Navegación tranquila: los mejores barcos híbridos del momento

  • Pantalla completa
Frauscher 750 ST. Tropez
1 de 12
Comparte la fotografía
Frauscher 750 ST. Tropez

El astillero austriaco Frauscher tiene una larga tradición en el campo de las canoas automóviles. Las necesidades ambientales de muchos lagos alpinos, donde la navegación con motor de combustión interna está prohibida, le empujó a crear lanchas de propulsión eléctrica como el modelo 75 St Tropez, elegante y de estética clasicista, con excelentes acabados artesanales. Su único eje rígido y su motor eléctrico de 60 Kw le permite una ágil y silenciosa navegación.

Frauscher 750 ST. Tropez
2 de 12
Comparte la fotografía
Frauscher 750 ST. Tropez

Eslora 7,52 m + Manga 2,25 m + Desplazamiento 1,6 TM Motor máximo 60 Kw

Williams 28
3 de 12
Comparte la fotografía
Williams 28

Este elegante commuter heredero de la tradición de la costa este de los Estados Unidos es construido por un pequeño astillero familiar de Mount Desert, en Maine. El casco y la cubierta son de fibra de vidrio forrada de madera; sus líneas de agua son clásicas con quilla corrida y codastre para el timón y dispone de motor central y transmisión por eje rígido y una amplia bañera con dos butacas de teca.

Williams 28
4 de 12
Comparte la fotografía
Williams 28

Eslora 8,53 m + Manga 2,90 m + Desplazamiento 4,3 TM + Motor 260 CV

Hardy 36 DS
5 de 12
Comparte la fotografía
Hardy 36 DS

Pequeño trawler de aspecto marinero y robusto que también puede alcanzar velocidades nada desdeñables. Sobre cubierta aparece la amplia caseta central, con timonera en babor y comunicado con cubierta por dos puertas. El salón, con un confortable sofá, ocupa el resto del espacio de la caseta. Bajo cubierta, en proa está el camarote doble, junto a un cuarto de baño y una cocina bien dimensionada.

Hardy 36 DS
6 de 12
Comparte la fotografía
Hardy 36 DS

Eslora 11,60 m + Manga 3,8 m + Desplazamiento 8,25 TM + Motor 2 x 220 CV.

Greenline 40
7 de 12
Comparte la fotografía
Greenline 40

Un elegante trawler de mediana eslora, marinero, confortable y moderno, dotado de un sistema de propulsión híbrido que combina motores diesel con eléctricos, lo que reduce de forma destacable el consumo de gasóleo y aumenta la autonomía. La navegación eléctrica resulta silenciosa y sosegada, con un andar de hasta seis nudos. El Greenline 40 es, ante todo, un crucero a motor, pensado para realizar largas travesías con ritmo pausado pero marchoso.
 

Greenline 40
8 de 12
Comparte la fotografía
Greenline 40

Eslora 11,99 m + Manga 4,25 m + Calado 0,85 m + Desplazamiento 8 TM + Motor máximo Diesel 2 x220 CV / Eléctrico 2x10 Kw.

Dale Nelson Classic 45
9 de 12
Comparte la fotografía
Dale Nelson Classic 45

Un moderno crucero a motor de semidesplazamiento y cuidada estética clasicista que tiene fama de buen navegar, capaz de cubrir unas 500 millas sin reportar con una marcha confortable en torno a los 14 nudos. 

Dale Nelson Classic 45
10 de 12
Comparte la fotografía
Dale Nelson Classic 45

Primorosamente construido, dispone de un confortable interior, con una gran cámara para el propietario y en segundo camarote doble. Sobre cubierta y en la caseta, se encuentra un amplio salón y la timonera, con diferentes sistemas eléctricos que permiten modificar el espacio. Las líneas de agua son redondeadas lo que favorece una navegación cómoda y estable a velocidades medias.

Dale Nelson Classic 45
11 de 12
Comparte la fotografía
Dale Nelson Classic 45

Eslora 14,05 m + Manga 4,36 m + Desplazamiento 15 TM + Motor 2 x 400 CV.

Para navegar a motor no es preciso disponer del barco con más caballos del puerto, ni cruzar las tranquilas aguas del Mediterráneo a 35 nudos para llegar antes a la cala soñada. La prisa y el ocio y la prisa y la navegación no son necesariamente compatibles, a no ser que hablemos de la competición pura.

Cientos de caballos, miles de litros de combustible, decenas o centenares de miles de euros para navegar a toda máquina 20 millas es algo desproporcionado. Con mucho menos motor y emitiendo mucho menos CO2, podemos alcanzar el mismo fondeadero y llegar pletóricos después de una singladura en armonía con la mar. Los barcos a motor tranquilos, que no sueñan con el planeo, suelen disponer de mucho mayor alcance, con lo que podemos emprender travesías impensables para la mayoría de barcos de carena planeadora.

Los barcos tradicionales, como los llauds menorquines o sus primos de otras zonas del Mediterráneo, pueden ser siempre una opción. O los cascos de semidesplazamiento, que se comportan mejor a velocidades medias. Algunos ejemplos figuran en esta selección, todos ellos de estética refinada, clásica y elegante. Podemos elegir, además, las motorizaciones más razonables, lo que nos puede suponer notables ahorros de inversión, mantenimiento y consumos.

Una opción que debería cobrar fuerza, especialmente en este concepto de navegación tranquila, es la de los barcos dotados de propulsores híbridos, que combinan los motores diésel con eléctricos y baterías para acumular la electricidad. A esta tecnología le queda aún camino por recorrer, pero ya existen ofertas interesantes en el mercado, que incluyen un aumento notable en la autonomía de los barcos.

En el mercado español, solamente el astillero esloveno Greenline apuesta en la actualidad de forma decidida por los yates híbridos a motor: construye cinco modelos, con esloras entre 10 a 20 metros largos, y tiene en preparación un par más de ejemplares.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios