Goodwood: la historia de la mayor cita de coches clásicos

  • Pantalla completa
1 de 12
Comparte la fotografía

Carrera de sports, en 1954. (Fotografía: Uli Weber)

2 de 12
Comparte la fotografía

Mecánicos ayudan a situar en la pista a varios autos. En primer término, un Maserati Birdcage Tipo 61 de 1968. (Fotografía: Uli Weber)

3 de 12
Comparte la fotografía

El noveno duque de Richmond, Freddie March, que abrió el Goodwood Motor Circuit en 1948, fue también un adiestrado piloto. En la imagen, tras vencer en las Brooklands Double Twelve. (Fotografía: Uli Weber)

4 de 12
Comparte la fotografía

Goodwood atrae a históricos campeones, también de motos. En la imagen, una Kaczor BMW R50 de 1966. (Fotografía: Uli Weber)

5 de 12
Comparte la fotografía

Imagen de un espectacular Maserati 4CLT de 1949. (Fotografía: Uli Weber)

6 de 12
Comparte la fotografía

La histórica torre de control que preside el circuito. (Fotografía: Uli Weber)

7 de 12
Comparte la fotografía

David Morris, ganador en 2013 del trofeo Goodwood para vehículos de entre 1930 y 1950. Él conduce un Era B-Type R11B. (Fotografía: Uli Weber)

8 de 12
Comparte la fotografía

Un Chevrolet Corvette Stingray de 1956, también  en la cita de 2013. (Fotografía: Uli Weber)

9 de 12
Comparte la fotografía

Parrilla de salida, momentos antes de empezar la competición En primer plano, un Ford GT40 P/1085 del año 1968. (Fotografía: Uli Weber)

10 de 12
Comparte la fotografía

Ford GT 40 de 1965. (Fotografía: Uli Weber)

11 de 12
Comparte la fotografía

El volante de un Era B-Type R11B. En el retrovisor, el autorretrato de Uli Weber.

Mirando las fotos de este reportaje uno parece sumergirse entre las páginas de Michel Vaillant, el protagonista de la apasionante saga creada por el maestro francés del cómic Jean Graton y ambientada en el mítico mundo de las carreras de los años 50 y 60.

Esa época en la que ser piloto era un acto heroico, sin la tecnología y la seguridad de ahora, cuando se conducía en contacto con la desnudez de los pistones, los neumáticos rodaban delante de los ojos, los frenos eran poco fiables, los cascos rudimentarios y se llevaban unas gafas y un mono de áspero algodón sin mucha publicidad.

Si Uli Weber, el autor de estas fotos, conoce a Vaillant, seguramente habrá pensado en él. El escenario son la colinas del West Sussex, en el corazón de Inglaterra, en la mansión de la familia de Charles Henry Gordon-Lennox, conde de March y Kinrara. Un aristócrata que fue también un conocido fotógrafo publicitario y que de joven tuvo el honor de hacer los still-life de la película 'Barry Lindon', de Stanley Kubrick.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en Goodwood, así se llama la mansión, el abuelo del conde construyó una pista para los Spitfire de la Raf, que desde allí despegaban para desafiar a los aviones de la Luftwaffe. Hasta 1948, cuando, acabada su función bélica, se construyó alrededor de la pista un circuito para coches. Desde entonces hasta 1966, cuando se cerró por la nuevas normas de seguridad, el circuito fue uno de los más prestigiosos de toda Inglaterra, junto al de Silverstone.

En 1998, la vuelta a la vida. Las estructuras, los paddocks, las pistas, todo se ha conservado como en el pasado. Donde hacía falta se han hecho reformas y se ha pintado respetando las tonalidades de la época. Y también de la época son los coches, que para participar tienen que superar un difícil test de acceso. El espectáculo es asombroso. 

Pero no se trata solo de eso. Goodwood es también un acontecimiento social en el que las personalidades más destacadas de la jet-set lucen ropa de la época, estrictamente anterior a 1966. El tiempo parece haberse parado. Se pueden ver boleros de piel, medias de rejilla, sombreros con velete, amplios sombreros fedora, zapatos derby bicolores y canotiers. El carrito de los helados es original de los años 50, y el catering consiste en el tradicional 'fish and chips' envuelto en papel de periódico. 

El único objetivo de quien participa en estas carreras es ganar. No están allí para desfilar, sino para llegar primeros. El día antes de las carreras tiene lugar una exclusiva fiesta de disfraces, a la que acuden importantes personalidades expresamente invitadas. Después de bailes y jaranas, todo acaba a medianoche, como en 'La Cenicienta': al día siguiente hay que correr. Otra zona vip es la antigua torre de control del aeropuerto, desde la que se disfruta de las mejores vistas. La próxima cita de Goodwood será del 12 al 15 de julio. Mientras tanto, los apasionados del motor pueden ir preparándose con las imágenes que aquí presentamos. 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios