Locas por las perlas: la 'atracción fatal' de Jackie Kennedy o Coco Chanel

  • Pantalla completa
Cartier
1 de 16
Comparte la fotografía
Cartier

Collar de Cartier en diamantes y platino, con una gran perla rosa, diseñado en París en 1913 y vendido en Londres en 1923.

Cartier
2 de 16
Comparte la fotografía
Cartier Pendientes de Cartier, de 1935, en platino, oro blanco, rubíes y perlas cultivadas.
Los collares de los Kennedy
3 de 16
Comparte la fotografía
Los collares de los KennedyDos collares de perlas artificiales que pertenecieron a la familia Kennedy y fueron subastados en 1996.
Las joyas de Jackie
4 de 16
Comparte la fotografía
Las joyas de JackieJackie Kennedy, en una visita oficial a India en 1962.
'La Regente'
5 de 16
Comparte la fotografía
'La Regente'La quinta perla mayor del mundo, valorada en unos 700.000 euros, que Napoleón regaló a Maria Luisa en 1811 para su tiara
Reloj
6 de 16
Comparte la fotografía
Reloj Reloj de la colección Art, de Cartier (1912). 
Formas diferentes
7 de 16
Comparte la fotografía
Formas diferentes Tarántula con una rara perla roja oval, de Stefan Hemmerle (1998).
Un imperio en su cuello
8 de 16
Comparte la fotografía
Un imperio en su cuellola creadora de todo un imperio de la cosmética, Helena Rubinstein (a quien enloquecían las perlas), en los años 20.
Las perlas de Dalí
9 de 16
Comparte la fotografía
Las perlas de Dalí ‘Labios de rubí’ (1949) y ‘El ojo del tiempo’ (1958), dos joyas con perlas creadas por Dalí con el orfebre Carlos Alemany.
Colección Art
10 de 16
Comparte la fotografía
Colección Art Collar de diamantes y perlas valorado en unos 200.000 euros, subastado por Christie's en 2004.
Las joyas en el cine
11 de 16
Comparte la fotografía
Las joyas en el cine Marlene Dietrich en ‘Morocco’, de Von Sternberg, en 1930.
Coco Chanel
12 de 16
Comparte la fotografía
Coco ChanelCoco Chanel, cuyos collares de perlas poseían broches secretos, en 1936.
Liz Taylor
13 de 16
Comparte la fotografía
Liz Taylor Liz Taylor en 1951 y la 'Perla peregrina’, que Felipe II regaló a María Tudor y Richard Burton a la actriz en 1969.
'Perla peregrina’
14 de 16
Comparte la fotografía
'Perla peregrina’Liz Taylor en 1951 y la 'Perla peregrina’, que Felipe II regaló a María Tudor y Richard Burton a la actriz en 1969.
Chanel
15 de 16
Comparte la fotografía
Chanel Brazalete en oro y diamantes, con 105 perlas de Akoya, realizado por la firma Chanel en 1995.

Las perlas han excitado siempre la imaginación de los artistas, la prisa de aventureros, emprendedores y viajeros y el deseo de hombres y mujeres de todas las épocas, que han admirado su carácter único y su condición de preciado regalo de la naturaleza. En su mayoría, han querido penetrar en sus secretos y aunque sólo algunos lo han conseguido, a todos les ha fascinado el singular y a veces insultante brillo nacarado que surge de esas pequeñas esferas, esas extrañas y escasas joyas de las que se diría habitantes de las profundidades del tiempo.

[¿Sabe cuáles son los 8 diamantes más grandes del mundo? Pinche aquí para descubrirlo]

Su belleza, su escasez y su valor han dado a las perlas categoría de leyenda: se asocian desde siempre con el esplendor y la virtud, y casi siempre han formado parte de lo inalcanzable. Podríamos citar a Dalí (a quien fascinaba el brillo de las perlas) y a algunos personajes convertidos en el siglo XX en iconos de la cultura de la imagen.

Coco Chanel y su largo collar lleno de broches secretos que le permitían convertirlo en combinaciones de varias vueltas; Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany’s, que adornó su esbeltez con uno reinventado por la productora de la película a partir de un modelo hecho en Francia en 1960; Marilyn Monroe, quien posó en Japón en 1954 con perlas de Akoya... y Marlene Dietrich, y Josephine Baker, y Jean Simmons, y Jackie Kennedy, y Helena Rubinstein, y reinas y princesas de cuento...

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios