Praga, un viaje al corazón de Europa

  • Pantalla completa
Vista de ensueño
1 de 10
Comparte la fotografía
Vista de ensueño Vista del puente de Carlos sobre el Moldava con la catedral de San Vito al fondo. La estructura urbana de la ciudad permanece fiel a la sinuosidad de un trazado gótico impecable, lamido de adoquín y surcado por tranvías, donde los palacios renacentistas, las iglesias barrocas, las viviendas modernistas, se adaptan en miniatura sin la monumentalidad que transfieren las perspectivas logradas en otros lugares. 
Catedral de San Vito
2 de 10
Comparte la fotografía
Catedral de San Vito

La Catedral de San Vito, que preside la ciudad desde una de las colinas en uno de los márgenes del Moldava, 

‘Ginger y Fred’
3 de 10
Comparte la fotografía
‘Ginger y Fred’El edificio, de Frank O. Gehry, contiene dos cuerpos de hormigón que parecen bailar. Es uno de los hitos que mejor resume la nueva Praga: música y vanguardia contenidas en un recipiente arquitectónico.
Vida nocturna
4 de 10
Comparte la fotografía
Vida nocturna Como en cualquier ciudad monumental, el centro de Praga es una nube de flashes y turistas que hacen enjambre en el centro y se diluyen pasadas las vías principales. Merece la pena perderse y ésta es una ciudad para hacerlo. Baste tomar una calleja cualquiera en la Stare Mèsto –ciudad vieja– para dejarse embeber por perspectivas, rincones y nuevas miradas.
barrio de Josefov
5 de 10
Comparte la fotografía
barrio de JosefovEn el barrio de Josefov, el antiguo gueto judío, la calle Parízská muestra el glamour creciente de la sociedad checa. Aquí se disponen las tiendas más selectas, desde Louis Vuitton hasta Salvatore Ferragamo, que amplían el consumo suntuario más allá del lujo omnipresente: el cristal de Bohemia. En la imagen, una de las sinagogas judías del barrio.
Un país vinculado a la música
6 de 10
Comparte la fotografía
Un país vinculado a la músicaSe dice que todo checo es músico y abundan aquí los teatros y cafés-concierto. Resulta interesante, además de cruzar el puente medieval de Carlos, salpicado de esculturas barrocas, visitar la catedral gótica de San Vito o admirar el reloj de Sol junto al Ayuntamiento, entrar en alguno de los clubes de jazz a degustar música en vivo. 
ciudad vieja
7 de 10
Comparte la fotografía
ciudad viejaTambién tiene Praga sus iconos turísticos, como el pobre Kafka, de quien figura una ruta por la ciudad vieja que dice recorrer sus pasos, aunque tal vez sea más significativo perderse en unas calles anónimas capaces de conmover a cualquiera capaz de leer entre las piedras y sumergirse en un maravilloso despiste.
Golem Club
8 de 10
Comparte la fotografía
Golem ClubEn las entrañas de la tortuosa Ciudad Vieja de Praga, el Golem Club es un particular foro para hablar, discutir, relacionarse y, por supuesto, hacer negocios. Después de traspasar sus puertas y descender hasta un semisótano, el foráneo se topa con grupos de ejecutivos alrededor de ordenadores portátiles.
El lujo de Praga
9 de 10
Comparte la fotografía
El lujo de PragaDetalle del interior de la suite principal del hotel Radisson.

La capital checa es para muchos, un milagro arquitectónico que ha resistido al devenir de los siglos. Aunque, más allá de sus iglesias y sus callejas, en el otro lado del tiempo, Ginger y Fred, el edificio proyectado por Frank O. Gehry, es uno de los hitos que mejor resume la nueva Praga: música y vanguardia contenidas en un recipiente arquitectónico. Dos cuerpos de hormigón se retuercen entre sí como Ginger Rogers y Fred Astaire cantando Let’s Call the Whole Thing Off. Y si la arquitectura de Praga resulta deliciosa, la pulsión artística también sorprende.

[Pinche aquí para conocer los lugares más lujosos de Praga]

Una noche cualquiera, uno puede encontrarse a Michel Camilo embebido al piano en el Reduta o en el Malostranská Beseda, templos de la música culta en la ciudad. Y es que Praga parece ser una ciudad con mil sabores diferentes, dispuesta a alumbrar un lado diferente de la sensibilidad del visitante con tan sólo girar la mirada unos grados... Porque aquí no hay puntos de fuga, sino desarrollo orgánico, tan vivo que lo una vez edificado ha servido de milagroso corsé para todo lo que ha llegado después. 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios