Así se construye el Porsche que competirá en las 24 Horas de Le Mans

  • Pantalla completa
1 de 12
Comparte la fotografía

La producción de estas exclusivas unidades de competición se realiza en el centro de Porsche Motorsport, en Weissach. Hasta la fecha se han fabricado cuatro unidades para el equipo oficial y siete más que se han puesto a disposición de equipos privados cuidadosamente seleccionados. En las 24 Horas de Le Mans 2018 competirán diez de ellos, cuatro en la categoría LMGTE Pro y seis en LMGTE Am.

2 de 12
Comparte la fotografía

En la construcción del 911 RSR se parte de la carrocería desnuda de aluminio de un Porsche 911 de calle, sin los paneles exteriores.

3 de 12
Comparte la fotografía

Aprovechando el reglamento, los ingenieros de Porsche han reubicado el motor, situándolo por delante del eje trasero, gracias a lo cual se consigue más espacio para los elementos aerodinámicos y un mejor reparto de pesos.

4 de 12
Comparte la fotografía

El trabajo más complicado se realiza en la parte trasera, para poder reubicar el motor, la transmisión y los soportes de la suspensión posterior. En el 911 RSR se parte del motor GT3, pero colocado por delante del eje trasero y en posición longitudinal.

5 de 12
Comparte la fotografía

La caja de cambios secuencial se ancla detrás del motor a través de una nueva carcasa de magnesio. Todo esto hace que el eje trasero vaya colocado en una posición 6,6 cm más retrasada que en un Porsche 911 de calle, lo que también aumenta la distancia entre ejes y configura una carrocería 5,8 cm más larga (4,55 metros de longitud sin alerones y difusor).

6 de 12
Comparte la fotografía

El nuevo reglamento LMGTE permite mucho desarrollo aerodinámico en los coches y Porsche Motorsport ha trabajado a fondo en el 911 RSR para conseguir la máxima eficacia en este terreno. Todas las partes exteriores de la carrocería son de fibra de carbono y en su diseño también se ha tenido en cuenta la reducción de los tiempos de reparación en carrera, con sistemas de desmontaje rápido.

7 de 12
Comparte la fotografía

El Porsche 911 RSR está construido con 5.342 piezas y componentes. De éstas, 3.646 son necesarias para crear el vehículo, 1.282 para el motor y 414, para la transmisión.

 

8 de 12
Comparte la fotografía

El principal motivo que llevó a los ingenieros a adelantar el motor fue dejar espacio para un enorme difusor trasero, que aumenta mucho la carga aerodinámica y trabaja en conjunto con el alerón posterior y el faldón delantero.

9 de 12
Comparte la fotografía

Nuevas tecnologías y avances en ayudas la conducción se prueban también bajo las condiciones extremas de la competición de primer nivel, antes de llegar a la gama Porsche de carretera.

10 de 12
Comparte la fotografía

El motor bóxer de 4 litros atmosférico y 510 CV que emplea el 911 RSR es hasta 40 kg más ligero que un motor turbo equivalente, lo que redunda en un mejor reparto del pesos y un centro de gravedad más bajo. Además, el motor atmosférico ofrece más posibilidades de evolución a los ingenieros, su refrigeración es más sencilla y se asegura la fiabilidad al tener menos sistemas que puedan generar problemas en carrera. En la imagen, el innovador tunel de viento.

11 de 12
Comparte la fotografía

El primer 911 RSR de motor central completado en 2017 realizó una increíble prueba de resistencia para comprobar su fiabilidad, llevando al límite todas las piezas. Hizo un simulacro de carrera de 50 horas sin parar en el bacheado y técnico circuito de Sebring, en Florida.

Las siglas RSR nacieron en 1973, cuando Porsche decidió participar por vez primera de forma oficial con el 911 en Le Mans y creó una unidad especial para competición que no estaba homologada para carretera. El actual Porsche 911 RSR es la evolución más extrema de ese concepto, un desarrollo que ha venido determinado por la normativa LMGTE.

Los 911 RSR que participarán en las 24 Horas de Le Mans de 2018 contarán con un avanzado sistema de alerta anticolisión con radar. Este sistema informa al piloto de la aproximación de otros coches, de su dirección y velocidad, y avisa antes de una posible colisión, algo de esencial ayuda con las grandes diferencias de velocidad que hay en Le Mans entre los LMGTE y los prototipos.

 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios