De París a Moscú, las estaciones de metro más asombrosas del mundo

  • Pantalla completa
Estación Solna Centrum
1 de 14
Comparte la fotografía
Estación Solna Centrum

Estocolmo, Suecia. En 1957, un grupo de artistas emprendió la remodelación de las cien estaciones de metro de la capital sueca para convertirlas en obras públicas memorables. Entre ellas, esta estación bajo el centro comercial Solna Centrum, de Anders Åberg y Karl-Olov Björk, pintada en rojo en 1975 sobre la roca subterránea. Motivo de los sesenta años de esta gran idea, la imagen se hace imprescindible en esta selección. 

Estación Solna Centrum
2 de 14
Comparte la fotografía
Estación Solna CentrumEstocolmo, Suecia. En 1957, un grupo de artistas emprendió la remodelación de las cien estaciones de metro de la capital sueca para convertirlas en obras públicas memorables. Entre ellas, esta estación bajo el centro comercial Solna Centrum, de Anders Åberg y Karl-Olov Björk, pintada en rojo en 1975 sobre la roca subterránea. Motivo de los sesenta años de esta gran idea, la imagen se hace imprescindible en esta selección. 
Estación Arts et Métiers
3 de 14
Comparte la fotografía
Estación Arts et MétiersParís, Francia. Una auténtica aventura subterránea, o más bien subacuática, dado que su diseño simula el interior de un submarino. La estación está ubicada junto a la Escuela Nacional Superior de Artes y Oficios, de la que toma su nombre. Fue inaugurada en 1904 y aún conserva su estética steampunk, lo que hace de ella uno de los monumentos históricos a visitar de la capital. 
Estación de Arts et Métiers
4 de 14
Comparte la fotografía
Estación de Arts et MétiersEn la imagen, una de las vías del metro, que acoge las líneas 3 y 11 y se compone de dos andenes curvados de 75 metros de longitud y de dos vías. Como sorpresa, la estación puede presumir de ser la única que conserva una escalera mecánica con peldaños de madera.
Formosa Boulevard Station
5 de 14
Comparte la fotografía
Formosa Boulevard StationKaohsiung, Taiwan. Una cúpula de vidrio y colores. Esta, apartentemente, sencilla fórmula ha dado lugar a una de las estaciones más bellas del mundo. Gracias al aprovechamiento de la luz solar, la estación diseñada por Narciso Quagliata es un referente internacional en cuanto a sostenibilidad. Como ocurre con tantos otros proyectos, lo que comenzó siendo una apuesta para un evento concreto –en este caso para el World Games de 2009– ha acabado siendo una maravilla turística. 
Avtovo
6 de 14
Comparte la fotografía
AvtovoSan Petesburgo, Rusia. Ninguna estación merece con tanta intensidad el calificativo de obra de arte que la de Avtovo. Este metro rinde homenaje al millón de personas que murieron en el ataque nazi a la ciudad, que duró más de dos años, durante la Segunda Guerra Mundial. Construida en mármol blanco que aún sobrevive, Avtovo es uno de los principales monumentos históricos de la ciudad.
Olaias
7 de 14
Comparte la fotografía
Olaias Lisboa, Portugal. Un metro convertido en paraíso del color. Con cierto toque de collage en sus paredes, la estación de Olaias fue diseñada por el artista Tomas Taveira, autor de muchas de las pinturas que componen el metro. Se inauguró en 1998, con motivo de la Expo Lisboa y desde entonces no ha dejado de ser referencia en los rankings de las estaciones más artísticas del mundo. 
Olaias
8 de 14
Comparte la fotografía
OlaiasLisboa, Portugal. Un metro convertido en paraíso del color. Con cierto toque de collage en sus paredes, la estación de Olaias fue diseñada por el artista Tomas Taveira, autor de muchas de las pinturas que componen el metro. Se inauguró en 1998, con motivo de la Expo Lisboa y desde entonces no ha dejado de ser referencia en los rankings de las estaciones más artísticas del mundo. 
Westfriedhof
9 de 14
Comparte la fotografía
Westfriedhof Múnich, Alemania. Conocida como la estación de las paredes azules, once lámparas dan luz a este impresionante metro. No importa cuánto tarde en pasar el siguiente tren, en Westfriedhof los minutos pasan volando gracias a un entorno luminoso y con cierto toque futurista. En una ciudad donde el metro es utilizado al día por más de un millón de personas, pararse a disfrutar de una estación como esta es siempre un placer.
Kievskaya Station
10 de 14
Comparte la fotografía
Kievskaya StationMoscú, Rusia. Probablemente el circular más elegante y artístico de Europa. Rodeado de mosaicos, estatuas y luces con más de 70 años de historia (remodeladas muchas de ellas sin perder su esencia clásica), Kievskaya es la estación que más contribuye a que el metro de Moscú sea el primero en cuanto densidad de pasajeros: hasta 9 millones de personas llegó a transportar el 22 de noviembre de 2011, fecha que tiene el récord hasta el momento.
Kievskaya Station
11 de 14
Comparte la fotografía
Kievskaya StationMoscú, Rusia. Probablemente el circular más elegante y artístico de Europa. Rodeado de mosaicos, estatuas y luces con más de 70 años de historia (remodeladas muchas de ellas sin perder su esencia clásica), Kievskaya es la estación que más contribuye a que el metro de Moscú sea el primero en cuanto densidad de pasajeros: hasta 9 millones de personas llegó a transportar el 22 de noviembre de 2011, fecha que tiene el récord hasta el momento.
Drassanes
12 de 14
Comparte la fotografía
DrassanesBarcelona, España. Una de las reformas más recientes en cuanto a diseño ha tenido lugar en la Ciudad Condal, donde la  estación de Drassanes no solo es un referente arquitectónico, sino también de la movilidad reducida. El mérito es de Eduardo Gutiérrez y Jordi Fernández, del grupo On-A Arquitectura, que abordaron el reto de remodelar en 2009 una estación que el año que viene cumplirá medio siglo de vida. 
Drassanes
13 de 14
Comparte la fotografía
Drassanes

Barcelona, España. Una de las reformas más recientes en cuanto a diseño ha tenido lugar en la Ciudad Condal, donde la  estación de Drassanes no solo es un referente arquitectónico, sino también de la movilidad reducida. El mérito es de Eduardo Gutiérrez y Jordi Fernández, del grupo On-A Arquitectura, que abordaron el reto de remodelar en 2009 una estación que el año que viene cumplirá medio siglo de vida. 

Montar, viajar y llegar. Estos son los tres pilares básicos que forman la experiencia de viajar en metro. Quienes lo usan rehuyen de más objetivos. Tanto es así que se ha convertido en un clásico ese momento en que vemos nuestro vagón abierto a punto de cerrarse. La mayoría de la gente corre, como si en los próximos tres o cuatro minutos (en condiciones normales) no fuese a pasar otro. Un visto y no visto en un medio de transporte que aglutina verdaderas ciudades subterráneas, donde cada vez es más frecuente encontrar tiendas, cafeterías e incluso algún que otro espectáculo.[Le puede interesar: Los cinco bancos mejor decorados del mundo]

Proponemos ocho estaciones de metro en donde el diseño y el arte están por encima de las prisas y el estrés. Verdaderos templos arquitectónicos en los que perderse no supone un agobio, sino un deleite, y esperar al siguiente tren se hace más llevadero con solo levantar –si es que es posible– la cabeza del móvil.

 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios