Cadillac: el mito del motor que creó la cultura de la carretera

  • Pantalla completa
El coche de los ganadores
1 de 22
Comparte la fotografía
El coche de los ganadores

El Cadillac no sólo es expresión de lujo, ya que se trata del coche más caro que se fabrica en América, sino también expresión de potencia, de superación, de triunfo. Todo perdedor aspira a ser un ganador. Y el día en que lo sea ya no le adelantará ningún coche en ninguna carretera, porque conducirá un Cadillac. Siempre es así en la mitología norteamericana. El Cadillac es el coche de los presidentes, el coche de los multimillonarios. Y ser propietario de un Cadillac es tal vez el símbolo máximo del éxito. Si tienes ese coche significa que lo has logrado, que el sueño americano se ha encarnado en ti.

Más que un coche
2 de 22
Comparte la fotografía
Más que un coche Desde sus comienzos, hace más de un siglo, un Cadillac fue siempre mucho más que un simple coche. La combinación de potencia y elegancia que caracterizó desde muy pronto a sus modelos, el hecho de que los coches de esta marca fuesen ideados y construidos sin pensar jamás en el precio sino solamente en la calidad, llevaron a los Cadillac a ser los indicadores por antonomasia de la riqueza, incluso antes de que naciera la sociedad de consumo. En la imagen, Paul Newman durante el rodaje de Hud (1962).
La historia a sus pies
3 de 22
Comparte la fotografía
La historia a sus pies A comienzos de los setenta, el rey del gas Helio, Stanley Marsh III, invitó a un grupo de artistas a que hiciese algún tipo de montaje en uno de sus trigales, a las afueras de Amarillo, su ciudad. Ant Farm, el grupo de artistas formado por Hudson Marquez, Chip Lord and Doug Michels, decidió construir un monumento a los Cadillac. Durante algunos meses estuvieron comprando coches viejos y casi inservibles para reunir finalmente diez de ellos, con modelos que iban desde el 1949 hasta 1963, y construyeron en el trigal uno de los monumentos más singulares y más americanos de la historia, clavando en tierra el morro de cada uno de esos coches, de modo que quedaran al aire sus míticas aletas traseras. Es el Cadillac Ranch del que habla la canción de Bruce Springsteen, un lugar extraño, homenaje y sepultura a la vez de los míticos coches, perfectamente visible desde la mítica carretera Route 66.
Símbolo de poder
4 de 22
Comparte la fotografía
Símbolo de poder John F. Kennedy y su esposa Jackie solían usar un Cadillac negro en Washington, un modelo típico del comienzo de los sesenta, con aletas traseras altísimas y cromados por todas partes. Pero el presidente no murió en un Cadillac, sino en el Lincoln que le preparó el Partido Demócrata en Dallas para el desfile. Eisenhower usó un Cadillac blanco en muchas ocasiones, y George Bush estrenó un Cadillac DTS blindado hace casi diez años. Incluso Arnold Schwarzenegger ha creyó oportuno pasar al señorial Cadillac cuando fue elegido gobernador de California. 
Volar sin dejar la tierra
5 de 22
Comparte la fotografía
Volar sin dejar la tierraA finales de los años cuarenta, en un anuncio publicado por las revistas de la época, se decía que los Cadillac permitían “volar” sin despegarse de la tierra. La imagen mostraba un Cadillac severo, negro, compacto, en primer plano, mientras al fondo se veía la imagen borrosa de un avión, un bimotor de hélice. Este es un anuncio premonitorio porque los Cadillac alcanzaron su apogeo estilístico en los años inmediatamente posteriores. En efecto, en los cincuenta, los Cadillac no solamente se hicieron más grandes y comenzaron a ser pintados en una gama cromática amplísima, que incluía los rojos, los verdes, los tonos pastel, y todos los imaginables. Además, adoptaron la estética de los primeros reactores, sobre todo en sus aletas traseras. Los Cadillac se atrevieron a parecer aviones, y de hecho su estética en los cincuenta deriva de los primeros cazas Lockheed a reacción. A lo largo de la década las aletas traseras fueron creciendo en vistosidad y tamaño, hasta alcanzar el metro y medio de altura. Los Cadillac parecían, como anunciaba la publicidad, estar a punto de volar.
Un coche de cine
6 de 22
Comparte la fotografía
Un coche de cine En el cine debemos recordar la excelente comedia de Richard Quine, Un Cadillac de oro macizo, y también el de Paseando a Miss Daisy, o el desfile de Cadillacs en Casino, de Scorsese. Pero ninguno posee tanta fuerza simbólica como el Cadillac verde de Vértigo, de Alfred Hitchcock, con James Stewart y Kim Novak. En la imagen, la actriz Diana Dors junto a su marido llegan al festival de Cine de Cannes en 1956.
Entre sesiones y modelos
7 de 22
Comparte la fotografía
Entre sesiones y modelosLa modelo Anne Saint-Marie, en una fotografía promocional de los años cincuenta. El 60 Special de 1940, diseñado por Bill Mitchell, tenía un interior inspirado en el Art Decó. Y en los años cincuenta alcanzó el apogeo del diseño surrealista con las carrocerías debidas a Briggs Cunningham, que convirtió los Eldorado Brougham en esculturas de extravagancia insuperable. Por eso, en el país donde los coches constituyen el símbolo de la libertad y de la independencia, la capacidad de largarse, de viajar hacia El Dorado, los Cadillac son el mito máximo, el mejor coche, el más caro, el más potente, el más lujoso, el más moderno.
De colección
8 de 22
Comparte la fotografía
De colección En la imagen, un Cadillac de colección en el sur de Estados Unidos. El Cadillac también fue, desde los años treinta, desde los tiempos de la prohibición y los gangsters, el coche perfecto que deseaban todos, especialmente los fuera de la ley. El proletario americano que logra hacerse rico, por el procedimiento que sea, aspira a conducir un Cadillac, pues el día en que lo logre mostrará ante sus vecinos que por fin lo ha conseguido. Así lo hace Abraham, el chulo negrata de Ultima salida hacia Brooklyn, de Hugh Selby Jr. Y cuando Sandra Cisneros refleja la cultura de los latinos inmigrantes en su novela Caramelo, se ríe del mito diciendo que en cuanto puede, todo chicano que se precie se compra un “Cadillac usado a punto de estrenar”.
La revancha de Elvis
9 de 22
Comparte la fotografía
La revancha de Elvis Dice una de las leyendas atribuidas a Elvis Presley que cierto día, cuando era aún muy joven, muy pobre y desconocido, su “Chevy” fue adelantado por un coche mucho más rápido, potente y lujoso que su camioneta. El vehículo que lo adelantó era un Cadillac. Y Elvis se juró a sí mismo que algún día tendría un coche de esa marca. Con el tiempo, llegó a tener más de una docena. Cadillacs dorados y de color rosa, desacapotables y limusinas, e incluso uno cuya decoración, diseñada por él mismo, estaba hecha con motivos del rock. En la foto, Elvis junto a su Cadillac en los años 50. 
Model A Runabout
10 de 22
Comparte la fotografía
Model A Runabout1903
Model 30
11 de 22
Comparte la fotografía
Model 301912. 
La Salle Coupé Serie 303.
12 de 22
Comparte la fotografía
La Salle Coupé Serie 303.1927
V16 Sport Phaeton
13 de 22
Comparte la fotografía
V16 Sport Phaeton1931
Sixty Special
14 de 22
Comparte la fotografía
Sixty Special1948.
Eldorado
15 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado1953. 
Eldorado Brougham
16 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado Brougham1957
Eldorado Convertible
17 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado Convertible1959. 
Eldorado
18 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado1967
Eldorado Convertible
19 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado Convertible1976. 
Seville Elegance
20 de 22
Comparte la fotografía
Seville Elegance1983
Eldorado Touring Coupé
21 de 22
Comparte la fotografía
Eldorado Touring Coupé1998. 

Dice una de las leyendas atribuidas a Elvis Presley que cierto día, cuando era aún muy joven, muy pobre y desconocido, su “Chevy” fue adelantado por un coche mucho más rápido, potente y lujoso que su camioneta. El vehículo que lo adelantó era un Cadillac. Y Elvis se juró a sí mismo que algún día tendría un coche de esa marca. Con el tiempo, llegó a tener más de una docena. Cadillacs dorados y de color rosa, desacapotables y limusinas, e incluso uno cuya decoración, diseñada por él mismo, estaba hecha con motivos del rock.

[Lea aquí: Coches de ayer hoy]

En una de sus canciones memorables, Maybellene, Chuck Berry cuenta la historia de un día en que, también a él, le adelantó un Cadillac. Conducía un Ford V-8, es decir un deportivo de notable potencia. Pero el Cadillac que llevaba Maybellene, la chica guapa de la canción, lo dejó atrás. Este y otros ejemplos demuestran cómo los Cadillac aparecen una y otra vez en todos los ámbitos de la cultura norteamericana como iconos que simbolizan el poder, la riqueza, el triunfo.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios