Los 10 techos más bellos del mundo: de la Estación Central a la Catedral de Ely

  • Pantalla completa
Centro Heydar Aliyev (Bakú, Azerbaijan)
1 de 11
Comparte la fotografía
Centro Heydar Aliyev (Bakú, Azerbaijan)

El suelo, las paredes y los techos de este auditorio curvilíneo, abierto en 2012, conforman un todo sin fisuras, como si la arquitecta Zaha Hadid hubiera inventado sus propias reglas de la construcción. La cáscara de roble blanco se encuentra dentro de un marco de acero, que le confiere rigidez. 

Estación Central (Nueva York, Estados Unidos)
2 de 11
Comparte la fotografía
Estación Central (Nueva York, Estados Unidos)Durante décadas, el zodiaco que adorna el techo del hall de esta estación estuvo cubierto de capas de alquitrán y nicotina. Basado en los mapas astronómicos medievales, fue pintado por el francés Paul César Helleu y el neoyorquino Charles Basing. El techo fue descubierto tras su restauración, en 1998. 
San Pantalón Dorsoduro (Venecia, Italia)
3 de 11
Comparte la fotografía
San Pantalón Dorsoduro (Venecia, Italia)Esta pintura de 443 metros cuadrados de finales del siglo XVII, un trampantojo que parece prolongar la arquitectura de la iglesia a través de columnas y un coro de ángeles, es obra de Gian Antonio Fumiani (1645-1710). Una moneda de 50 céntimos permite iluminar la extraordinaria obra en esta iglesia barroca. 
Castillo de Sammezzano (Leccio, Italia)
4 de 11
Comparte la fotografía
Castillo de Sammezzano (Leccio, Italia)Aunque nunca visitó Oriente, el aristócrata, arquitecto, político y botánico italiano Ferdinando Panciatichi Ximenes d’Aragona remodeló entre 1843 y 1889 este castillo de las afueras de Florencia (ahora casi abandonado) con este estilo morisco repleto de pavos reales y objetos exóticos. 
Club de Golf Haesley Nine Bridges (Yeoju-gun, Corea del Sur)
5 de 11
Comparte la fotografía
Club de Golf Haesley Nine Bridges (Yeoju-gun, Corea del Sur) Diseñado por Shigeru Ban, el arquitecto japonés de los edificios en papel y cartón, este elegante vestíbulo de un club de campo acoge una concha de rejilla de madera laminada inspirada en las llamadas ‘mujeres de bambú’, unos cilindros huecos usados como almohada en Corea del Sur en noches de calor.  
Stephen Walbrook City (Londres, Gran Bretaña)
6 de 11
Comparte la fotografía
Stephen Walbrook City (Londres, Gran Bretaña)En su entorno, esta iglesia diseñada por Christopher Wren parece modesta. Su interior, sin embargo, es una maravilla arquitectónica del siglo XVII. Esta cúpula sobre ocho columnas corintias es un modelo a escala de la que Wren diseñó con la esperanza de construirla en la catedral de San Pablo. 
Estación de metro Solna Centrum (Estocolmo, Suecia)
7 de 11
Comparte la fotografía
Estación de metro Solna Centrum (Estocolmo, Suecia) En 1957, un grupo de artistas emprendió la remodelación de las cien estaciones de metro de la capital sueca para convertirlas en obras públicas memorables. Entre ellas, esta estación bajo el centro comercial Solna Centrum, de Anders Åberg y Karl-Olov Björk, pintada en rojo en 1975 sobre la roca subterránea.
Sala de oración para una buena cosecha Temple of Heaven (Beijing, China)
8 de 11
Comparte la fotografía
Sala de oración para una buena cosecha Temple of Heaven (Beijing, China)En el Templo del Cielo, un complejo de edificios religiosos, la Sala de Oración, terminada en 1420, evoca las horas, los días, los meses y las estaciones en una precisa y colorida geometría en madera. El templo, de 38 m de alto, no tiene ni un clavo.
Mezquita del Shah (Isfahán, Irán)
9 de 11
Comparte la fotografía
Mezquita del Shah (Isfahán, Irán)En 1598, Shah Abbas ordenó para esta ciudad, entonces capital, la construcción de grandes edificios. Con el ladrillo de barro como principal material, los arquitectos usaron nuevas técnicas de cocción de azulejos para crear decoraciones como la de esta mezquita (1612-1638), diseñada por el miniaturista Rezza Abbasi. 
Catedral de Ely (Cambridgeshire, Gran Bretaña)
10 de 11
Comparte la fotografía
Catedral de Ely (Cambridgeshire, Gran Bretaña)Completada en 1334 por el carpintero real William Hurey, esta exquisita linterna de madera en la torre octogonal de la catedral es uno de los mayores logros de la ingeniería medieval. Construida a partir de ocho robles, se apoya en una visible bóveda y en una oculta celosía de vigas de roble. 

La búsqueda de los techos más bellos del mundo ofrece resultados muy dispares. Obviamente, entre las miles de maravillas arquitectónicas del mundo, parece imposible elaborar el ránking definitivo e indiscutible. El que sigue no es, sin embargo, uno más. Ha sido confeccionado por Jonathan Glancey, en la actualidad responsable de la información sobre arquitectura y diseño en la web de la cadena televisiva británica BBC, periodista especializado que ha desarrollado antes su profesión, siempre relacionado con estas disciplinas, en periódicos como The Guardian o The Independent o en revistas como Building Design, Architectural Review, The Architect y Blueprint. Además, es miembro de honor del Real Instituto de Arquitectos Británicos, RIBA, y autor de libros como The Story of Architecture (2000) o 20th Century Architecture: The Structures that Shaped the Century.  

[¿Sabe cuáles son los hoteles con las vistas más exclusivas?]

En cualquier caso, y a pesar de la legitimidad que tal experiencia confiere a su autor, probablemente el ránking de Glancey no tenga una vocación excluyente: podría haber otros 10 techos diferentes entre los más bellos del mundo; o 20; o 30. Porque, como dice el propio Glancey, “algunas de las vistas más maravillosas del mundo solo se pueden disfrutar si estiras el cuello”. No está, por ejemplo, La Capilla Sixtina, ni el Metro de Moscú, ni la Abadía de Westminster, ni alguna de las salas del Palacio de Versalles o de la La Alhambra de Granada.

[Pinche aquí para conocer los tres mejores museos de Roma]

Pero la decena de techos aquí recogidos suponen una excelente y variada muestra de la belleza que exhibe un espacio que, en su histórica vocación de acercarse al cielo sin abandonar la tierra, se presenta en muchos casos como el punto último en el que confluye el ejercicio de arquitectura y diseño desarrollado en su entorno, la guinda del pastel que corona una obra excelsa. Hay en esta selección edificios con siglos de antigüedad, pero también contemporáneos; religiosos, culturales e incluso meramente funcionales, pero todos ellos evidencian un denominador común: la más singular belleza.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios