Los mejores momentos de ARCO

  • Pantalla completa
Arte emergente
1 de 13
Comparte la fotografía
Arte emergenteCada año, ARCO selecciona a una serie de galerías de arte emergentes para asistir a la feria en condiciones preferentes. En la imagen, 'En masse –blue, black, storm', de Mel O’Callagahn (galería Allen, París) y 'Clubbers', de Luis Lázaro Matos (galería Madragoa, Lisboa).
Leandro Erlich (artista argentino)
2 de 13
Comparte la fotografía
Leandro Erlich (artista argentino)El trampantojo centra sus intervenciones en el espacio público e instalaciones, creando en el espectador la sensación de extrañeza y desplazamiento sensorial. Debido a esta capacidad para sorprender, engañar y divertir, así como por su potencia visual, sus trabajos tienden a la viralidad, por lo que no sería de extrañar que no reconozcan su nombre pero hayan visto sus trabajos en internet. En el universo del argentino Leandro Erlich las fachadas de los edificios están a ras de suelo, las casas vuelan permitiéndonos ver sus raíces y los huecos de escalera se hunden en la pared. Uno de sus logros más sonados lo realizó en la ciudad de Buenos Aires, al conseguir hacer desaparecer la punta de su famoso obelisco.
El ejercicio de las cosas (off arco)
3 de 13
Comparte la fotografía
El ejercicio de las cosas (off arco)Comisariada por el crítico argentino afincado en Madrid Mariano Mayer y por la también comisaria argentina Sonia Becce –quien se ha encargado de coordinar la presencia del país invitado en esta edición de ARCO–, este proyecto cuenta con la participación de una cincuentena de artistas presentes en ocho sedes diferentes repartidas por toda la ciudad. En la imagen, 'Flotante', de Gastón Pérsico (galería Nora Fisch, Buenos Aires).
Francesc Ruiz (Artista español)
4 de 13
Comparte la fotografía
Francesc Ruiz (Artista español)Sus propuestas, habitualmente expresadas en instalaciones, así como en pósters y publicaciones, reflejan y también se diluyen en los procesos narrativos de los medios alternativos. El cómic o los fanzines, por ejemplo, constituyen espacios que vehiculan una serie de valores que Ruiz investiga y explota, y conforman además redes comunicacionales marginales cuyo análisis despierta la fascinación de la otredad. Barcelonés, nacido en 1971, cuenta en su currículum haber representado a España en la última Bienal de Venecia junto a Pepo Salazar y Cabello/Carceller y también una reciente exposición individual en el IVAM de Valencia. En este ARCO17 mostrará parte de la serie N.A.R.C.I.S.O. que realiza desde 2006. En la imagen, su obra 'N.A.R.C.I.S.O'.
Plataforma argentina
5 de 13
Comparte la fotografía
Plataforma argentina'Rebelión en la granja del arte', de Laura Códega (galería Mite). 'El verdadero jardín nunca es verde', de Nicola Constantino (Barro) y 'Bather', de Juan Tessi (Nora Fisch, todas en Buenos Aires).
Coleccionismo argentino
6 de 13
Comparte la fotografía
Coleccionismo argentinoNo es difícil designar al coleccionista más importante de Argentina. Se trata de Eduardo Constantini (Buenos Aires, 1946), un empresario especializado en el mercado inmobiliario y financiero hecho a sí mismo cuya fortuna Forbes calculó hace un par de años en 540 millones de dólares. Gran mecenas cultural, en 2001 construyó el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), que tiene más de 600 obras de arte. En la imagen, Fachada del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).
Conferencias y encuentros
7 de 13
Comparte la fotografía
Conferencias y encuentrosUna de las principales preocupaciones de cualquier feria es atraer a profesionales importantes para que las galerías, verdaderos clientes de estos eventos comerciales, puedan no solo vender sino también hacer contactos con comisarios, directores de museos o centros de arte internacionales y promocionar así a sus artistas. Para ello, las ferias invitan a estos profesionales para que den conferencias o participen en coloquios –de gran interés la mayoría de las veces– y así generar un red de intereses efímera que dé valor y sentido a la feria. 
Plataforma española
8 de 13
Comparte la fotografía
Plataforma españolaSubrayar una o dos presencias nacionales entre el gran número de proyectos es complicadísimo. Por supuesto, tenemos a las inevitables Juana de Aizpuru, Helga de Alvear y Luis Adelantado. En la imagen, 'Trash Mirror Boxes', de Stefan Brüggemann (galería Parra&Romero).
El futuro del arte
9 de 13
Comparte la fotografía
El futuro del arte También es interesante no perderse otras más jóvenes que realizan esfuerzos tremendos y muchas de las cuales tienen más de una sede: Travesía Cuatro (en Madrid y Guadalajara, México), Maisterravalbuena (Madrid y pronto Lisboa), Parra+Romero (Madrid e Ibiza) y ADN (dos espacios en Barcelona) desarrollan programas de una calidad impecable y su presencia en ferias internacionales es constante. En sus manos, quizás, se encuentra la posibilidad de que el arte español sea más conocido y valorado en el extranjero. En la imagen, 'Mar Rojo', de María Luisa Fernández (galería Maisterravalbuena).
ARCO Diálogos
10 de 13
Comparte la fotografía
ARCO Diálogos Una de las mejores ideas de ARCO son los enfrentamientos que se establecen en una serie de galerías. En la Peter Kilchmann de Zurich –gran parte de cuyo esfuerzo se orienta al arte contemporáneo latinoamericano–, encontramos a uno de los artistas argentinos más valorados, Jorge Macchi, quien además tiene una exposición individual en el centro de arte CA2M de Móstoles, frente a otra de las grandes creadoras a nivel internacional, la mexicana Teresa Margolles. La poesía radicalmente opuesta de ambos, más lírico el primero, realista y cruda la segunda, promete crear un espacio de gran intensidad. En la imagen, 'See you', de Jorge Macchi (galería Peter Kilchmann, Zurich).
Elena Bajo, V Premio Audemars Piguet
11 de 13
Comparte la fotografía
Elena Bajo, V Premio Audemars PiguetPara que una feria de arte funcione es necesario el apoyo de benefactores, como el que presta ill y Café con su premio al mejor artista de la sección Opening o la ayuda económica que la relojería suiza Audemars Piguet proporciona cada año a un artista para que produzca una obra específica. Si bien en precedentes concursos fueron Pablo Valbuena y Jöel Andrianomearisoa los que consiguieron convencer al jurado, en la presente edición quienes tengan acceso a la zona VIP podrán disfrutar del trabajo que ha realizado Elena Bajo.
Galerías internacionales
12 de 13
Comparte la fotografía
Galerías internacionales Hay que distinguir varios niveles al destacar las galerías participantes más interesantes, sobre todo si nos referimos a las visitas foráneas. Por un lado, están las blue chip, tipo Lisson y Hauser&Wirth, que son mega galerías, máquinas perfectas de vender arte. Después, proyectos importantes a nivel cualitativo, como Chantal Crousel y Esther Schipper, cuya presencia atrae también a coleccionistas internacionales importantes. Por último, un segmento emergente con proyectos interesantes son los de Mor Charpentier, que en muy poco tiempo se han consolidado de una forma extraordinaria, o la también parisiense Crevecoeur y las berlinesas KOW y Supportico Lopez, cuyos stands son de obligada visita. 'GCC' (2016), de Shana Moulton (Galería Crèvecouer, París).

Despierta un cierto amor y un cierto odio el deambular por amplios pasillos donde se suceden espacios modulares llenos de obras de arte. Paneles blancos que se abren y se cierran dejando entrever profundidades instantáneas; geometrías precarias y delicadas que acogen algunos de los objetos más preciados que el ser humano pueda inventar. Un caos rítmico y ordenado de objetos e ideas que estimulan la mirada hasta casi el desmayo. 

Las ferias de arte son una contradicción que representa perfectamente la tensión entre el valor simbólico de una obra artística –su aporte intelectual, poético o emotivo– y el valor económico que esta representa. De ahí la fascinación que producen no solo en aquellos que son directamente interpelados por las mismas, los coleccionistas, sino también en el público y los profesionales, tanto artistas como agentes culturales, que encuentran en ellas el magnetismo de un burdel sublime, de una dramaturgia ilegible.

Hay que tener la vista afilada para descifrar si los gestos de tensión que marcan el rostro de los galeristas son de esperanza ante la posibilidad de una gran venta o se deben al abatimiento de saber que no habrá retorno a la inversión realizada para estar presente en la feria. Y no es fácil comprender tampoco si la mirada del coleccionista que se clava en una pieza, desvirga el secreto de su inanidad en lugar de una verdad interminable. Todo es posible en una feria de arte y todo es secreto. Solo hay que estar atento a las señales para convertirse en un iniciado.

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios