Quinceañeras en Cuba. El rito iniciático del retrato como mujer

  • Pantalla completa
CERCA DEL COLEGIO
1 de 9
Comparte la fotografía
CERCA DEL COLEGIO

Arlett Acosta Fajardo, La Habana, Marianao, Santa Felicia, 2016. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

 

DOS HERMANAS
2 de 9
Comparte la fotografía
DOS HERMANAS

Damay y Yamay Gómez Hernández, La Habana, Plaza de la Revolución, Nuevo Vedado, 2015. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

FIN DE SIGLO
3 de 9
Comparte la fotografía
FIN DE SIGLO

Daniela Lucrecia Márquez Rivero, La Habana, Centro Habana, Colón Tacón, 2015. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

PRINCESA EN CUBA
4 de 9
Comparte la fotografía
PRINCESA EN CUBA

Habana, La Habana Vieja, Belén, 2016. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

DOBLE AL ROJO
5 de 9
Comparte la fotografía
DOBLE AL ROJO

Kiara Isabel & Karla Amelia Soliño González, La Habana, Plaza de la Revolución, Nuevo Vedado, 2016. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

EN LA PISCINA
6 de 9
Comparte la fotografía
EN LA PISCINA

Loipa de la Caridad Del Castillo Pérez, La Habana, Plaza de la Revolución, El Carmelo, 2015. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

FUERTES CONTRASTES
7 de 9
Comparte la fotografía
FUERTES CONTRASTES

Aurora Flechilla Sobrino, La Habana, Habana del Este, Cojimar, Estadio Panamericano, 2016. © Frank Thiel. Cortesía del artista y la galería Blain|Southern

EL AUTOR
8 de 9
Comparte la fotografía
EL AUTOR

Frank Thiel, retratado por Krystian Geyr

Conocido por las fotografías que documentaron la transformación de Berlín después de la reunificación de Alemania, el fotógrafo Frank Thiel retoma, con su exposición ‘Quinceañeras’, el arte del retrato, por primera vez en más de 20 años. La exposición examina la tradición de la celebración de la mayoría de edad en Cuba en torno al decimoquinto cumpleaños con imágenes de gran formato en color.

Siempre interesado por las mutaciones sociales, Thiel utiliza la celebración de los quince años de las chicas cubanas como metáfora de una cultura rica en patrimonio que se enfrenta a un cambio de mentalidad, creando el retrato de una generación de mujeres jóvenes que exploran una nueva vida. "Con las reformas de Raúl Castro, se ha pasado de una sociedad inmóvil a un mundo mucho más conectado. Esto se ha vivido como un shock entre sus habitantes. Desde la aparición de los primeros accesos a wifi, las imágenes han comenzado a invadir las calles de La Habana", declara el fotógrafo.

En toda América Latina, el decimoquinto cumpleaños de una niña es un importante rito de iniciación y una celebración de su transición a la edad adulta. Si bien cada país tiene sus propias tradiciones, una parte esencial de las festividades es el retrato idealizado realizado por fotógrafos profesionales, que a menudo pretenden reproducir el mundo de fantasía representado en las revistas de moda. "Para ellas y sus familias, este momento señala uno de los días más importantes de su vida. Prácticamente, en todas las casas cubanas se exhiben estos retratos como una manera de escapar de la realidad", explica Thiel.

Los retratos de Thiel, de una generación de mujeres nacidas en el año 2000, toman un enfoque diferente mostrándolas en una postura única y consistente, en una variedad de contextos cotidianos donde las jóvenes aparecen ataviadas con el vestido de sus sueños, siempre con volantes desde las caderas, escote palabra de honor ­–como un cruce del vestido de flamenca pasado por Hollywood­–, en tejidos brillantes, colores luminosos y tocadas invariablemente con una diadema de fantasía.

Para ello trabajó durante un período de dos años en estrecha colaboración con su equipo cubano y las familias de las jóvenes, y las fotografió en sus propios barrios en La Habana. Las localizaciones elegidas, sin adornos, actúan como contrapunto a la idea a menudo nostálgica o romántica de la ciudad y la vida de sus habitantes.

Thiel representa a Arlett Acosta Fajardo, por ejemplo, en una parada de autobús, mientras que las personas en el fondo esperan su transporte público local. Daniela Lucrecia Márquez Rivero se detiene frente a una tienda abandonada en el centro de La Habana. El letrero detrás suyo dice ‘Fin de Siglo’. Y en todas ellas, Thiel crea una atmósfera que muestra tanto a las jóvenes como a una nación que se enfrenta a un futuro incierto.

El interés de Thiel por la transformación es omnipresente en todo su trabajo, desde su preocupación por la post reunificación berlinesa hasta los glaciares de la Patagonia. ‘Quinceañeras’ combina varios elementos que describen su práctica artística hasta la fecha: la arquitectura, el momento de transición y las realidades sociopolíticas.

Frank Thiel nació en Kleinmachnow (cerca de Berlín), en la antigua Alemania del Este en 1966, y se mudó a Berlín Occidental en 1985. Estudió fotografía en la universidad antes de matricularse en la Universidad de las Artes de Berlín en 1989.

Es conocido por sus fotografías de dimensiones monumentales que representan la transformación topográfica y arquitectónica de Berlín después de la reunificación de Alemania. El punto de partida de sus fotografías suele ser un largo período de investigación. El proyecto ‘Los Aliados’ comenzó justo después de la reunificación en 1990 y no se completó hasta 1994. Esta fue su primera serie de retratos, que suposo fotografiar a unos 200 exsoldados aliados antes de que dejaran Berlín. En 2011, fotografió glaciares en la Patagonia argentina impresionado por la belleza y la fragilidad del paisaje, y el constante estado de flujo, lo que le llevó a producir una serie de imágenes que son las de mayor formato hasta la fecha.

Frank Thiel ‘Quinceañeras’. Hasta el 23 de junio de 2018, en la galería Blain Southern, de Berlín.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios