Hotel Abama: el lujo más elegante (y natural) del Ritz de Tenerife

  • Pantalla completa
1 de 11
Comparte la fotografía

Entrada del Hotel Abama, una ciudadela mágica de edificios moriscos interconectados en la que se combina la arquitectura modernista con las tradiciones norafricanas y los principios de la antigua China.

2 de 11
Comparte la fotografía

La piscina y lo que la rodea es uno de los principales atractivos del hotel, que cuenta también con un lujoso spa y tratamientos excepcionales, así como el circuito de 'Wellness Experience'.

3 de 11
Comparte la fotografía

El hotel The Ritz-Carlton, Abama cuenta con una ubicación estratégica en Tenerife, la isla de la Eterna Primavera, donde disfrutar de más horas de sol que en cualquier otra parte de España.

4 de 11
Comparte la fotografía

El resort cuenta con un campo de golf, par 72, diseñado por la leyenda de este deporte Dave Thomas.

5 de 11
Comparte la fotografía

Baño turco en el galardonado spa del The Ritz-Carlton Abama. 

6 de 11
Comparte la fotografía

Villas, suites y habitaciones dobles componen una oferta del lujo completyada con 13 aclamados restaurantes y bares.

7 de 11
Comparte la fotografía

Vista del hall del hotel. 

8 de 11
Comparte la fotografía

Espectaculares vistas al océano hacen de la experiencia de Abama algo estimulante para cualquier fecha del año.

9 de 11
Comparte la fotografía

En Abama podemos, además, encontrar una variada oferta gastronómica: desde los más sofisticados restaurantes hasta los más sencillos a pie de playa o piscina, pero siempre con impecable materia prima.

10 de 11
Comparte la fotografía

El paisaje volcánico de las Islas Canarias también ha servido de inspiración para los dos restaurantes en Tenerife galardonados con estrellas Michelín: M.B y Kabuki. En ellos, los huéspedes pueden degustar creativos menús de cocina de autor o japonesa con fusión mediterránea que resaltan las características únicas de los sabores de cada ingrediente.

The Ritz-Carlton Abama es un lujoso resort canario ubicado en un enclave natural tinerfeño con 160 hectáreas de vegetación subtropical. Sin construcciones alrededor que perturben las vistas a la montaña, los palmerales y la isla de la Gomera.

Al llegar, el coche se aparca para desplazarnos en carritos de golf o en un funicular que baja hasta una recóndita playa con piscinas naturales. 'Slow travel' es una de las máximas de este hotel con una larga lista de posibilidades deportivas, gastronómicas y relajantes.

[Le puede interesar: Los secretos del éxito gastronómico de Tenerife]

Aquí el móvil y el ordenador sobran, De hecho, uno de sus programas más demandados es el détox digital, así como su galardonado spa, cuyos tratamientos vigorizantes están inspirados en los pilares del bienestar y en ingredientes autóctonos de esta isla volcánica, desde cultivos como papaya, aloe vera o bananas, hasta piedras volcánicas.

Con dos estrellas Michelin, la cocina de autor de Martín Berasategui ofrece la gastronomía vasca en MB. El restaurante Kabuki, también con una estrella Michelin, invita a aproximarse a la cocina japonesa de otra forma. Recientemente, el hotel ha inaugurado The Club Level, 20 habitaciones con servicio personalizado y amplia oferta gastronómica disponible todo el día en este club privado en una planta del edificio principal. 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios