Después del Oscar: las fiestas privadas

  • Pantalla completa
ELIZABETH TAYLOR
1 de 11
Comparte la fotografía
ELIZABETH TAYLOR

Las historias “más grandes que la vida” tienen una fuerza especial en Estados Unidos. Elizabeth Taylor, candidata por ‘Una mujer marcada’, había estado al borde de la muerte a causa de una neumonía unos días antes de la ceremonia. La Academia no perdió la ocasión de premiar a Elizabeth, aún en el hospital, por el mejor papel de su vida: escapar de la señora de la guadaña. Esta imagen es de un año después, en la fiesta de presentación de los premios de 1961, y en ella aparece junto a Eddie Fisher (a la izquierda), su cuarto marido.

VIVIEN LEIGH
2 de 11
Comparte la fotografía
VIVIEN LEIGH

Más de tres años le costó a los productores de ‘Lo que el viento se llevó’ encontrar a su Scarlett O’Hara ideal. Desde el 25 de septiembre de 1936, día en que se probó a la primera actriz (Louise Platt), hasta el 25 de diciembre de 1939, fecha de la rúbrica de Vivien Leigh, decenas de actrices pasaron por el ‘casting’ para uno de los papeles más importantes de la historia (entre ellas Lana Turner y Paulette Godard). El esfuerzo había valido la pena: Leigh, una inglesa sin experiencia en Hollywood, se hacía con el Oscar a la mejor actriz.

HUMPHREY BOGART
3 de 11
Comparte la fotografía
HUMPHREY BOGART

Incluso los más duros tienen un cómodo sofá en el salón de casa donde hacer carantoñas al retoño. Humphrey Bogart, acompañado de su hijo Stephen y de Lauren Bacall, su esposa, posaba con el Oscar al mejor intérprete masculino, obtenido unos meses antes de la instantánea. Tras la fallida intentona de ‘Casablanca’, lo consiguió en 1952 (cinco años antes de su muerte) gracias a su segunda nominación: ‘La reina de África’, de John Huston. A Bogart siempre se le consideró una gran estrella más que un gran actor.

Sofia Loren
4 de 11
Comparte la fotografía
Sofia Loren

La exuberante italiana Sofia Loren rompía moldes en 1961 al alzarse con el Oscar a la mejor actriz por su interpretación en ‘Dos mujeres’, dirigida por Vittorio de Sica y basada en un texto de Alberto Moravia. Era la primera vez que una mujer recibía este premio por una película no rodada en inglés, experiencia que no se ha vuelto a repetir. El día de la ceremonia, Sofia y su marido, el productor Carlo Ponti, disfrutaban su primer periodo matrimonial. Se separaron un año después, anularon el enlace, pero se volvieron a casar en 1966.

AUDREY HEPBURN
5 de 11
Comparte la fotografía
AUDREY HEPBURN

Casi no se atrevía a mirar al mundo. Audrey Hepburn acababa de ganar el Oscar a la mejor actriz por su primer papel en una película americana, ‘Vacaciones en Roma’, de William Wyler, y agarraba su premio con la misma dulzura con la que siempre sostuvo su vida. Mientras, los periodistas, casi más engalanados que ella, ardían en deseos de una palabra, de una mirada. Era el año 1954. La actriz fue nominada después en otras cuatro ocasiones (entre ellas, ‘Sabrina’y ‘Desayuno con diamantes’), todas sin el éxito del primer año.

INGRID BERGMAN
6 de 11
Comparte la fotografía
INGRID BERGMAN

La joven sueca que dos años antes había enamorado al mundo con ‘Casablanca’, obtenía el primero de sus tres Oscar en 1945. Su mujer acorralada de ‘Luz que agoniza’, dirigida por George Cukor, había vencido a la favorita: la Barbara Stanwyck de ‘Perdición’. Cinco años después, Ingrid Bergman escandalizó a los sectores más conservadores de Hollywood al abandonar a su marido (dentista) por el director italiano Roberto Rossellini. En la imagen, Ingrid sonríe a la actriz Jennifer Jones, la mujer del jefe: el todopoderoso productor David O’Selznick.

SIMONE SIGNORET
7 de 11
Comparte la fotografía
SIMONE SIGNORET

Había estado casada con el director Ives Allégret durante cuatro años, pero el gran amor de su vida fue el actor y cantante Ives Montand, con el que Simone Signoret aparece en la imagen tras ganar el Oscar a la mejor actriz, en 1960, gracias a ‘Un lugar en la cumbre’, de Jack Clayton. Era un premio histórico ya que la pareja, reclamada por el cine de Hollywood en los años cincuenta, había estado casi una década sin poder entrar en EE UU por culpa de su campaña en contra de la ‘Caza de Brujas’ del senador McCarthy.

Billy Wilder
8 de 11
Comparte la fotografía
Billy Wilder

Le contemplan nueve nominaciones al mejor guión y seis al mejor director. Además, obtuvo el triunfo en tres ocasiones como escritor, en dos como director y en una más como productor. Es Billy Wilder, una leyenda del cine, sarcástico, gamberro, genial. En los Oscar de 1960 conseguía llevarse estas tres estatuillas a casa: película, director y actor. La culpa la tenía ‘El apartamento’, una obra maestra sobre la soledad, la debilidad y el poder, una película sin tiempo ni lugar.

JOHN Y WALTER HUSTON
9 de 11
Comparte la fotografía
JOHN Y WALTER HUSTON

Juntos habían rodado en 1948 ‘El tesoro de Sierra madre’, una de las mejores películas de aventuras de la historia del cine, y la Academia les recompensaba con tres Oscar, uno para el patriarca, el de mejor secundario, y dos para el hijo, como mejor director y mejor guionista. Walter y John Huston, degustadores de la buena vida, enemigos de la comodidad, amantes de la peripecia, vieron luego cómo la saga artística continuaba en el sendero del triunfo con Angelica (hija de John).

GRACE KELLY Y MARLON BRANDO
10 de 11
Comparte la fotografía
GRACE KELLY Y MARLON BRANDO

Con su sexta película, ‘La angustia de vivir’, la bella Grace Kelly conseguía el Oscar en 1955. Después sólo participó en otros cinco filmes. Prefirió abandonar el cine y vivir en un palacio de cuento junto a un príncipe azul llamado Rainiero de Mónaco. Marlon Brando, para muchos el mejor actor de todos los tiempos, compartía día de gloria con Grace gracias a su trabajo en ‘La ley del silencio’, la ganadora de aquella ceremonia. En 1973 obtuvo su segundo Oscar, esta vez por ‘El padrino’, pero entonces envió a una mujer india a recogerlo.

El espectáculo, el arte y el negocio se dan la mano una noche al año en la ciudad estadounidense de Los Ángeles. Corría el año 1927 cuando a un grupo de profesionales del cine de Hollywood (la mayoría productores) se les ocurrió que sería bueno organizar unos galardones anuales que premiaran las mejores labores en los diversos ámbitos de su oficio.

[Lea aquí: Richard Young, 40 años fotografiando celebridades]

El objetivo, además, estaba en que la publicidad sobre el evento incentivara la taquilla y, finalmente, el esfuerzo de organización se notara en sus cuentas corrientes. El 19 de mayo de 1929 se celebró finalmente la primera entrega de los Oscar, en el hotel Hollywood Roosevelt, y apenas duró cinco minutos. Desde entonces, mucho se ha avanzado hasta la gala de este 2004 en el Kodak Theatre (tras pasar por el Shrine Auditorium y por el mítico Dorothy Chandler Pavilion).

Han corrido océanos de tinta en la prensa, se ha encumbrado a cientos de estrellas, se han revitalizado montones de carreras artísticas, se han producido toneladas de anécdotas y se han cometido cargamentos de injusticias. Son los Oscar, con lo bueno y con lo malo, con su glamour, sus risas y sus llantos. Pero, sobre todo, con su cine.

Reportajes