Glenmorangie House: un gran hotel en una destilería

  • Pantalla completa
Glenmorangie House
1 de 17
Comparte la fotografía
Glenmorangie House

Hay algo bueno en el aire fresco del lugar: el ritmo de la vida, en Glenmorangie House, marca un ritmo más lento. Y aquí es fácil dejar que la naturaleza siga su curso, dotándola de magia. El puente de la imagen marca el camino hacia una experiencia inolvidable. 

La verdadera Escocia
2 de 17
Comparte la fotografía
La verdadera Escocia

Tanto las playas vírgenes del fiordo de Moray, el más grande de Escocia, comos las remotas y románticas Highlands escocesas adivinanunas tierras de cultivo pacíficas, kilómetros de playas de arena, ciudades históricas, pueblos de pescadores y castillos antiguos.

Entrada
3 de 17
Comparte la fotografía
Entrada

Antes de pasar por la entrada, la masión marca el camino a seguir. No se va a entrar a un lugar cualquiera: esto es Escocia. Su tradicional estilo hace de Glenmorangie House es un lugar que transmite paz y tranquilidad desde el primer momento.

Almacén
4 de 17
Comparte la fotografía
Almacén

Los alambiques altos de la ginebra, en vez de los alambiques en forma de cebolla del whisky, y la altura adicional permite que solamente los vapores más ligeros, más puros alcancen la tapa, contribuyendo a la complejidad distintiva de Glenmorangie, disponible para los visitantes desde sus propias barricas.

El poder de la barrica
5 de 17
Comparte la fotografía
El poder de la barrica

Tanto en verano como en invierno, el whisky artesanal es, junto a la gastronomía, el protagonista de una auténtica aventura para los huéspedes, que tienen la oportunidad de compartir su pasión por esta bebida junto a un maridaje de muchos tipos de sabores.  

El tiempo como 'tempo'
6 de 17
Comparte la fotografía
El tiempo como 'tempo'

Es en la tierra donde se hace, con la gente que ayuda a hacerlo, cuando se experimenta el verdadero whisky. Aquí se introduce de manera auténtica a aquellos que son nuevos en la malta. Su sabor, mezclado con el frío de la tierra y el calor del fuego, muestra las claves de un whisky especial.

Cadboll Stone
7 de 17
Comparte la fotografía
Cadboll Stone

Fue a finales del siglo VIII d.C. cuando se talló una de las piezas más importantes de la escultura europea temprana, el Hilton de Cadboll Stone, una piedra talladapor los pictos. Siglos más tarde, maltratada por el tiempo , la piedra original fue trasladada al Museo Nacional de Escocia para su custodia.

El símbolo de la compañía
8 de 17
Comparte la fotografía
El símbolo de la compañía

El escultor Barry Grove fue el encargado de restaurar la piedra a mano con un martillo y un cincel: ya se había convertido es el símbolo de Glenmorangie. Así, la Cadboll Stone se pudo reinstalar en su ubicación original, en los terrenos donados al Historic Hilton Trust por The Glenmorangie Company.

Tradición y renovación
9 de 17
Comparte la fotografía
Tradición y renovación

LVMH restauró esta mansión del siglo XVII manteniendo su estructura original, con el comedor, la cocina y los salones en la planta principal y las habitaciones, en el piso superior. habitaciones que, por cierto, cuentan con baño privado, así como con soportes multimedia disponibles para las innovaciones más avanzadas de nuestro siglo.

Actividades en las Highlands
10 de 17
Comparte la fotografía
Actividades en las Highlands

Vistas al mar, paseos por el campo, un partido de golf y la degustación de los whiskies artesanales convierten a este hotel en un lugar especial para experimentar la belleza escarpada de las Highlands.

Las estaciones
11 de 17
Comparte la fotografía
Las estaciones

El tiempo en Escocia no perdona. En cualquiera de las cuatro estaciones, la inclemencia del tiempo, salvo excepciones, hace que los visitantes tengan que recluirse en la mansión. Pero es en invierno donde todo el poder de las Highlands atrapa, para siempre, a los visitantes.

La casa de un amigo
12 de 17
Comparte la fotografía
"La casa de un amigo"

La casa está en la península de Ross-Shire, no lejos de la destilería en Tain. Hay que tomarse un tiempo para explorar los terrenos de la casa y sus alrededores antes de entrar. Desde la compañía aseguran que Glenmorangie House debe sentirse "como si se visitara la casa de un amigo, no un hotel".

Los empleados de Glenmorangie House
13 de 17
Comparte la fotografía
Los empleados de Glenmorangie House

Los hombres de Tain son la columna vertebral de la destilería, artesanos dedicados que convierten la cebada y el agua pura de Tarlogie Springs en el whisky Glenmorangie. Hoy, esta bebida es mundialmente famoso, pero los premios ganados se deben al trabajo de "una familia". 

Proceso de fabricación
14 de 17
Comparte la fotografía
Proceso de fabricación

Glenmorangie se hace con el beneficio del agua dura y cristalina de Tarlogie Springs, que comienza como suave lluvia escocesa, pasa un siglo filtrándose a través de la piedra caliza y luego burbujea cerca de la destilería para convertirse en un verdadero whisky.

Más de un siglo de verdadero whisky
15 de 17
Comparte la fotografía
Más de un siglo de verdadero whisky

La destilería de Glenmorangie fue fundada en 1843 cuando una licencia fue concedida a William Matheson para destilar el whisky. Después de tanto tiempo, las innovaciones han sido pocas: el cambio de alambiques que permitió dotar de mayor sabor a esta bebida sigue utilizándose como seña de identidad.

El ejemplo de un sector
16 de 17
Comparte la fotografía
El ejemplo de un sector

Los barriles, de roble americano de crecimiento lento (seleccionados a mano) y creados a medida, se han convertido en un ejemplo de excelencia. Pioneros en el arte de la extra-maduración (ampliamente imitado, según Glenmorangie) ha dado lugar a un proceso que se repite día tras día, pero siempre con exclusividad.

En Escocia se encuentra uno de los paraísos del buen whisky y la gastronomía. Se trata de la Glenmorangie House, el chateau privado que la destilería del grupo LVMH posee en las Highlands escocesas. Enclavada entre las ruinas de un antiguo castillo en la localidad de Tain, en la costa noreste de Escocia, este gran hotel-destilería es una lujosa y acogedora mansión del siglo XVII. Dada su exclusividad, cuenta con solo seis habitaciones, donde el huésped podrá encontrar un catálogo personalizado de experiencias para disfrutar de la naturaleza, las playas vírgenes del fiordo de Moray y sus vistas al mar. 

[Lea también: Los diez mejores vestíbulos de hoteles del mundo]

Según indican desde el propio hotel, Glenmorangie significa en gaélico "La Cañada de la Tranquilidad". Un lugar elegante, sencillo, pero también lujoso y lleno de carácter escocés puro. Es un sentimiento, más que un sitio palpable. Entre la mansión, el paraje y las perfectamente acondicionadas habitaciones solo hace falta relajarse con uno de los whiskies de malta más finos. 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios