Marrakech: una primavera de lujo

  • Pantalla completa
El Marrakech legendario
1 de 10
Comparte la fotografía
El Marrakech legendario

Cuando se viaja a Marrakech, es imposible dejar de visitar los Jardines de la Menara (en la imagen), tomar el brunch en la terraza del Caravan Serai, cenar en un palacio dentro de la Medina, el Dar Zellij o vivir el ambiente de noche más impresionante, el de la famosa plaza Jemaa El Fna, uno de los mayores espectáculos del mundo por sus comerciantes, contadores de historias, cánticos, animales, fuegos… mezclados en un infatigable bullicio lleno de ajetreo. En la terraza del Café Glacier podrá ser un espectador de lujo.

Royal Palm Marrakech
2 de 10
Comparte la fotografía
Royal Palm MarrakechAbierto hace tan sólo dos años, este hotel tiene la ventaja de no estar en el centro del bullicio de la ciudad y sin embargo encontrarse suficientemente cerca como para disfrutar de ella. Ofrece la ventaja de ser un auténtico oasis que brinda la oportunidad de desayunar desde la habitación mirando el Atlas o zambullirse en una piscina kilométrica, absolutamente maravillosa, en pleno campo. Su campo de golf es una joya, y su Spa de la marca Clarins tiene un pabellón exclusivo donde podrá disfrutar de diferentes tratamientos, así como el hamman más delicioso de la ciudad. El servicio y la decoración del hotel son dignos de mención aparte. Merece la pena visitarlo porque es la auténtica joya de Marrakech. 
Royal Palm Marrakech
3 de 10
Comparte la fotografía
Royal Palm MarrakechAbierto hace tan sólo dos años, este hotel tiene la ventaja de no estar en el centro del bullicio de la ciudad y sin embargo encontrarse suficientemente cerca como para disfrutar de ella. Ofrece la ventaja de ser un auténtico oasis que brinda la oportunidad de desayunar desde la habitación mirando el Atlas o zambullirse en una piscina kilométrica, absolutamente maravillosa, en pleno campo. Su campo de golf es una joya, y su Spa de la marca Clarins tiene un pabellón exclusivo donde podrá disfrutar de diferentes tratamientos, así como el hamman más delicioso de la ciudad. El servicio y la decoración del hotel son dignos de mención aparte. Merece la pena visitarlo porque es la auténtica joya de Marrakech. 
La Mamounia
4 de 10
Comparte la fotografía
La Mamounia

El hotel más representativo de la ciudad de Marrakech, un clásico, al igual que el George V en París o el Waldorf Astoria en Nueva York. Este recién renovado hotel fue en su día el favorito de Winston Churchill, Charles De Gaulle y Franklin Roosevelt. Situado en un lugar emblemático de la ciudad, son característicos sus jardines y su maravillosa piscina. Un lujo maravilloso en un hotel cargado de historia y recuerdos.

La Sultana
5 de 10
Comparte la fotografía
La Sultana

Un hotel pequeño y relativamente moderno al más puro estilo africano y con fuertes rasgos característicos de Marruecos. Situado en el centro de la ciudad, es una pequeña joya. Lo mejor de todo es su maravilloso tejado con su piscina climatizada y sus vistas a los tejados. 

La Villa des Orangers
6 de 10
Comparte la fotografía
La Villa des OrangersSe trata de un antiguo palacio situado en el centro de Marrakech, próximo a la plaza Jemaa el Fna y que forma parte de la prestigiosa cadena Relais Chateaux. Su nombre hace referencia a sus tres patios con naranjos, rodeados de agua, y está enfocado al bienestar. Un auténtico oasis urbano. Tiene 19 habitaciones, todas ellas decoradas con un estilo marroquí-chic, todas con terraza. No podrá perderse su almuerzo en la piscina ni dejar de visitar su hammam, y sus tratamientos de belleza tradicionales.
La Villa des Orangers
7 de 10
Comparte la fotografía
La Villa des OrangersSe trata de un antiguo palacio situado en el centro de Marrakech, próximo a la plaza Jemaa el Fna y que forma parte de la prestigiosa cadena Relais Chateaux. Su nombre hace referencia a sus tres patios con naranjos, rodeados de agua, y está enfocado al bienestar. Un auténtico oasis urbano. Tiene 19 habitaciones, todas ellas decoradas con un estilo marroquí-chic, todas con terraza. No podrá perderse su almuerzo en la piscina ni dejar de visitar su hammam, y sus tratamientos de belleza tradicionales.
Los Riads más exclusivos
8 de 10
Comparte la fotografía
Los Riads más exclusivos Son pequeños tesoros que se sitúan por toda la ciudad, como el Riad Azzar (en la imagen), Riad El Fenn, Riad Enija o los Riad Lotus Ambre y Riad Lotus Perle. Los dos Riads pertenecen a un conocido grupo de hostelería local que se expande por la Medina. Con un ambiente decadente, piezas de decoración de Pop Art, lámparas de cristal de Murano, y a tan solo un minuto de una de las puertas principales de la Medina, ambos Riads son auténticas joyas. Tendrá que reservar con antelación si quiere disfrutar de su estancia y de sus hamman, o entrar en su clubes o restaurantes. En el Riad Lotus Perle es recomendable tomar una bebida en su terraza viendo la mezquita Bab Doukkala.
La oferta gastronómica
9 de 10
Comparte la fotografía
La oferta gastronómicaLa oferta gastronómica de lujo en Marrakech es increíble, desde el Café Arabe (en la imagen) en la Medina, el Kechmara al más puro estilo parisino, el famoso y recién aterrizado bistró francés Le Grande Café de la Poste, el romántico Kosybar para tomar cócteles y el sushi más chic, los restaurantes internacional o marroquí del hotel Royal Palm Marrakech o el Epicurien en el hotel Es Saadi, con su fusión de cocina asiática y francesa o Bô-Zin. 

Marrakech es una ciudad mágica y llena de misterio, un viaje de lujo que a nadie deja indiferente. Cuando se visita por primera vez, siempre se quiere volver, porque Marrakech crea adicción. Un cúmulo inmenso de tradición, cultura, gastronomía y, sobre todo, sensaciones en el que el viajero no pasará por alto ningún detalle. 

Desde visitar de día los emblemáticos Jardines de la Menara a disfrutar de un cielo difícilmente equiparable en las terrazas de los palacios de la Medina, Marrakech se sitúa a la vanguardia en la oferta hotelera, capaz de incorporar novedosas propuestas a cada oferta sin perder su seña de identidad. 

Si lo que se busca son unas vistas de ensueño, refugios como el Royal Palm Marrakech, pionero en "desayunos con vista", o La Sultana, con su tejado con piscina, resultan idílicos. Por supuesto, sin olvidar La Mamounia, el hotel por excelencia de la ciudad. Para los amantes de la gastronomía local, la Medina toma el protagonismo junto al clásico Café Árabe. Si lo que quiere es  disfrutar de los mejores cócteles el siempre elegante e íntimo Kosybar es una magnífica opción. 

Siquieres saber más consulta esta guía de Marrakech

https://www.sientemarruecos. viajes/marrakech/

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios