Casas de cristal: la arquitectura esencial

  • Pantalla completa
Case Study House 22
1 de 9
Comparte la fotografía
Case Study House 22

En Los Ángeles, durante los años cincuenta y sesenta, se ideó un nuevo tipo de casa, ligero y abierto a la luz y al paisaje. En esta foto de Julius Shulman, la Case Study House 22 de Pierre Koenig se ‘posa’ sobre una de las colinas de Hollywood con toda la ciudad a sus pies.

Casa Fred Smith
2 de 9
Comparte la fotografía
Casa Fred SmithUna de las casas blancas con que Richard Meier lanzó su carrera en los años setenta, la Casa Fred Smith.
Imagen: Roland Halbe, Ezra Stoller/Esto
Casa 128
3 de 9
Comparte la fotografía
Casa 128Exterior de la Casa 128 de Werner Sobek en Stuttgart, una torre de cuatro plantas diáfana y transparente concebida como un laboratorio de pruebas para nuevas tecnologías estructurales de climatización y de control.
Imagen: Roland Halbe, Ezra Stoller/Esto
Casa 128
4 de 9
Comparte la fotografía
Casa 128Vista interior. 
Imagen: Roland Halbe, Ezra Stoller/Esto
Casa de Phillip Johnson
5 de 9
Comparte la fotografía
Casa de Phillip JohnsonImagen del salón de la casa de Phillip Johnson, con muebles de Ludwig Mies van der Rohe junto a uno de los idílicos paisajes del pintor Nicolas Pussin, del siglo XVII.
Imagen: Julius Shulman, Ezra Stoller/Esto  
Casa Kaufman
6 de 9
Comparte la fotografía
Casa KaufmanLa Casa Kaufman, de Richard Neutra, combina las ideas de Frank Lloyd Wright y de Mies. Fue encargada por el cliente de la famosa Casa de la Cascada, de Wright.
Imagen: Julius Shulman, Ezra Stoller/Esto  
Casa Douglas
7 de 9
Comparte la fotografía
Casa DouglasImagen del salón de la Casa Douglas de Richard Meier, de doble altura y con vistas sobre un lago en el estado norteamericano de Michigan.
Imagen: Hiroyuki Hirai, Ezra Stoller/Esto
Casa de la Ventana Panorámica
8 de 9
Comparte la fotografía
Casa de la Ventana PanorámicaEn la Casa de la Ventana Panorámica de Shigeru Ban, el diálogo entre el espacio depurado del salón y su frágil escalera recuerda a un jardín zen o una escultura de Giacometti.
Imagen: Hiroyuki Hirai, Ezra Stoller/Esto

Vivir en una casa de cristal es algo parecido a poseer un coche de edición limitada. Los dos son símbolos inequívocos del poder de la tecnología y del espíritu de la modernidad. Y los dos tienen sus pequeños inconvenientes, sus defectos e incomodidades. Son para gente lo suficientemente romántica o rica para dejarse seducir, pase lo que pase. Y luego se quedan en la memoria como la fragancia de un amor perdido.

[Lea aquí: Casas prefabricadas: llegar e instalar]

La casa de cristal es una “máquina para vivir” en palabras de Le Corbusier, que reposa entre el paisaje como una delicada flor creada por el hombre. En ella se condensan todos los sueños nebulosos que circulan alrededor de la idea de la modernidad, y su aspiración de crear una nueva forma de vida más libre e independiente.

[Conozca las siete maravillas arquitectónicas de museo]  

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios