El abecedario del auténtico Gentleman

  • Pantalla completa
A
1 de 26
Comparte la fotografía
A

Amabilidad. Cualidad en desuso y, por tanto, atractiva, que interesa en su doble vertiente: la que habla de quien es capaz de complacer a los demás y la de quien es digno de ser amado. La amabilidad es la forma occidental de la flexibilidad, la virtud oriental por excelencia.

B
2 de 26
Comparte la fotografía
BBrevedad. Arte muy español (recordemos a Gracián), que no practican algunas personas que españolean todo el tiempo. Acompañada de la agudeza, es sin duda una de las formas más elegantes de la inteligencia.
C
3 de 26
Comparte la fotografía
CCosmopolitismo. Ser capaz de llevar una boina sin parecer un paleto. Moverse con igual relajo por las calles de Beijing o Sigüenza, New York o Palermo, y en todas partes hacerlo como si nos encontráramos en la sala de estar de nuestro apartamento.
CH
4 de 26
Comparte la fotografía
CHCharme. Virtud suprema que significa: no hacerse nunca pesado; hechizar con una sonrisa al desgaire; mover el cuerpo con armonía; no ser víctima del desasosiego y no desasosegar a nadie; saber reírse de uno mismo; no imitar a Cary Grant, sino ser como él.
D
5 de 26
Comparte la fotografía
DDeportividad. No tratar de correr más que los otros ni de llegar más lejos que ellos, sino saber que la vida es un juego de equipo, una danza colectiva, porque para montar un carnaval no basta una persona sola, hace falta muchísima gente. Competir, pero no conformarse sólo con ganar, que es consuelo de zafios, sino disfrutar del camino a la manera de Cavafis.
E
6 de 26
Comparte la fotografía
EElegancia. Cualidad de ciertos seres especiales que hace innecesaria la belleza, redundante la listeza, insoportable la petulancia. Es el saber estar, el saber vestir, el saber moverse, que no son saber, sino ser: Elegir un reloj o una corbata, decir la palabra necesaria, callar cuando corresponde, ceder si hace falta, decidir cuando los otros temen pronunciarse.
F
7 de 26
Comparte la fotografía
FFortaleza. El espíritu que carece de ella es el más hortera, el más impresentable. No huimos del tímido, sino del timorato; no del cobarde, sino del ruín.
G
8 de 26
Comparte la fotografía
GGusto. Sobre gustos no hay nada escrito, reza el tópico. A lo que el sabio Savater, don Fernando, responde: “¡al contrario¡ ¡sólo se escribe sobre gustos!”. Nuestro gusto nos constituye y, mientras no tratemos de imponerlo (es parte de nuestra historia, a nadie más tiene por qué convenirle), nos honra y distingue. Y a los demás, por supuesto, les honra y distingue el suyo propio.
H
9 de 26
Comparte la fotografía
HHabilidad. Destreza manual, pero también astucia mental. Adoramos la habilidad del mayor héroe mediterráneo, Ulises, porque combinaba la inteligencia y la audacia, la diplomacia y la sagacidad, la locuacidad y la elocuencia, el afán inquebrantable por ver mundo y el deseo de regresar a su pequeña y pedregosa patria chica.
I
10 de 26
Comparte la fotografía
IIdentidad. Somos quienes somos porque estamos condenados a serlo. Así que con la identidad no se juega. Ni podemos permitirles a los otros que jueguen con ella, ni a nosotros mismos ceder en este terreno. Sin embargo, no debemos olvidar nunca que mantener la identidad no equivale a imponerla sobre los demás.
J
11 de 26
Comparte la fotografía
JJovialidad. No confundir con la tontería. El hombre jovial lo es porque disfruta del momento, coge la flor del día y agarra su destino con ambas manos sabiendo que es más difícil de montar que un potro salvaje.
K
12 de 26
Comparte la fotografía
KKoiné. Si la variedad es la madre del gusto, lo compartido es la clave de la comunicación. sin embargo, la lengua compartida no debe en modo alguno anular la lengua particular, pues En ésta se hallan las emociones, mientras que la primera enriquece el pensamiento. ergo: Nada más elegante que un políglota.
L
13 de 26
Comparte la fotografía
LLealtad. Los buenos traductores saben que no hay nadie más leal que el “tradittore”, que viola la letra para ser fiel al espíritu. Los buenos amantes saben que la mejor fidelidad es la de quien regresa siempre a Ítaca; y Los buenos amigos, que la confianza sólo es valiosa cuando es crítica.
M
14 de 26
Comparte la fotografía
MMagia. En un mundo que cree en la posibilidad de medirlo todo, y afirma que tal persona vale tantos millones, hay que aferrarse a la magia. porque sabemos que también hay valores intangibles, riquezas invisibles, deseos desconocidos…
N
15 de 26
Comparte la fotografía
NNobleza. Como en la leyenda del escudo sajón, esta anticuada virtud vale en la medida en que obliga, Porque no te sitúa por encima, sino que escribe en tu espíritu toda suerte de deberes. Éstos rigen tu vida y sólo en la dictadura de su exigencia se ennoblece tu espíritu.
O
16 de 26
Comparte la fotografía
OObjetividad. Ningún sujeto puede ser objetivo, pero todo sujeto puede mantener la distancia, saber que su subjetividad es parcial y, por tanto, enmendar sus certezas poniéndolas en entredicho. Para lo cual no hay nada mejor que aprender a escuchar la subjetividad ajena.
P
17 de 26
Comparte la fotografía
PPasión. Esencia sustantiva de la relación erótica y adjetivo de la relación amorosa. Pero también hay una pasión de la esfera profesional, y una pasión de la afición deportiva. Es la intensidad y es la entrega, la concentración y la desmesura.
Q
18 de 26
Comparte la fotografía
QQuid. Núcleo duro de la cosa, magma ardiente del ser, que en lenguaje filosófico se llamó esencia. A veces se hipostasían ciertos elementos periféricos que, a fuerza de repetición, acaban siendo confundidos con el núcleo. Que se lo digan a los nacionalistas de toda ralea.
R
19 de 26
Comparte la fotografía
RRefinamiento. Es el poso de la inteligencia, la crema de la educación. En exceso, perjudica: para freír pescado es mejor la harina poco refinada que se encuentra en Andalucía. Cuando falta, no hay artes del disimulo que lo compensen, por mucho que nos dejemos ricitos de poeta.
S
20 de 26
Comparte la fotografía
SSeducción. Nuestros diccionarios, todavía de fundamento cristiano, suelen tacharla de pecado. Sin embargo, la seducción es un arte, lento y completo, que requiere tiempo (de ahí que se practique poco en nuestros días presurosos) y exige la utilización de una variada gama de talentos, que deben adecuarse a la persona que uno desee seducir.
T
21 de 26
Comparte la fotografía
TTolerancia. Cualidad mal vista históricamente en este país nuestro, que en algunos diccionarios de machismo genético todavía significa “cornudo consentidor”. Es, sin embargo, la esencia misma de la democracia y de la educación y, por tanto, la clave misma de la convivencia.
U
22 de 26
Comparte la fotografía
UUtopía. La utopía socialista se hundió con estrépito en 1989, arrastrando consigo el imperio soviético. La utopía neoliberal se está hundiendo con crujir de dientes en nuestros días de crisis económica. sin embargo, sin el impulso utópico, ¿qué clase de futuro podríamos crear?
V
23 de 26
Comparte la fotografía
VVoluntad. Energía renovable y necesaria, que sirve para mover el motor del espíritu. La voluntad te sostiene y es sostenible. Bien lo saben tantos torturadores que finalmente han fracasado, porque se puede doblegar un cuerpo, pero no un alma.
Y
24 de 26
Comparte la fotografía
YYo. Valor refugio en tiempos de crisis, es también escenario de conflictos, de las tensiones “entre lo que queremos y lo que de verdad deseamos”. Se suele confundir con la imagen, aquel reflejo perfecto del que Narciso se prendó, y que resulta tan mala consejera.
Z
25 de 26
Comparte la fotografía
ZZen. Frente a la combatividad, acomodación; frente a los desafíos, aceptación; frente al deseo, contención. La libertad de la renuncia.

Si algo caracteriza la trayectoria de esta revista es su constante empeño y entusiasmo en la difusión de los valores que conforman el carácter y el estilo del verdadero caballero: la ética, la estética, la pasión. Este es el abecedario que resume la condición del auténtico gentleman, aquel que hace de virtudes como la amabilidad, la elegancia y el buen gusto verdaderas costumbres. De la "A" a la "Z", destacamos cada uno de sus atributos. / Ilustración: Jacobo Pérez-Enciso y Fernando Vicente

[Pinche aquí para descubrir la verdadera condición del gentleman]

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios