Visitamos la casa del arquitecto Aldo Rossi en el Lago Maggiore

  • Pantalla completa
Sala de estar
1 de 11
Comparte la fotografía
Sala de estar

Espaciosa y luminosa, la sala de estar principal de la casa, con dos espacios y cuatro balcones sobre el lago. El suelo de piedra de granito, la chimenea de inspiración neoclásica, con dos modelos de veleros, y los paneles de madera que recorren toda la habitación crean un cálido entorno. El sofá blanco es un diseño de Aldo Rossi. Junto a la chimenea, a la izquierda, la butaca Vivette en cuero burdeos y las sillas de madera curvada son obra de su amigo Luca Meda para Molteni & C. Lámpara de mesa Tolomeo, de Michele De Lucchi para Artemide y lámpara de pie Toio, de los hermanos Castiglioni para Flos. En primer plano, la otra zona del salón.

La otra zona del salón
2 de 11
Comparte la fotografía
La otra zona del salón

Con mesa de mármol diseñada por Aldo Rossi específicamente para esta habitación, así como las sillas de madera Milano, lacadas en rojo, y producidas por Molteni & Co. Actualmente son un vintage, puesto que ya no se producen. A la izquierda se aprecia la silla de madera curvada de Luca Meda.

Un regufio de cultura
3 de 11
Comparte la fotografía
Un regufio de cultura

Para la sala de cine, televisión y biblioteca, paredes azules de estuco, suelo de lamas de madera y las butacas Vivette de su amigo Luca Meda, que son un vintage de Molteni. Los barcos son tema recurrente en esta casa. Aquí, al fondo, miniatura de un vapor en una caja de cristal.

Comedor
4 de 11
Comparte la fotografía
Comedor

El comedor y la cocina están conectados, favoreciendo la circulación. Los dos ventanales sobre el lago invaden la estancia de luz. La amplia mesa de madera está rodeada por las sillas Milano, de Aldo Rossi. Al fondo, cocina de acero inoxidable, de Dada.

Dormitorio
5 de 11
Comparte la fotografía
Dormitorio

Zona del dormitorio, con mesa de trabajo frente a un balcón. En el rincón, un armario cuyos tableros son piezas únicas diseñadas por Aldo Rossi y realizadas artesanalmente.

Cuestión de detalles
6 de 11
Comparte la fotografía
Cuestión de detalles

Escalera de madera en noble blanco.

Biblioteca
7 de 11
Comparte la fotografía
Biblioteca

Zona de trabajo o reunión, con la estantería Piroscafo, diseñada a cuatro manos entre Aldo Rossi y Luca Meda para Molteni &Co., que aún sigue produciéndose.

Terraza
8 de 11
Comparte la fotografía
Terraza

La enorme terraza del primer piso, pavimentada con piedra de granito, y concebida como espacio exterior dentro de la casa, con mesa de ping-pong y vistas al lago.

Vistas privilegiadas
9 de 11
Comparte la fotografía
Vistas privilegiadas

Increíble vista al lago Maggiore desde las azoteas de la casa. Una construcción noble, bella, con equilibrio entre lo antiguo y lo confortable, donde Aldo Rossi concibió muchos de sus proyectos durante los últimos veinte años de su vida.

Fausto Rossi
10 de 11
Comparte la fotografía
Fausto Rossi

La casa la habita su hijo Fausto Rossi, pintor que, a los 15 años ganó el premio David de Donatello como actor revelación por la película Golpear al corazón, dirigida por Gianni Amelio, junto a los actores Jean-Louis Trintignant y Laura Morante. Su vocación por el cine la heredó de su madre, la actriz suiza Sonia Gessner, pero luego abandonó esta afición para estudiar Literatura y Filosofía y dedicarse al arte. “Recuerdo los veranos aquí, de niño. A mis padres les encantaba el lago, y en aquella época recibían con frecuencia en casa a sus amigos y navegaban en bote", dice.

Esta casa enamoró a Aldo Rossi (1931-1997) cuando la vio por primera vez en los años ochenta. Era un viejo molino de agua, situado en el pueblo piamontés de Ghiffa, suspendido entre el monte Cargiago y el lago Maggiore. El genial arquitecto milanés, considerado uno de los fundadores del movimiento postmoderno, que había construido ya edificios emblemáticos y viviendas, eligió un viejo molino ya construido, aunque necesitado de grandes reformas, para convertirlo en la casa de vacaciones familiar.

[Le puede interesar: La casa mágica de Piero Fornasetti]

Reorganizó los espacios de manera racional y acogedora, diseñó muebles expresamente para la casa y conservó la nobleza de la vieja construcción aprovechando sus impresionantes vistas al lago, como ocurre en el salón a dos espacios con cuatro enormes balcones sobre el mar. / Estilismo: Andrea Delle Caso - Fotografía: Laura Fantacuzzi y Maxime Galati Fourcade

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios