15 fenómenos que han cambiado para siempre el mundo en que vivíamos

  • Pantalla completa
Inmortales del siglo XXI
1 de 16
Comparte la fotografía
Inmortales del siglo XXI

La sociedad puede ser más longeva para unos que para otros. Sobre todo si hacemos caso del profeta de moda, Yuval Noah Harari, para quien la inmortalidad es el gran desafío del siglo XXI, pero quien afirma también que las élites económicas perderán interés en invertir en la salud, la educación y el bienestar de la mayoría, casi todos innecesarios. Y así, pasando revista a los futuros posibles, Harari señala la aparición de una “casta biológica superior”, un club cuya premisa fundamental es ser rico, muy muy rico. Otros ven inevitable, o simplemente prefieren, un futuro dominado por inteligencias artificiales. En el último caso, posiblemente en 'stand by', dado que para entonces ya seremos todos cyborgs, cuerpos implementados con dispositivos cibernéticos que nos harán más inteligentes, ágiles y útiles.

Un Hashtag incendiario
2 de 16
Comparte la fotografía
Un Hashtag incendiario

El pasado 8 de marzo se produjo en España la primera gran huelga feminista, y su seguimiento fue tan masivo que desbordó la tibia cobertura sindical, traduciéndose al final de la jornada en manifestaciones multitudinarias que obligaron a los bustos parlantes de los más variopintos orígenes a declararse feministas de toda la vida. Menos de dos meses después, se hacía publica la sentencia contra la repugnante “manada”. El voto particular de un magistrado y los apoyos que este encontró en la red demostraban, con todas las de la ley, que la ciénaga machista persiste, es amplia y no está dispuesta a cambiar de postura. En todo caso, dicen que esta es la tercera oleada feminista, que se acabará diluyendo, y habrá una cuarta, y una quinta, y las que sean necesarias. De derrota en derrota hasta la victoria final.
Una diputada, simpatizante de Me-Too, en una sesión del Parlamento europeo. (Getty)

What crisis?
3 de 16
Comparte la fotografía
What crisis?

La globalización es una realidad que a muchos ha costado décadas asumir, justo hasta la popularización de internet. Como siempre, el fenómeno ha precedido en mucho a la domesticación de sus efectos menos deseables, entre otras cosas porque son muy distintas las opiniones sobre cuáles son esos efectos. Pero asumida está, de grado o de fuerza. La dramática crisis económica también ha creado nuevas oportunidades, desafíos y amenazas. Y, a trompicones, avanzamos o retrocedemos. Pero comprando online, deslocalizando negocios, explorando mercados ignotos o buscándonos las habichuelas donde las haya.
Un parado de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008, cuando el banco anunció su quiebra. (Getty)

Adicciones recargables
4 de 16
Comparte la fotografía
Adicciones recargables

Vivimos todos pegados a un aparatito que no deja de ofrecernos tres revoluciones cada dos días. El móvil, el celular, ese teléfono ubicuo que crece en función de las necesidades que sus proveedores nos incitan a sentir como propias. Toda vida cabe en un smartphone, y si se vuelve demasiado grande, ahí está la nube, el gran trastero de la era digital. La adicción al móvil ha entrado en los manuales de psiquiatría, y muchos gobiernos se plantean prohibirlo en los colegios.
Un grupo de jóvenes consulta sus smartphones junto a La ronda de noche, de Rembrandt, en el Rijksmuseum de Ámsterdam. (Getty)

La estrategia de la araña
5 de 16
Comparte la fotografía
La estrategia de la araña

A Mark Zuckerberg, de Facebook, le han sacado los colores en el Senado de Estados Unidos por asuntos feísimos, y hasta ha hecho una visita de cortesía al Parlamento Europeo. Jack Dorsey, de Twitter, pasó también por el Senado norteamericano para admitir la necesidad de algún tipo de regulación: una bajada de pantalones en la filosofía neoliberal que nos gobierna. Jaron Lanier (en la imagen), pionero de la realidad virtual, sabe lo que se cuece en Silicon Valley, y ha titulado su último libro '10 razones para borrar tus redes sociales de inmediato'.
(Getty)

¿Hay vida en marte?
6 de 16
Comparte la fotografía
¿Hay vida en marte?

Nadie ignora que nuestra espada de Damocles es ecológica. Es también nuestro pecado original: nunca hacemos lo suficiente. Stephen Hawking ha sido quizá el profeta favorito del público, por lo esotérico y porque los datos tardan en darle la razón. Según él, a la vida en la Tierra le quedan menos de 1.000 años, porque tarde o temprano un meteorito, una guerra nuclear o una cadena de desastres ecológicos hará el planeta inhabitable. La solución es la creación de colonias en otros astros. ¿Y si tuviera razón? Se buscan voluntarios.
Prototipo del Falcon 9, construido por SpaceX, la empresa de Elon Musk. (Getty)

Migraciones inevitables
7 de 16
Comparte la fotografía
Migraciones inevitables

No es un factor solo relacionado con la pobreza o la guerra.  los movimientos de población entre países desarrollados. Los españoles que hicieron las maletas por la crisis son también migrantes, forman parte del 35 % de quienes se desplazan entre países desarrollados, expatriados cualificados y casi siempre blancos.
Portada de la revista TIME de junio de 2018, situándose frente a la política de immigración del presidente Trump. (Getty)

'Plaga' somos todos
8 de 16
Comparte la fotografía
'Plaga' somos todos

El turismo es una plaga de la que todos formamos parte. Los viajes han dejado de ser un privilegio de pudientes o una ocasión excepcional para entrar en la rutina del común de los mortales. 1.300 millones de personas viajaron el año pasado al extranjero para volver a casa.
En la imagen, Venecia abarrotada en el último verano. 

El futuro ya no es fósil
9 de 16
Comparte la fotografía
El futuro ya no es fósil

El coche eléctrico, el sueño de un transporte personal no contaminante y casi silencioso, no es aún una realidad fabricable en serie y fácilmente consumible, pero todos se han lanzado a su conquista: los fabricantes de automóviles, las eléctricas, las tecnológicas, los bancos, y también los ejércitos (el coche eléctrico ruso se llama Kalashnikov). Su versión más radical, el vehículo autónomo, promete hacernos de chófer al tiempo, pero no parece que vaya a ser tan inmediata su aparición.

Un peligro real
10 de 16
Comparte la fotografía
Un peligro real

La conciencia sobre el cambio climático está más extendida que nunca: ha subido el precio del CO2, la sostenibilidad ha entrado en el lenguaje publicitario, el reciclaje es práctica habitual, la agricultura ecológica está en alza, algunos escépticos reconocen su error y la causa humana de la amenaza… Pero, ¿es suficiente? El siglo XXI registra 16 de los 17 años más calurosos desde que en 1880 se empezaron a contabilizar las temperaturas; en Suecia y Siberia las máximas veraniegas favorecen incendios forestales inesperados; la Antártida pierde en primavera dos millones de km2 más de lo habitual...

El medio es el mensaje
11 de 16
Comparte la fotografía
El medio es el mensaje

La democratización del consumo puede volverse en contra de los productores del lujo: los ricos de verdad no quieren verse comparados a los aspirantes, y pueden rebelarse, como hicieron en China, a favor de una distinción que solo los elegidos pudieran costearse. Por otro lado, un icono del consumo contemporáneo como las sneakers ofrece carísimas versiones de lujo de productos corrientes… que enseguida pasan a ser pirateadas. Pero hay un lujo efímero que siempre ha funcionado y sí garantiza exclusividad: la fiesta. O, para ser más precisos, la experiencia: no muchos podrían apuntarse, por ejemplo, a un crucero cuyo barco fuera diseñado por Norman Foster, con concierto de David Guetta incluido, asesoría culinaria de Ferran Adrià, tiendas-parque temático a 2.000 € el capricho.
La presencia cada vez más habitual de las grandes marcas como Chanel en Asia. (Getty)

Cambio de guardia
12 de 16
Comparte la fotografía
Cambio de guardia

Las empresas que operan a nivel global se hacen gigantes, mientras los estados adelgazan, de grado y/o de fuerza. Pero siguen siendo una realidad trufada de cuerpos armados y tejidos coercitivos. Unos más que otros, naturalmente. Hace ya tiempo que se habla de la decadencia de los Estados Unidos como primera (o única) potencia mundial, y de la emergencia de China en su lugar. 
El presidente chino, Xi Jinping, en el Gran Salón del Pueblo, en Pekín. (Getty)

El reino de las series
13 de 16
Comparte la fotografía
El reino de las series

La pequeña pantalla es cada vez más grande para permitir degustar la edad de oro de las series, grandes narrativas con textura de novela, o al menos de folletín, que ya no se consumen en días fijos a horas fijas, y se adaptan con versatilidad a formatos tan pequeños como los de una tablet o un móvil. Las cantidades de talento, imaginación, tecnología y dinero puestas al servicio de las series televisivas hace que el cine renquee como propuesta de ocio mucho más que en las últimas décadas.
Escena de la popular serie 'Juego de tronos'. (Getty)

El dios oculto
14 de 16
Comparte la fotografía
El dios oculto

Los estados están perdiendo el privilegio de acuñar moneda. No hay oro detrás, es cierto, y, lo vemos constantemente, es menos estable que el viejo papel moneda. Lo llaman “contabilidad distribuida”, y su principal representante es el bitcoin. Sus partidarios lo consideran “oro digital” y creen que acabará siendo una tecnología de mensajería a prueba de fraudes. Otras como ethereum prometen automatizar la ejecución de contratos prescindiendo de los engorros y gastos burocráticos. Los estados las miran con tanta desconfianza como atención. Un ejemplo: China suspendió en 2017 todas las cripto-operaciones de sus súbditos, pero a la vez anuncia el lanzamiento de una criptomoneda oficial. 
(Getty)

LGTBIQ(+H)
15 de 16
Comparte la fotografía
LGTBIQ(+H)

Los movimientos en favor de esos derechos han ido cambiando con el tiempo en objetivos, fundamentos y siglas –LGTBI+, LGTBIQ o LGTBIQ+H–. Más allá de las leyes, el avance principal ha sido la visibilidad de conductas, actitudes e identidades que quebrantan preceptos arcanos de fuente dudosa. Ha costado mucho llegar hasta aquí, que es solo un punto de partida.
En la imagen, Kristen Stewart, a la derecha, otografiada en las calles de Nueva York en compañía de su novia, Soko. (Getty)

En los últimos 15 años el mundo ha cambiado de forma vertiginosa. Dos tendencias innegables: los humanos cada vez vivimos más y cada vez tenemos menos hijos. Hoy los científicos hablan de “curar” el envejecimiento, de una esperanza de vida en torno al siglo y medio.

De todo ello se deduce que nos espera, a no mucho tardar, una sociedad aún más avejentada y longeva que la que disfrutamos. Apliquémosle un concepto ecológico: ¿es sostenible una sociedad así?

Digamos que sí: se nos da mejor adaptarnos a lo que viene que proyectar el mañana. Y quizás ellos no lo sepan, pero los augures del transhumanismo también se van a morir. Fenómenos que entonces no existían, otros que han dejado de existir y muchos que han evolucionado definitivamente componen este repaso.

1. VIVIR. El trashumanismo postula un futuro de máquinas que, según las versiones, nos cuidarán como una madre o nos tendrán a su servicio. 

2. MUJER. En octubre de 2017, estalló en las redes sociales el movimiento #MeToo (YoTambién), a raíz de las acusaciones contra el productor de cine Harvey Weinstein, conocidas desde décadas atrás. ¿Por qué en ese momento y no, por ejemplo, tras la detención de Dominique Strauss-Kahn? Quizás porque vivimos en tiempos de 'celebrities' y la campaña la lanzó la actriz Alyssa Milano, copiándosela a la activista afroamericana Tarana Burke, que la lanzó en 2006 con otros matices.

3. CRISIS. Hace diez años, con la quiebra de un banco pirata llamado Lehman Brothers, llegó la gran crisis, producida en el centro mismo del sistema, Wall Street, y exportada a toda velocidad al resto de las economías globalizadas. Diez años después no sabemos si la crisis ha terminado, si sus efectos colean, o si estamos a las puertas de otra crisis aún mayor, como sostienen los más pesimistas.

4. SMARTPHONES. El smartphone contiene agenda, correo, cuentas bancarias, fotos, conversaciones de familia, música, constantes vitales… Pagamos lo que haga falta porque nos provean de menos de lo que prometen, por estar sujetos a una burocracia privada inmune a cualquier prisa o queja, justo hoy que la burocracia pública, también accesible desde el móvil, parece más fácil que nunca. Y no hay manera de separarse de él.

5. REDES. Hace 15 años no existía Facebook. Sí había correo electrónico, pero pagábamos por él. Hoy las redes sociales parecen de la familia y tras muchos años de crecimiento exponencial en usuarios y beneficios –y de comportamiento abusivo– han tenido sus primeros contratiempos graves.

6. FUTURO. La ciencia ficción está viviendo un buen momento en literatura, películas y series, y si hay una constante en sus ficciones es el pesimismo distópico. Ya no tranquilizan ni los superhéroes, que antes de acabar venciendo al final, lo dejan todo hecho unos zorros. Por otro lado, hay indicadores económicos globales claramente positivos: el 80% de los humanos tiene acceso a la electricidad y a las vacunas, el 90% de las niñas va a la escuela (un 93% de niños), la esperanza de vida global alcanza los 70 años… Hace 50 años la mitad de la población mundial vivía con menos de dos dólares al día; hoy la pobreza extrema se ha reducido al 10% de la población.

7. NÓMADAS. Según Cáritas, la población migrante se ha mantenido constante –en torno al 3% de la población– desde que existen estadísticas. Pero desde 1960 la población mundial creció de 3.000 millones de personas a casi 7.300, y el número de migrantes ha crecido en proporción similar. Desde luego, hay emergencias que incrementan puntualmente la migración, desde la guerra de Siria a la crisis de Venezuela.

8. TURISMO. Algunas ciudades europeas (Venecia, Praga, Barcelona) se han convertido en auténticos parques temáticos para turistas, y se analiza la sostenibilidad del propio sistema turístico. Pero todos somos turistas, cada vez más, cada vez más lejos. Por ahora parece más que indicado preguntarse, sobre todo en un país como éste, cuántos puestos de trabajo se perderían: no resuelve el problema, pero zanja la cuestión. 

9. MOTOR. Los coches híbridos han dejado de ser un capricho para pudientes. Es una de las innovaciones de los últimos años que se enfrenta a limitaciones administrativas severas, dado el potencial mortífero del producto. Pero nadie parece dudar ya de la inevitable llegada del coche eléctrico.

10. NATURALEZA. “El cambioclimático es la mayor amenaza para el futuro de la humanidad”. 21 años después del incumplido protocolo de Kyoto, estamos seguros de que la amenaza a que se refiere el reciente tweet que inicia estas líneas ya se está produciendo.

11. LUJO. Es innegable que nuestras sociedades son cada vez más ricas y, en pleno auge del individualismo, cada vez más masificadas. Hay que distinguirse, tomarse en serio la ilusión de autonomía: hay que ser singular. Todos tenemos más o menos acceso a objetos cotidianos que prometen proporcionarnos esa singularidad: perfumes, productos de belleza, vestimenta, marroquinería, automóviles, teléfonos móviles, aparatos electrónicos, viajes, hoteles, restaurantes… Es el lujo, en mayor o menor grado, transformado en marca.

12. 'CHINA VS AMERICA'. El presidente Donald Trump ha puesto en marcha una guerra comercial a base de aranceles que nadie sabe cómo terminará. En cualquier caso, el sistema chino de partido único recurre cada vez más a mecanismos de mercado, y la democracia más antigua del mundo recurre también cada vez más a técnicas totalitarias de control de la población gracias a la ciber vigilancia. 

13. ENTRETENIMIENTO. Estamos rodeados de pantallas. Y de cámaras, por cierto. La televisión se ha reinventado en las dos últimas décadas, ha pasado a ser de pago sin liberarse por ello de la publicidad, y alimenta la ilusión de autonomía en la que vivimos.

14. CRIPTOMONEDAS. Las monedas digitales, basadas en las tecnologías de bloques (blockchains), ofrecen ventajas a los adeptos a la tecnología financiera: como forma de pago, en particular en las operaciones on line, es más rápido y barato. No hay oro detrás, es cierto, y, lo vemos constantemente, es menos estable que el viejo papel moneda.

15. NUEVAS CATEGORÍAS. La última década y media ha sido especialmente triunfal para los derechos (y para la visibilidad) de los (y las) homosexuales en el mundo. Por poner un ejemplo: hace 15 años solo Holanda y Bélgica autorizaban el matrimonio entre personas del mismo sexo; España fue el tercer país y desde entonces se han sumado 22 más.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios