Royal Salute: la destilería que elabora los whiskies de la Familia Real británica

  • Pantalla completa
1 de 10
Comparte la fotografía

Exterior de la destilería original de Royal Salute, aún en funcionamiento en las Highlands

2 de 10
Comparte la fotografía

Una de las salas de la exposición que muestra la historia de la firma

3 de 10
Comparte la fotografía

El maestro mezclador de la casa, Colin Scott, durante una cata. Desde la diversificación de la marca, a mediados del siglo pasado, tan sólo cuatro personas (incluyendo Scott) han desempeñado esa función en Royal Salute: Charles Julian (1949-1960), Allan Baillei (1960-1966), Jimmy Lang (1966-1989).

4 de 10
Comparte la fotografía

Mucho ha llovido sobre las aguas puras y procelosas del río Spey desde que, en 1801, dieran señales de vida por allí los hermanos James y John Chivas, que siguen dando a Royal Salute la rúbrica fundacional. Sin embargo, el proceso de elaboración de sus whiskies mantiene viva una tradición centenaria.

5 de 10
Comparte la fotografía

En el condado de Aberdeen abrieron un almacén de comestibles, cuya especialidad fueron, justamente, sus particulares experimentos con whiskies varios, combinando la malta y la cebada. La popularidad de sus suaves y refinados blended hizo que aquel almacén adquiriera fama en Reino Unido como el “Harrods de las Highlands”. Unas décadas más tarde, a la par que la Reina Victoria les otorgaba la Autorización Real en 1843, los hermanos se convirtieron en los suministradores del Castillo de Balmoral y de los invitados de la realeza.

6 de 10
Comparte la fotografía

En 1953, con motivo de la coronación de Isabel II, sale a la luz el Royal Salute 21 Year Old, con un año de envejecimiento por cada uno de los cañonazos con los que la Marina Real Británica hace su salva de gala para festejar las investiduras de los monarcas y otros grandes acontecimientos.

7 de 10
Comparte la fotografía

Fue una edición limitada de un whisky muy especial, con apenas 2.500 cajas para su distribución mundial, pero constituyó un golpe de efecto decisivo cuya innovación rebasaba el dorado fuego del paladar, en una lujosa síntesis añeja de los mejores whiskies escoceses, para apostarse también en el tacto y la mirada: la elegante botella de porcelana de Flagon, a la vez angulosa y achaparrada, inserta en una bolsa de terciopelo bordada, desde entonces insustituibles como el cuerpo y el alma de Royal Salute.

8 de 10
Comparte la fotografía

Si los poetas definieron el sabor del whisky como una inefable combinación “de madera y sangre”, en el caso de Royal Salute la madera es prodigiosamente noble y la sangre, azul. En sucesivas muestras y catas, Colin Scott da a probar las composiciones más mimadas y exclusivas de la casa.

9 de 10
Comparte la fotografía

En 2010, coincidiendo con el lanzamiento del Royal Salute 62 Gun Salute, Chivas Brothers puso en marcha la campaña ‘La edad importa’ para concienciar a los consumidores de la importancia de los años de madurez indicados en las botellas de whisky escocés. “Para un ‘blended’, el añejamiento es tan esencial como la pureza de los ingredientes”, explica Colin Scott

Royal Salute empieza allí donde los otros terminan”, reza el veterano eslogan de la firma de whisky que, además de ser una de las más veteranas en la región, produce el blend más selecto de las Highlands escocesas. La obtención de su añejo más popular, el Chivas Regal de 12 años, con su inconfundible estuche color plata vieja y que se ha constituido en la insignia de la casa es, desde hace ya más de medio siglo, el punto de partida para una selecta producción y expansión mundial.

¿Qué sabor y textura tendrá la combinación de varias decenas de los más exclusivos whiskies de malta tras envejecer en una barrica de roble por espacio de 21, 38, 50 o 62 años? A semejante reto ha tenido que enfrentarse, cada vez, un único nombre propio. Ése es uno de los grandes distintivos de Royal Salute, sólo un cualificado master blender se encarga de cada edición concreta: Colin Scott.

Procedente de una familia dedicada a la industria del whisky durante varias generaciones y criado en las islas Orkney, este escocés de pura cepa habla de cada una de las prestigiosas modalidades de Royal Salute como si fuesen hijos suyos.

“Dada la calidad de los ingredientes, las claves del éxito para la elaboración de blends está en el control de los tiempos. La selección inicial debe producirse en el momento exacto y es necesaria una nariz refinada, como órgano pero también como experta intuición”, explica quien parece conocer los secretos de esta poesía líquida y ambarina con la misma familiaridad que los verdísimos parajes de donde brota.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios