El negocio del arte: quién, dónde y cuánto

  • Pantalla completa
'Lliana Maresca y Carlos López'
1 de 18
Comparte la fotografía
'Lliana Maresca y Carlos López' Galería Espaivisor.
Nogueras Blanchard
2 de 18
Comparte la fotografía
Nogueras BlanchardA todo riesgo. El joven binomio Rebeca Nogueras y Alex Blanchard cuestionan el propio modelo de negocio en un momento en el que el mercado del arte parece restar importancia a la propia galería como lugar de encuentro. 
War Rug, de Andrea Mastrovito
3 de 18
Comparte la fotografía
War Rug, de Andrea MastrovitoGalería Art Bärtschi & Cie.
Comisariar el comercio
4 de 18
Comparte la fotografía
Comisariar el comercio Transformar el mercado del arte en laboratorio de experimentación es la novedosa propuesta de esta feria que se celebra en Bruselas desde hace cinco ediciones. Cada año se desarrolla en un espacio diferente y propone un tema al que las galerías, así como espacios non-profit, en su mayoría jóvenes o emergentes, deben ajustarse. La suma a pagar por la participación es de solo 500 €, pero la feria se lleva un 10 % por cada venta, lo que permite participar también a galerías sin grandes recursos financieros.
Casa Leibniz
5 de 18
Comparte la fotografía
Casa Leibniz‘Casa Leibniz’ no es una feria comercial per se, sino un grupo de galerías que unen fuerzas para incrementar la visibilidad de los artistas jóvenes que representan. Un espacio híbrido que ya tiene réplicas similares en París –Internationale– y Londres –Condo–, y que se celebra a la par que Arco en un palacete del centro de la capital. Las obras se despliegan cuidadosamente por los diferentes espacios, permitiendo así una profunda comprensión de las mismas y, por qué no, favoreciendo también la posibilidad de ser adquiridas.
Alain Urrutia
6 de 18
Comparte la fotografía
Alain Urrutia Galería Casado Santapau.
'Un signo', de Manuel Ocampo
7 de 18
Comparte la fotografía
'Un signo', de Manuel Ocampo Galería Nosbaum Reding.
Antonio Pacuar
8 de 18
Comparte la fotografía
Antonio Pacuar Galería Bárbara Thumm.
'Instalación, alpargatas', de Zuratoque
9 de 18
Comparte la fotografía
'Instalación, alpargatas', de Zuratoque Galería Dohyang Lee.
Sin título, Waldemar Cordeiro
10 de 18
Comparte la fotografía
Sin título, Waldemar CordeiroGalería Luciana Brito Galería.
'Armonía', de Carlos Cruz-Díez
11 de 18
Comparte la fotografía
'Armonía', de Carlos Cruz-DíezPolígrafa Obra Gráfica.
'Downeyanomami', de Christian Vinck
12 de 18
Comparte la fotografía
'Downeyanomami', de Christian VinckGalería Carmen Araujo. 
'Nuestra Señora de la Iguanas', de Graciela Iturbide
13 de 18
Comparte la fotografía
'Nuestra Señora de la Iguanas', de Graciela IturbideGalería Rafael Ortíz.
'Study Goldberg Variaton', Spencer Finchb
14 de 18
Comparte la fotografía
'Study Goldberg Variaton', Spencer FinchbGalerie Nordenhake.
'Una mujer se peina', de Magali Lara
15 de 18
Comparte la fotografía
'Una mujer se peina', de Magali Lara Document Art Gallery.
XYZ Prensa, de Jorge Macchi
16 de 18
Comparte la fotografía
XYZ Prensa, de Jorge Macchi Galería Ruth Benzacar.
'Armonía', de Carlos Cruz-Díez
17 de 18
Comparte la fotografía
'Armonía', de Carlos Cruz-Díez Polígrafa Obra Gráfica.

“El ciclo creativo de los artistas contemporáneos se ha reducido hasta tal punto que, en cierta forma, el mundo del arte se parece cada vez más a la industria de la moda, en la que los estilos cambian cada año (…). Las ferias de arte, junto a las casas de subastas, han contribuido a la construcción de una nueva lógica de acción del mercado: proveen incentivos a los artistas para que se centren en beneficios a corto plazo, creando arte que está a la moda y estableciendo carreras breves en lugar de produciendo obras de calidad duradera”.

[Pinche aquí para conocer las mejores obras que se están exponiendo en Madrid]

Esta reflexión del analista económico-cultural Olav Velthuis, extraída del libro Contemporary art and its commercial markets: a report on current conditions and future scenarios, resulta ser un análisis extendido en la escena de las artes plásticas. Tanto es así que son muchas las voces que sugieren que la última tendencia artística –después del arte relacional– es la del art-fair art.

[¿Cuáles son las firmas de lujo que apuestan por el arte? Pinche aquí para conocerlas]

Es decir, obras de consumo fácil concebidas para generar un impacto inmediato en el contexto saturado de las ferias de arte. Se trata de una exageración reduccionista pero no ausente de verdad, ya que la multiplicación de este tipo de eventos comerciales y culturales ha sido brutal en los últimos 15 años: si en 2001 había solamente 36 ferias, en 2014 el número se multiplicaba por cinco, hasta las 180 citas internacionales –sin contar los numerosísimos eventos locales de este tipo–, según datos de la TEFAF.

Así pues, las ferias de arte estructuran el calendario de las galerías casi más que su propio programa de actividades. Los espacios consolidados se ven obligados a la expansión internacional o a las alianzas con otros profesionales del mismo sector para subsistir en esta carrera hacia el crecimiento infinito, reinvirtiendo masivamente para estar presentes en los cinco rincones del mundo y no perder comba de un mercado que cada vez más considera que el éxito y el prestigio de una galería se mide en base a los metros cuadrados y a la localización del stand que es capaz de alquilar, así como a su inclusión en las ferias más importantes –Basel, Frieze London, Armory Show NY, Arco, Art Brussels...–, además de a las ventas que hayan podido generar en ellas.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios