Así visten las musulmanas modernas (y ricas)

  • Pantalla completa
Traje de chaqueta bicolor
1 de 18
Comparte la fotografía
Traje de chaqueta bicolor

Diseño de Haslinda Rahim para Blancheur, una de las casas de alta gama más famosas de Malasia. El conjunto se llama 'Freedom on the Horizon', realizado en lana y seda. (Haslinda Abdul Rahim)

Triple rojo
2 de 18
Comparte la fotografía
Triple rojo

Diseño de Haslinda Rahim para Blancheur. El conjunto se llama 'Into the Shadows', y consta de vestido, camisa, chaqueta e hijab, en algodón con acabado en seda y neopreno. (Haslinda Abdul Rahim)

Tejido ikat
3 de 18
Comparte la fotografía
Tejido ikat

Conjunto 'Tribalux', de Itang Yunasz, de Indonesia, con abaya de satén de seda como tocado, acompañado de joyas de MannaQueen para Itang Yunasz. La modelo es la reputada maniquí Halima Aden. (Sebastian Kim. Cortesía del Museo de Bellas Artes de San Francisco) 

Vestido de encaje
4 de 18
Comparte la fotografía
Vestido de encaje

Conjunto 'US Constitution and First Amendment', de Céline Semaan, de Indonesia, para Slow Factory. El turbante es de algodón y seda, y la chaqueta de poliéster. La modelo es Halima Aden. (Sebastian Kim. Cortesía del Museo de Bellas Artes de San Francisco) 

Flecos de colores
5 de 18
Comparte la fotografía
Flecos de colores

Conjunto de Dian Pelangi, de Indonesia, llamado 'Co-Identity'. Se trata de un vestido largo con flecos y cuello de tortuga, acompañado por un turbante con aplicaciones. Modelo, Halima Aden. (Sebastian Kim. Cortesía del Museo de Bellas Artes de San Francisco)

Abrigo túnica
6 de 18
Comparte la fotografía
Abrigo túnica

El conjunto 'Two-Tone Crepe Snood', de Faiza Bouguessa, está producido en EAU utilizando crepé de poliéster, satén y lino. (Faiza Bouguesa)

Negro sobre blanco
7 de 18
Comparte la fotografía
Negro sobre blanco

Conjunto de Faiza Bouguessa –realizado en EAU– compuesto por vestido camisero y túnica negra con mangas abotonadas, en viscosa y algodón. (Faiza Bouguesa)

Terciopelo bordado
8 de 18
Comparte la fotografía
Terciopelo bordado

Conjunto de caftán, top, túnica exterior, botas legging, pañuelo y cartera, de Itang Yunasz. Joyas de MannaQueen para Itang Yunasz. (Itang Yunasz)

Galáctica
9 de 18
Comparte la fotografía
Galáctica

Conjunto de Bernard Chandran, que consta de vestido, pantalón y top interior –todo de punto de seda bordado con cristal de Swarovski–,  que recuerda poderosamente a las creaciones de Hussein Chalayan. No en vano, Chalayan, afincado en Londres desde hace décadas, es de origen turco-chipriota. (Bernard Chandran)

Sobriedad y belleza
10 de 18
Comparte la fotografía
Sobriedad y belleza

Conjunto de Bernard Chandran, que consta de abaya, camisa y falda, y pertenece a la colección 'Pentag Raya'. (Bernard Chandran)

Superposiciones
11 de 18
Comparte la fotografía
Superposiciones

Conjunto de la colección 'Dian Pelagni Alurrealist', de Dian Pelangi, para la New York Fashion Week de 2017. Consta de gorro, pañuelo, top, chaqueta, camisa y pantalones. (Dian Pelangi)

Contrastes
12 de 18
Comparte la fotografía
Contrastes

Creación de Dian Pelangi para la New York Fashion Week de 2017. (Dian Pelangi. Cortesía del Museo de Bellas Artes de San Francisco)

Fusión
13 de 18
Comparte la fotografía
Fusión

Conjunto de Langston Hues –cuyo nombre completo es Mohamed Sheldon Langston–, nacido en EEUU en 1988. Su ropa está concebida siguiendo sus tradiciones familiares, pero adaptándola a la vida urbana americana. (Langston Hues)

Efecto óptico en blanco y negro
14 de 18
Comparte la fotografía
Efecto óptico en blanco y negro

Vestido 'Geometric Abaya' con cinturón, de Faiza Bouguessa, de fuerte impacto óptico. La diseñadora, nacida en Francia en 1983, desarrolla su marca en Emiratos Árabes Unidos. (Faiza Bouguesa)

Desde París
15 de 18
Comparte la fotografía
Desde París

Vestido túnica de Yves Saint Laurent concebido tanto para mujeres árabes como occidentales. Sin renunciar a su estilo único, Saint Laurent investigó en el vestuario de las mujeres rusas, chinas y, desde luego, árabes. (Guy Marineau)

Desde Londres
16 de 18
Comparte la fotografía
Desde Londres

Blusa y falda de la diseñadora inglesa Mary Katranzou, famosa por sus estampados, aquí imitando el efecto de plumas exóticas. Se acompaña de turbante gris. (Brian Daly)

Cuando Occidente mira a Oriente
17 de 18
Comparte la fotografía
Cuando Occidente mira a Oriente

Dos conjuntos del diseñador inglés Peter Piloto, en mezcla de seda, viscosa y lino. Se venden a través de la tienda online The Modist. Pendientes de Mónica Sordo. (Brian Daly)

Cómo se definen las mujeres musulmanas por su vestimenta, cómo expresan la naturaleza multifacética de sus variadas identidades, se refleja en la gran exposición ‘Modas musulmanas contemporáneas’, que se celebra en el Museo de Bellas Artes de San Francisco hasta el 6 de enero. Todas las imágenes de esta galería se exponen en la muestra.

Marcas como Blancheur, Faiza Bouguessa, Itang Yunasz, Dian Pelangiy, Bernard Chandran destacan por su creatividad. En ocasiones, se trata de creadores musulmanes nacidos en Francia, Inglaterra o EEUU, como Langston Hues, que han contribuido a conformar un código de vestimenta que fusiona los patrimonios textiles de sus países de origen con la moda occidental, pero con una estética más pudorosa.

Por otra parte, marcas europeas de prestigio, desde Yves Saint Laurent, han demostrado históricamente la capacidad de modificar sus creaciones para satisfacer las necesidades de sus clientes musulmanas.

Entre las generaciones más jóvenes de diseñadores occidentales que adaptan sus diseños a estas necesidades se cuenta la marca española Delpozo, las británicas Mery Katranzu, Erdem, Peter Pilotto, Christopher Kane, y otras de gran renombre como Valentino, Gucci, Lanvin o Marc Jacobs. Por su parte, cadenas como Mango o Zara, llevan años retocando sus patrones (añaden mangas, alargan bajos) para los países de mayoría islámica. 

Queda demostrado que del ‘superlujo’ al ‘low cost’, todo el sector de la moda se está volcando en el lucrativo mercado del ‘estilo púdico’, pensando sobre todo en las jóvenes musulmanas. Pues según un informe de Thomson Reuters, el mercado de la ‘moda púdica’ crecerá hasta los 484.000 millones de dólares para 2019, apoyado sobre todo en las consumidoras musulmanas.

Por ello, el minorista de lujo online The Modist el nuevo portal de moda de gama alta, inspirado en el modelo de Net-a-porter, otorga libertad de elección de la mujer a pesar de tener distintos orígenes, culturas y estilos de vida. Su fundadora insiste en la importancia de separar elementos como el hiyab, la abaya o cualquier otra prenda que se use por preceptos religiosos, del gusto por usar una moda más recatada y de acuerdo con sus costumbres.

Para muchos musulmanes, vestirse visiblemente islámico, pero muy a la moda, es una forma de promover una conciencia positiva de su cultura en medio de los prejuicios contra los musulmanes.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios