Los artesanos españoles que mantienen vivas las tradiciones milenarias

  • Pantalla completa
Cerámica
1 de 12
Comparte la fotografía
Cerámica

José Ángel Boix, ceramista en Agost (Alicante), es uno de los artesanos que glosa el libro España a mano.

Cerámica
2 de 12
Comparte la fotografía
Cerámica

“La cerámica y la cestería fueron seguramente las primeras artesanías desarrolladas por el ser humano, en la era recolectora, como un modo de contener líquido o frutos. Probablemente el de la cerámica fue un encuentro casual, cuando, al provocar un fuego sobre el terreno arcilloso, el barro se endureció y adquirió una resistencia asombrosa. Otras situaciones azarosas hicieron que el barro, junto con arenas con contenido en sílice y óxido de plomo, se recubriese de una superficie vítrea que lo convierte en un contenedor impermeable. O sirvieron para descubrier las distintas tierras y pigmentos, en apariencia de colores terrosos, pero que horneados cambian a brillantes colores que se mantienen estables en el tiempo. El arte de la cerámica reside en controlar esos encuentros casuales, esas combinaciones mágicas entre materiales y temperaturas que hacen que el abrir el horno de un alfarero sea siempre un momento de tensión, emoción y sorpresa”. Álvaro Catalán de Ocón, diseñador.

Cuero
3 de 12
Comparte la fotografía
Cuero

Fundado en los años 50 del siglo pasado, el taller cordobés Meryan está especializado en la realización de cordobanes y guardamecíes, bellísimas filigranas labradas en cueroque ya casi nadie sabe cómo trabajar. Un valiosísimo conocimiento por el que Loewe los fichó hace cinco años para decorar con cueros repujados una colección de bolsos, carteras y cinturones inspirados en este arte centenario. Meryan ha recuperado esta técnica que desarrolla en una casa cerca de la mezquita cordobesa en la que vende artículos para decoración y complementos. En la imagen, uno de los trabajos de Meryan, en Córdoba.

cuero
4 de 12
Comparte la fotografía
cuero

'España a mano' también recoge la labor de otros artesanos del cuero como Norman Vilalta, un abogado argentino que confecciona en Barcelona zapatos a medida; José Luis Bazán, en Ronda (Málaga), que creó también para Loewe el Proyecto Bowls, con cuencos y boles hechos de cuero; Guarnicionería López, en Sevilla, especializado en artículos de caza y relacionados con el caballo, además de en zapatería a medida; o Manuel Cejudo, que mantiene la tradición de la bota campera de en Valverde del Camino (Huelva). En la imagen, Proyecto Bowls, del taller de José Luis Bazán, en Ronda (Málaga), en colaboración con Loewe.

Madera
5 de 12
Comparte la fotografía
Madera

En un mundo en el que “la industria va perdiendo poco a poco su hegemonía”, según escribe el arquitecto Pedro Feduchi en el libro, crece la figura del artesano para crear, por ejemplo, mesas de madera maciza natural como las que comercializa Arkaia, en Vitoria y Bilbao, firmadas, numeradas y convertidas en objetos únicos dotados de alma. Paco Luis Martos, en Úbeda, Jaén, ha abierto una oficina en Los Ángeles (California) ante el éxito en el exterior de sus artesanados de influencia islámica, y David Santiago, aficionado a los fogones tanto como a la madera, que comenzó construyendo para su uso personal palas para hornear, acabó cediendo a las peticiones de sus colegas para producir toda suerte de útiles de cocina, enteramente hechos a mano y de madera noble. En la imagen, uno de los utensilios de cocina que fabrica David Santiago, en Valdeprado del Río (Cantabria).

Vidrio
6 de 12
Comparte la fotografía
Vidrio

“Ver el proceso de producción del vidrio soplado es como asistir a un espectáculo de magia –dice Paloma Cañizares, arquitecta, en el libro–. A partir de una bola de vidrio incandescente se van formando los objetos. El tiempo es un elemento más con el que se trabaja, pues el conjunto se va enfriando y mientras se sopla se hacen postas, se modela y se recorta. Todo, a una temperatura infernal en un trabajo que requiere fuerza, destreza, velocidad y mucha técnica”. En la imagen, vajillas de vidrio de Luesma & Vega, en Molins de Rei (Barcelona).

Metal
7 de 12
Comparte la fotografía
Metal

“Un material contemporáneo con corazón histórico”. Teresa Sapey, arquitecta, tiene en el metal uno de sus materiales favoritos para diseñar, proyectar y construir, porque “es duro y blando a la vez; dúctil y moldeable pero a la vez rígido” y porque “admite toda la paleta de colores”. España, con la forja como gran tradición, es uno de los países en los que más se trabaja el metal. Forja Tiznajo, en Jaén, sigue la tradición aún con técnicas milenarias, mientras José Juan Sosa, en Gáldar (Las Palmas de Gran Canaria), y Pallarés, en Solsona (Lérida), fabrican cuchillos artesanales. Las motocicletas de El Solitario, en Rías Bajas (Galicia) o las bicis de Arregui Velázquez, en Madrid, son auténticas joyas sobre dos ruedas. En la imagen, una de las piezas de joyería de Majoral, en Barcelona y Formentera.

Textil
8 de 12
Comparte la fotografía
Textil

Fundado en 1930, el taller Mantas Ezcaray fabrica bufandas y mantas de lujo en mohair, alpaca y cachemir con técnicas tradicionales, como la que consiste en lograr la sedosidad de las fibras pasando la tela por un rodillo de cardos naturales. Esta empresa familiar, que utiliza aún telares del siglo XVIII, colabora con firmas como Céline, Loewe, Hermès o Carolina Herrera. En la imagen, taller de Teixits Riera, en Lloseta (Mallorca).

Textil
9 de 12
Comparte la fotografía
Textil

En Sevilla se sitúa Fernández y Roche, establecida en 1885 y ahora la única fábrica integral de sombreros de España; y en Tolosa (Guipúzcoa), Boinas Elósegui, que actualmente produce unas 70.000 al año –de las que exportan entre un 20 y un 25%– frente a los dos o tres millones de la que fue su época dorada, entre 1900 y la Guerra Civil española. En la imagen, La Alpujarreña, en La Zubia (Granada).

Piedra
10 de 12
Comparte la fotografía
Piedra

La baldosa hidráulica, las piezas coloridas y geométricas que alfombraron en su día las casas modernistas, viven una segunda vida gracias al empeño de renovación de empresas como Huguet. Fundada en 1933 en Mallorca mantiene el proceso tradicional de elaboración –tres capas en cada baldosa hecha a mano– y se ha aliado con grandes nombres como Carme Pinós, Herzog & de Meuron o David Chipperfield en la elaboración de nuevas piezas. Ahora, sus baldoas visten los suelos de flamantes edificios como la Filarmónica de Szczecin, en Polonia, o el Fórum de Barcelona. En la imagen, baldosas hidráulicas de Huguet, en Campos (Mallorca). Las de círculos rojos y rectángulos irregulares azules, son de Sybilla para Huget.

Fibras naturales
11 de 12
Comparte la fotografía
Fibras naturales

Materiales poco tratados, procedentes del entorno natural, que tejen objetos vivos que evolucionan con el tiempo adquiriendo diferentes pátinas y colores. Pocos procesos creativos recrean mejor la sintonía del ser humano con su entorno. “El trabajo con fibras naturales –dice el diseñador industrial Martín Azúa en 'España a mano'– demuestra que extraer recursos de la naturaleza es un modo de convivir con ella, de comprenderla y de cuidarla. Las fibras reivindican la sensorialidad de un entorno tradicional en el que la textura, el olor, el color, el sabor, el sonido... nos recuerda su origen”. En la imagen, alfombras de Antonio Molina, en Blanca (Murcia).

Un recorrido por el territorio español, a través de una meticulosa selección de fotografías y textos, para plasmar la habilidosa labor de los artesanos que mantienen aún vivas tradiciones milenarias. Así se presenta el libro 'España a mano. Guía de talleres artesanos', editado por La Fábrica, que recopila más de 80 talleres de todo el país y que se divide en nueve secciones según el material empleado y el campo de trabajo: fibras naturales, cerámica, metal, vidrio, piel, piedra, madera, textil y gastronomía.

La impulsora del proyecto, Macarena Navarro-Reverter, licendiada en Historia del Arte y crítica de arte, pretende con este proyecto, tras el que se esconde una larga investigación y miles de kilómetros recorridos, “reinvindicar un lugar de honor para los artesanos en el universo del diseño, pues en los objetos hechos a mano reside la esencia del lujo”.

Pero no solo inspira al proyecto un afán meramente testimonial o compilatorio, también pretende servir de “aliciente para recorrer España en busca de productos excelentes, a años luz de la masificada producción en serie”. Incluso incorpora una invitación a un futuro quizás diferente al constatar que la guía “se hace eco de un movimiento mundial que, sosegadamente pero con paso firme, apuesta por rejuvenecer la artesanía local y ofrecer a las nuevas generaciones un medio de vida que les haga partícipes de su tradición y su historia”.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios