche volador desarrollado en Boston es su capacidad de despegar verticalmente, evitando la necesidad de una pista de aterrizaje. El coche está impulsado por un sistema híbrido enchufable y dos motores eléctricos que se combinan con un motor de gasolina.

Terrafugia TF-X
8 de 12
Comparte la fotografía
Terrafugia TF-X

En cuanto al empuje aéreo, es proporcionado por un ventilador con conductos en la parte trasera y una hélice en el extremo de cada ala retráctil. Su vista desde el aire recuerda a las clásicas naves espaciales de las películas futuristas; sin embargo, sobre tierra tan solo tiene la apariencia de un coche moderno (quizá demasiado).

Samson Switchblade
9 de 12
Comparte la fotografía
Samson Switchblade

Del garaje al aeropuerto. Esta es la esencia de este vehículo de tres ruedas, que nació con el propósito de ser un deportivo aéreo. De diseño italiano, el coche está concebido para descender en condiciones climatológicas adversas.

Samson Switchblade
10 de 12
Comparte la fotografía
Samson Switchblade

El Switchblade, con capacidad para dos personas.

Bell Air Taxi
11 de 12
Comparte la fotografía
Bell Air Taxi

La firma norteamericana Bell Helicopter planea establecer en Los Ángeles un servicio de taxis volantes, con despegue vertical, antes de dos años. Se dice que Uber se asociará con la NASA para desarrollarlo, aunque el sistema de propulsión sigue siendo un secreto: podría incluir rotores, ventiladores, alas o una combinación de los tres. Y, aunque procura dar poca información porque la competencia está pisándole los talones, Fast Company informó que tendrá una turbina de gas para alimentar un generador eléctrico. El vehículo, eléctrico autónomo, que estará disponible bajo demanda, tiene capacidad para cuatro pasajeros y cuenta con una variedad de tecnologías de conectividad que incluyen wifi, inteligencia artificial, vídeo llamadas y carga inalámbrica. Como mejora de cara a su futura comercialización y uso (probablemente en 2020, como ha dejado caer la compañía), Bell Helicopter está diseñando un sistema de ‘fallos múltiples’, de modo que si el taxi falla en alguna de sus modalidades otros sistemas puedan activarse. Además, la compañía también trabaja para que la aeronave sea lo más silenciosa posible.

La ciencia ficción se hace realidad con la llegada de los coches voladores. Algunos ya pueden comprarse; otros, como los modelos que hemos seleccionado aquí, marcan el camino del transporte que viene. De hecho, los coches voladores se han convertido en una firme apuesta de futuro para combatir la contaminación a nivel mundial. Taxis voladores, drones con pasajeros, naves para particulares... Estos nuevos coches se plantean en diferentes opciones.

Por ejemplo, la firma china Ehang es la encargada de desarrollar el que probablemente sea el modelo de coche volador más ambicioso del momento. Planea venderlo a un precio de entre 200.000 y 300.000 dólares en los próximos meses. El caso del Pal-V Liberty también supone un hito en este tipo de conducción, tanto que es onsiderado el primer coche volador del mundo (fue presentado oficialmente en el último Salón de Ginebra y planea su comercialización el año que viene). 

Por otro lado, se dice que Uber se asociará con la NASA para desarrollar un sistema de taxis voladores, aunque el sistema de propulsión sigue siendo un secreto, como prácticamente todo lo que rodea a un sector que ha traspasado las barreras de la ciencia ficción para convertirse en un gran negocio.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios