Un gimnasio en casa: los mejores 'gadgets' deportivos para entrenar

  • Pantalla completa
H/P/Cosmos
1 de 14
Comparte la fotografía
H/P/Cosmos

Longitud, ancho y resistencia de la cinta de correr, ideadas para practicar también esquí de fondo incluso con bastones.

Weba Kayak Ergometer
2 de 14
Comparte la fotografía
Weba Kayak Ergometer

Ideada específicamente para permitir a los deportistas entrenar los movimientos del piragüismo.

Vasa swim ergometer
3 de 14
Comparte la fotografía
Vasa swim ergometer

Para desarrollar la técnica, la resistencia y el estilo en la natación.

Zenith
4 de 14
Comparte la fotografía
Zenith

Edición limitada de 250 unidades diseñada para aficionados a la navegación y expertos marinos.

Vibram Fivefingers
5 de 14
Comparte la fotografía
Vibram Fivefingers

Para recorridos off-road y excursiones en todas las condiciones. Con cómoda plantilla de poliuretano de 4 mm.

Wattbike
6 de 14
Comparte la fotografía
Wattbike

No solo su sensación de realidad; también el hecho de que capture datos hasta cien veces por segundo a través de 39 parámetros, la convirtieron en la bicicleta elegida por la UCI para el entrenamiento en los Juegos Olímpicos de 2016.

Nike
7 de 14
Comparte la fotografía
Nike

La parte superior de estas Lunarepic Flyknit constan de un hilo revestido, duradero y repelente al agua.

Mycicling
8 de 14
Comparte la fotografía
MyciclingCasi 200 ingenieros, diseñadores y todo tipo de expertos trabajan en el departamento de I+D de Technogym, del que salen ideas como este Mycicling. El freno electromecánico sobre el que se apoya la bici controla cada segundo del ejercicio.
CAT S60
9 de 14
Comparte la fotografía
CAT S60

Teléfono todoterreno capaz de aguantar caídas de hasta 1,8 metros de altura, puede sumergirse hasta 5 metros de profundidad durante una hora e integra una cámara térmica que permite la visión en la oscuridad absoluta.

Le coq sportif
10 de 14
Comparte la fotografía
Le coq sportif

Una colección de prendas técnicas y estética retro, para vestir en cualquier momento del día.

Un gimnasio en casa
11 de 14
Comparte la fotografía
Un gimnasio en casa

Si hay algo caracteriza a este siglo es el interés colectivo por sentirse bien y estar en forma. Una ­preocupación capaz de generar toda una “industria del bienestar” que, según plantea el economista Paul Zane Pilzer en su libro 'The wellness revolution', será la tercera trillion-dollar-industry, la tercera industria capaz de generar trillones de dólares.

Un gimnasio en casa
12 de 14
Comparte la fotografía
Un gimnasio en casa

Hoy, gimnasios, dietas, tratamientos, cosmética, cirugía, centros de belleza, spas, turismo de salud, etc., configuran un nuevo estilo de vida. Los gimnasios empiezan a cumplir el papel de los antiguos clubes para caballeros como punto de encuentro y reunión.

Un gimnasio en casa
13 de 14
Comparte la fotografía
Un gimnasio en casa Sin embargo, y a pesar de sus crecientes atractivos, son muchos quienes, se sienten incapaces de acudir al gimnasio. Pero además, la wellness revolution está llegando al terreno doméstico como una nueva forma de hedonismo.

Los gimnasios empiezan a cumplir el papel de los antiguos clubes para caballeros como punto de encuentro y reunión. Sin embargo, y a pesar de sus crecientes atractivos, son muchos quienes, se sienten incapaces de acudir al gimnasio.

Si en los años setenta era el salón el epicentro de la casa, durante los ochenta la atención derivó al dormitorio para, en los noventa, pasar a la cocina. Pues bien, en la presente década el foco de interés doméstico está en el baño. Sólo que éste ha dejado de ser un espacio situado “al fondo a la derecha” y reservado a la higiene diaria, para ampliar su territorio y revisar su concepto. Hoy se entiende como una zona donde desarrollar todo un ritual de bienestar. Un lugar que en muchos casos incluye un espacio extra para hacer ejercicios de entrenamiento, relajación, masaje o meditación.

[Lea aquí: Los gimnasios más exclusivos del mundo]

Si se va usar esta zona exclusivamente como gimnasio, interesa instalar un espejo grande que, además de duplicar el espacio, nos permitirá controlar los ejercicios. No ha de ser ni muy calurosa ni fría, con un grado de humedad medio y sin fuentes directas de calor o aire acondicionado. El tipo de suelo también es importante: lo ideal es que sea de corcho, madera o PVC. Aunque no se disponga de un espacio suficiente para instalar un gimnasio casero, siempre se pueden tener guardados los aparatos en un armario o habilitar un pequeño rincón del baño o del estudio.

El material de entrenamiento siempre estará en función del tipo y nivel de los ejercicios, y limitado por el espacio disponible. El más básico de todos sería una colchoneta y unas mancuernas (pesas de mano). Apenas ocupan, y permiten hacer ejercicios aeróbicos, estiramientos, abdominales o yoga, en apenas dos metros cuadrados. Esta opción mejora si se puede disponer de televisor y vídeo; ya que resultará mucho más ameno seguir una tabla completa de ejercicios grabada.

[Lea aquí: De combas magnéticas a gafas inteligentes, 12 'gadgets' deportivos de última generación]

En el siguiente nivel están las bicicletas estáticas. Como en el caso anterior, pedalear durante media hora será menos monótono si se aprovecha para ver las noticias de los informativos. Además, se pueden realizar complejas tablas de ejercicios aeróbicos sobre la bicicleta (spinning). 

También hay máquinas domésticas elípticas. En ellas se realizan movimientos de pedaleo estando de pie. Su gran ventaja reside en que incrementan el ritmo cardíaco sin forzar las articulaciones. Si se quiere un entrenamiento de musculación más completo, hace falta como mínimo un banco, una barra y un juego de pesas, aunque lo mejor es instalar una máquina de musculación.

Por último, la calidad del ejercicio que se realiza. Aquí es donde entra en juego el entrenador personal. Lo que empezó siendo un acompañante exclusivo de las celebridades de Hollywood y algunos políticos, ha evolucionado hasta convertirse en un servicio al alcance de casi todos. En primer lugar, y tras evaluar el estado físico del cliente, se debe diseñar la rutina más adecuada para lograr los objetivos deseados: mayor tonicidad, ganar en elasticidad, o desarrollar la masa muscular. El entrenador supervisa la manera correcta de hacer los ejercicios y su intensidad, al tiempo que enseña a calentar, controlar la respiración, corregir vicios posturales e incluso puede asesorar sobre aspectos nutricionales y de dieta.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios